5 signos de que estás comiendo demasiada fibra - Mejor con Salud

5 signos de que estás comiendo demasiada fibra

Al igual que ocurre si consumimos poca, si tomamos demasiada fibra pero no bebemos suficiente agua podemos padecer estreñimiento, por lo que hay que compensar el consumo de ambas
Demasiada fibra

¿Sabes si estás comiendo demasiada fibra o la cantidad adecuada? ¿Cómo puedes saberlo? ¿Hay alguna diferencia?

Escuchamos bastante seguido que comer fibra es indispensable para una buena salud, pero el exceso es dañino. Quizás sientes molestias y no sabes el motivo.

No es raro creer que ciertas molestias son síntoma de que necesitas más fibra en tu dieta. Aquí te dejamos los signos de que estás comiendo demasiada fibra.

1. Gases e inflamación

Comer la cantidad adecuada de fibra tiene varias ventajas. Dos de ellas son la eliminación de gases y la reducción de la inflamación. Irónicamente, el exceso en su consumo te creará estas molestias.

Si has cambiado tu régimen de alimentación por uno más sano, puedes tener estos dos problemas en la primer semana. Luego, deberían desaparecer de forma natural.

En caso de que el problema siga debes analizar lo que estás comiendo. Asegúrate de que no estás consumiendo demasiada fibra.

Tu cuerpo necesita moderación y variedad en los alimentos que consume. Por eso, concentrarte en un solo grupo es muy dañino. Evita caer en el error de creer que el exceso de fibra compensa una mala alimentación.

Te recomendamos leer: 6 remedios caseros para hacerle frente a los gases estomacales o flatulencias

2. Heces sueltas y diarrea

Estreñimiento

 

Otro de los signos de que estás comiendo demasiada fibra es la presencia de heces sueltas y diarrea. Estos dos síntomas aparecen porque la comida no permanece el tiempo suficiente en el tracto digestivo.

Recuerda que los alimentos necesitan un cierto proceso de descomposición en el estómago. A través de este logras:

  • Una correcta eliminación de toxinas, al separar los nutrientes de aquello que tu cuerpo no necesita.
  • La correcta absorción de nutrientes. Tu intestino necesita tomarse su tiempo para absorber cada nutriente que le aportan los alimentos. Demasiada fibra hace que muchos de estos nutrientes se pierdan en el proceso.

Tus comidas deben ser lo suficientemente balanceadas. Esto implica que debes incluir proteínas, fibra y carbohidratos. Cada alimento necesita su tiempo de digestión para ser utilizado de forma correcta.

La función de la fibra es eliminar aquello que no necesitas sin riesgos y sin molestias.

3. Estreñimiento

Puede ser difícil de creer, pero comer demasiada fibra puede provocar estreñimiento. Esto se debe a que un exceso de fibra en tu estómago puede tapar tu tracto digestivo.

Este problema es muy común cuando la fibra no está acompañada de la suficiente cantidad de agua. Por eso siempre verás la recomendación de tomar, al menos, dos litros de agua.

Esto no quiere decir que de un día para el otro puedes duplicar tu ingesta de fibra si también lo haces con el agua. En realidad, el consumo de ambos debe aumentar de forma gradual y siempre eligiendo las opciones más naturales.

Procura que la fibra que consumas provenga del pan integral, frutas o vegetales. El agua debe ser natural, sin azúcares ni conservadores.

Una buena opción para obtener fibra y agua al mismo tiempo es moler en la licuadora una rebanada pequeña de papaya con un vaso de agua.

4. Deshidratación

Cómo-empezar-a-tomar-agua

Antes dijimos que consumir demasiada fibra y poca agua provoca estreñimiento. No obstante, incluso si este no aparece pronto, puedes saber que hay un exceso cuando sientes deshidratación.

El motivo es que tu cuerpo necesita agua para procesar la fibra. Si no se la das en la cantidad necesaria, tomará las reservas que tenga. Cuando las agote, te sentirás muy sediento y tu piel se verá reseca.

Una buena forma de saber si estás sufriendo deshidratación es identificando si tienes sed constante. ¿Tomas un vaso con agua y no desaparece la sensación de sed? ¿Estás tomando dos litros de agua al día?

Estas dos preguntas te dan la clave y lo mejor es que hagas caso a tu cuerpo. Si te pide agua, dale agua natural. Evita refrescos que lo deshidratan por sus edulcorantes y otras bebidas similares.

5. Aumento de peso

Ya sabemos que probablemente estás comiendo demasiada fibra con la intención de perder peso. Sin embargo, si lo haces de la forma incorrecta solo lograrás el efecto contrario.

Para que la fibra realmente te ayude a eliminar esos kilos extra debe poder acelerar tu metabolismo. Esto solo pasa cuando no hay excesos que provoquen estreñimiento.

Una mala estrategia es comer un gran plato de cereal de caja rico en fibra antes de dormir. El motivo es que la actividad física será nula durante la noche. Por lo tanto, tu tracto digestivo no digerirá correctamente esa fibra.

En la mañana siguiente despertarás con una sensación de hastío. En el peor de los casos, con dolor de estómago.

Si tu consumo de fibra actual es casi nulo, ve poco a poco. La primera semana puedes consumir 10 gramos de fibra cada día. La segunda semana puedes aumentar a 15 gramos cada día. Para la tercer semana, 20 gramos será adecuado.

De esta forma tu cuerpo se adapta a la fibra y logra trabajar con ella en beneficio de tu salud.

Ver también: 3 batidos ricos en fibra para empezar el día: ¡Descúbrelos!

Evita comer demasiada fibra y elige la correcta

Fibra

Probar con los cereales comerciales es la primer opción de quien busca aumentar su consumo de fibra. Sin embargo, nosotros te recomendamos otras opciones.

El problema con los cereales comerciales es que traen demasiados conservadores y edulcorantes. En cambio, alimentos como el frijol, el brócoli, el pan integral y la papaya son fuentes naturales de fibra.

Procura llevar una alimentación balanceada y beber dos litros de agua al día. Con estas dos recomendaciones verás que no hacen falta productos comerciales que prometen maravillas.

Lograrás tu peso saludable de forma natural, fácil y práctica.