¿Alimentos para la depresión? - Mejor Con Salud

¿Alimentos para la depresión?

La deficiencia de vitamina B puede favorecer el decaimiento y los problemas de sueño, y su consumo es fundamental también para evitar la depresión y activar el sistema nervioso
¿Alimentos para la depresión?

La depresión es una enfermedad que afecta a un gran porcentaje de la población. No es por ir en contra de la industria farmacéutica, pero los psicofármacos no son los únicos antidepresivos en el mercado.

Algo que quizás muchos no tenemos en cuenta, es que llevar una dieta rica en determinados componentes, también puede resultar una ayuda al tratamiento para la depresión.

EL PESCADO PARA LA DEFICIENCIA DE OMEGA 3

Entonces, la comida puede tener un impacto directo en la fisiología de nuestros cuerpos, lo que tendrá también un impacto directo en nuestra salud mental. Numerosos estudios científicos han demostrado que los índices de depresión son menores en aquellas poblaciones que consumen mayor cantidad de pescado. Las mujeres que raramente comen pescado, tienen el doble de posibilidades de desarrollar depresión que aquellas que comen pescado con frecuencia.

Especialmente pescados ricos en Omega 3, como el salmón, el atún, y la sardina. Aunque es casi imposible consumir suficiente Omega 3 como para tratar absolutamente la depresión, evidentemente ayuda. Comienza comiendo pescado al menos dos veces a la semana. Si no te gusta el pescado, otras fuentes ricas en Omega 3 son el cereal, yogur, o ensaladas, consumiéndolos a diario.

COMIDAS RICAS EN VITAMINA B

Las vitaminas y los minerales afectan al trastorno depresivo. El Folato, un tipo de vitamina B, que se encuentra mayoritariamente en vegetales de hoja verde, huevos, y legumbres, pese a no haber sido estudiado en tanta profundidad como el Omega 3, ha quedado demostrado por estudios realizados en Harvard que tiene efectos positivos ante la depresión.

Hay evidencias de que la deficiencia de vitamina B está relacionada directamente con la depresión, y que el incluirlo en la dieta, puede ser parte eficaz del tratamiento para la misma. Un plato habitual de lentejas debería ser suficiente. La espinaca y el espárrago también son muy buenas fuentes de Folato.

CARBOHIDRATOS COMPLEJOS Y LA SEROTONINA

Aquellos que padezcan o hayan padecido depresión, seguramente hayan escuchado hablar de la serotonina. Es un neurotransmisor que tiene mucho que ver con el estado de ánimo. De hecho muchos antidepresivos funcionan como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Como ya mencionamos, la nutrición es parte vital en nuestra salud mental. Hay que separar entre carbohidratos simples y complejos. Los simples, como los alimentos muy dulces o almidonados, o aquellos hechos con harina blanca, nos ayudan a aumentar la serotonina. Por esa razón es que solemos atacarlos cuando nos sentimos tristes.

El problema es que estos alimentos hacen que la glucosa en la sangre aumente y luego disminuya muy rápido. Cuando la glucosa decae, también lo hace nuestro ánimo. Por el contrario, los carbohidratos complejos, que se encuentran en casi todos los productos integrales, frutas, vegetales, y legumbres, aumentan y sostienen el nivel de serotonina sin entrometerse con el nivel de glucosa sanguíneo. Comer cereal por la mañana, frutas a diario, y además involucrar productos integrales a nuestra dieta, nos va a ayudar a incorporar los carbohidratos complejos.

La depresión es una enfermedad grave y su tratamiento debe ser tomado en serio. Una dieta no nos va a curar. Pero ser conscientes y responsables de ciertos factores nutritivos que afectan nuestra salud mental, sin dudas va a ayudar a sentirnos mejor y al tratamiento en general.

Fotografía cortesía de: Alexander Lyubavin