6 consejos para combatir las piernas cansadas - Mejor con Salud

6 consejos para combatir las piernas cansadas

Todas solemos experimentar esa molesta sensación: la de las piernas cansadas. Una presión dolorosa, el cansancio, el hormigueo… Se dice que una de cada dos mujeres experimenta la sensación de piernas cansadas, de ahí que se comercialicen tantos remedios, a veces de precios ligeramente elevados. Pero ¿y si seguimos estas sencillas pautas en nuestro día a día?

Tips sencillos para aliviar las piernas cansadas

Suele decirse que el fenómeno de las piernas cansadas, se debe sobre todo a malas posturas, una alimentación incorrecta o incluso un calzado inadecuado. Pero también cabe decir que, la mayoría de las veces es también un factor hereditario, así como las varices.

Las piernas cansadas se deben básicamente a la contención biológica en el interior de la venas. Éstas pierden su elasticidad, su resistencia, su tonicidad… si a ello le unimos factores externos como el cansancio o el calor, los vasos sanguíneos se resienten aún más. Todo ello hace que la circulación de nuestras piernas se vuelva lenta, se acumulen líquidos y aparezcan esas hinchazones. Pero veamos ahora qué consejos podemos seguir para aliviar esta molesta sensación.

1.Hidratación interior

Jugos depurativos

Grandes laboratorios e importantes empresas farmacéuticos suelen comercializar una serie de productos elaborados a base de flavonides, vitamina E y vitamina C. Una forma sencilla de beneficarte tú también de estos elementos, es obteniéndolos de modo natural. De ahí que cada día sea recomendable que incrementes tus dosis de estos elementos. Consume uvas, jugos naturales de naranja y limón, arándanos, fresas, manzanas, ciruelas… tanto de modo natural como a base de jugos. Estas frutas son ricas tanto en flavonides como en antioxidantes. Favorecen la circulación y resuelven las retenciones de líquidos. Si eres constante y mejoras tu alimentación, verás progresos.

2. Posición adecuada para aliviar las piernas cansadas

relajación

Cuando llegues a casa cansada, quítate los zapatos, ponte ropa cómoda y siéntate – o túmbate- poniendo las piernas en alto. De este modo facilitamos la circulación y permitimos que se vayan descongestionando. Tómate un jugo de naranja fresco y relájate. Basta con 20 minutos.

4. Una dieta adecuada

5265-ensalada-de-espinacas-y-pavo-650-xl-668x400x80xX

Si tenemos tendencia a que se nos hinchen las piernas y que las sintamos cansadas, es esencial que hagamos unas pequeñas variaciones en nuestra dieta. Eleva tu consumo de líquidos, al menos dos litros de agua al día. Importante que elimines el consumo de sal, de harinas refinadas, de bebidas con gas y azucaradas… todo ello favorece la retención de líquidos y la mala circulación. Si además tenemos tendencia genética a padecer de varices, es pues básico que nos esforcemos más en mejorar nuestra alimentación. Que nunca te falten las ensaladas de hoja verde, las frutas y verduras frescas, así como una dosis adecuada de fibra.

La avena, por ejemplo es muy adecuada para ir bajando de peso, para regular nuestro intestino y eliminar toxinas. Si cada día desayunas un tazón de avena con unas uvas o unos trocitos de manzana, estarás haciendo mucho por tu salud en general.

5. Las maravillas del castaño de indias para las piernas cansadas

castano_de_indias

Es uno de los grandes descubrimientos. Las semillas de los castaños de indias son maravillosas para mejorar nuestra circulación de las piernas, aliviar la pesadez y disolver varices. Este elemento natural puedes encontrarlo en las tiendas naturales en forma de cápsula, y también lista para tomar en infusión. Es un medicamento natural muy eficaz, de ahí que valga la pena que lo consultes con tu médico para controlar si es apto para ti. Personas con problemas cardíacos por ejemplo pueden tener riesgos, ya que es un potente agente que actúa sobre venas y arterias. Pero si tomas castaño de indias en forma de infusión, es recomendable una sola taza al día.

6. Gel casero para piernas cansadas

Aloe vera pecas

Existe un efectivo gel que puedes elaborar en casa y que te servirá de gran ayuda. Los ingredientes puedes encontrarlos en cualquier perfumería o tienda natural, no son caros y el resultado te encantará. Toma nota de lo que necesitas:

  • 2 Cucharadas de gel de Aloe Vera (sábila)
  • 5 gotas de aceite esencial de menta
  • 5 gotas de aceite esencial de ciprés
  • 5 gotas de aceite esencial de limon

Para prepararlo necesitarás un recipiente de cristal donde poner los ingredientes y donde poder guardarlo a su vez en el refigerador. Lo primero que haremos es obtener dos cucharadas grandes y colmadas del gel del Aloe. Lo ponemos en el recipiente de cristal y, en primer lugar añadimos el aceite esencial de ciprés. Es sin duda el aceite más importante ¿Y por qué? te preguntarás, es un gran desinfectante y des-inflamante. Favorece la circulación a la vez que actúa como sedante. Es decir, rebaja el dolor. La menta actúa de igual modo, pero su efecto no es tan intenso como el aceite esencial de ciprés.

Incluye las gotas justas de cada aceite esencial y mézclalos bien con el gel de aloe vera. Una vez haya quedado bien homogéneo, verás que huele muy bien. Es el momento de introducirlo en el refrigerador y dejarlo ahí toda la noche. Al día siguiente ya te lo puedes poner en tus piernas cansadas mediante un masaje ascendente. Deja que actúe durante 10 minutos y después, enjuaga con agua fresca. La sensación que te deja es muy agradable.