Beber té de jazmín: 8 beneficios para la salud

El té de jazmín es una variedad de té que ha sido consumida por generaciones en el sudeste de Asia. El té de jazmín se produce mediante la infusión de té verde con la fragancia de las flores de jazmín.

También es posible utilizar otras variedades de té, aunque el té verde tiende a ser la más común. Los diferentes tipos de té de jazmín pueden tener niveles de la fragancia de jazmín que son variables. Para producir tés con sabores fuertes, las hojas de té se mezclan con flores de jazmín repetidamente hasta que se consigue el resultado deseado. Además del sabor y la fragancia, beber té de jazmín ofrece varios beneficios para la salud. Conozcámoslos.


Alivia el estrés y la tensión

Estres-y-tension

El efecto calmante del té verde combinado con el aroma de jazmín es muy beneficioso para aliviar el estrés. Esto ayuda a aliviar la ansiedad y la tensión. También puede reducir los síntomas de dolor, como de los dolores de cabeza y los dolores musculares. Algunos estudios han demostrado que el aroma de jazmín puede bajar la frecuencia cardíaca y producir un efecto calmante, que serena los sentidos.

Disminuye el riesgo de cáncer

El té de jazmín es alto en antioxidantes y combate los radicales libres que se forman en el cuerpo. Los radicales libres son perjudiciales para el hombre y pueden acelerar el proceso de envejecimiento.

Los radicales libres también se ha demostrado que tienen una relación con el desarrollo de cáncer en el cuerpo. Mediante la reducción de los radicales libres en el cuerpo, también se llega a reducir eficazmente las posibilidades de desarrollar cáncer. Los antioxidantes también juegan un papel importante en el retraso del proceso de envejecimiento.

Reduce el colesterol

como-tratar-el-colesterol

El colesterol es un esterol que se encuentra en los tejidos corporales y en el plasma sanguíneo de los vertebrados. Se presenta en altas concentraciones en el hígado, médula espinal, páncreas y cerebro.

Se ha demostrado que el té de jazmín reduce la acumulación de colesterol y grasas no saludables en nuestros cuerpos. También evita la formación de colesterol malo. Esto reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón, así como accidentes cerebrovasculares.

 

Reduce las posibilidades de padecer resfriados y la gripe

Beber té de jazmín tiene propiedades antivirales y antibacterianas que ayudan en la prevención de los resfriados y la gripe. La opinión generalizada es que hacer gárgaras con té de jazmín puede prevenir dichas enfermedades. El consumo de té de jazmín también puede ayudar a tener una recuperación más temprana de tales dolencias.

Ayuda a bajar de peso

Sobre-peso

Algunos estudios han mostrado una relación entre el consumo de té de jazmín y la reducción de las células de grasa en el cuerpo. Esto puede ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos de pérdida de peso de forma más rápida. Además, el té de jazmín ayuda a mantener el peso corporal, siempre que se acompañe de una dieta adecuada.

Lucha contra las bacterias

Además de la lucha contra las bacterias, el té de jazmín es beneficioso para la formación de bacterias buenas que ayudan a nuestros cuerpos en varias tareas importantes, tales como la digestión. Debido a esto, beber té de jazmín mejora la resistencia intestinal y también ayuda en la prevención de enfermedades tales como la diarrea, las enfermedades gástricas, el cólera y úlceras, entre otras.

Regula la circulación

mejorar-la-circulación

Beber té de jazmín es beneficioso para la mejora de la circulación de la sangre. El té de jazmín, por lo tanto, ayuda a prevenir algunas enfermedades tales como coágulos de sangre, placas arteriales, daño cerebral, trombosis, hipertensión arterial y accidentes cerebrovasculares.

Regula la producción de insulina

Se cree que el consumo de té de jazmín reduce las probabilidades de desarrollar diabetes. Beber té de jazmín regula los niveles de azúcar y la formación de la insulina en el cuerpo. El té de jazmín también puede ser beneficioso para la reducción de los niveles de azúcar en la sangre incluso en los diabéticos.

Imagen cortesía de Keith Williamson.