Cola de caballo, una planta adelgazante y remineralizante - Mejor con Salud

Cola de caballo, una planta adelgazante y remineralizante

La cola de caballo es rica en silicio. Gracias a sus propiedades depurativas nos ayuda a eliminar toxinas, bacterias y hongos, por lo que previene la aparición de granitos y eczemas.

La cola de caballo es una planta medicinal con numerosas propiedades para la salud, entre las que destacan la de ayudar a eliminar la retención de líquidos, por lo que se complementa con dietas de adelgazamiento en las que la persona se siente hinchada. Además, es un excelente remedio para mejorar nuestra piel, uñas y cabello.

Explicamos todas sus propiedades, cómo debemos tomarla para disfrutar de ellas y dónde podemos encontrarla. Algunas personas incluso descubrirán que la pueden ir a coger cerca de casa.

Propiedades

Repasamos las principales propiedades de la cola de caballo o Equisetum arvense:

  • Diurética: es posiblemente la planta medicinal más conocida para ayudarnos a eliminar el exceso de líquidos en nuestro organismo, gracias a sus contenido en potasio, flavonoides y sapónidos. Puede aumentar hasta un 30% la cantidad de orina. Por lo tanto se recomienda para la retención de líquidos, edemas, reumatitis, gota, cálculos renales, infecciones urinarias, entre otros.
  • Adelgazante: precisamente por su propiedad diurética, esta planta nos ayuda a adelgazar, pero deberemos tener en cuenta que no nos estará eliminando grasa si no exceso de líquidos.
  • Depurativa: su capacidad de eliminar líquidos se suma a la de eliminar toxinas, por lo que esta planta, combinada con otras como por ejemplo el cardo mariano, la ortiga, el diente de león o la bardana, nos permitirá depurar nuestro organismo de elementos tóxicos. Podemos realizar una cura depurativa un par de veces al año, en otoño y primavera, tomando diariamente infusiones de estas plantas.
  • Remineralizante: su alto y variado contenido en minerales convierte a esta planta en un poderoso remineralizante, ideal para nutrir nuestros huesos y prevenir su debilitamiento, como sucede en casos de osteoporosis o caries, o para mejorar la curación de lesiones óseas. También nos ayuda en épocas de cansancio, agotamiento, fatiga, convalecencias, anemia, entre otros.
  •  Mejora el estado de la piel y las uñas: su alto contenido en silicio, el cual ayuda a formar el colágeno, nutre profundamente la piel y las uñas, y gracias a sus propiedades depurativas nos permite mantenerlas limpias de toxinas y bacterias y hongos. De este modo, la cola de caballo ayuda a prevenir la aparición de granitos, eczemas y arrugas, e incluso puede atenuar las estrías.
  • Mejora la salud del cabello: su contenido en silicio también beneficia al cabello, potenciando su crecimiento y mejorando su textura. También evita las canas, la calvicie o la caspa.
  • Regenerante y cicatrizante: es un potente regenerador celular y contribuye a mejorar la cicatrización de heridas y marcas en la piel.
  • Controla las hemorragias: gracias a sus propiedades astringentes, la cola de caballo puede controlar o incluso curar hemorragias. La recomendamos en el caso de heridas sangrantes, hemorragias nasales, úlceras cutáneas o menstruaciones muy abundantes.
  • Mejora la flexibilidad de los tendones, muy útil para personas que realizan ejercicio fuerte habitualmente o que sufren de dolores de tendones.

¿Cómo la tomamos?

La manera más habitual de tomarla es en infusión, hirviendo la planta durante cinco minutos y dejándola reposar otros cinco. Si queremos tratar una dolencia en concreto recomendamos tomar tres vasitos diarios durante un mes y medio, para posteriormente descansar unas semanas. El tratamiento se puede ir repitiendo a lo largo del año.

te neil-farnworth
También podemos optar por un jarabe o extracto. En ese caso seguiremos las indicaciones del fabricante o del médico.

Con esta planta también podemos hacer gárgaras (para dolencias de la garganta, encías o úlceras bucales) o bien aplicarla externamente, ya que actúa como desinflamante y es útil en el caso de infecciones vaginales, hemorroides (también sangrantes), herpes, eczemas, glaucoma, etc.

¿Dónde la conseguimos?

Podemos comprarla en herbolarios, dietéticas o en algunos supermercados, ya que es una planta muy conocida. La podemos conseguir para hacer infusión o bien en extracto o comprimidos, según la intensidad del tratamiento que queramos hacer o bien de nuestra comodidad. Para estos últimos casos recomendamos consultar con un terapeuta o médico.

También debemos saber que podemos encontrar naturalmente esta planta durante el verano en lugares húmedos, junto a ríos, lagos o pantanos, especialmente en suelos arcillosos. La parte más usada es el tallo, no las hojas, los cuales se dejan secar en manojos colgados.

cola caballo Manuel M. Ramos

Imágenes por cortesía de Manuel M. Ramos, uteart y neil-farnworth