Cómo conseguir un vientre plano en dos semanas

Para perder peso rápidamente, y conseguir un vientre plano, no existen productos milagrosos; si quieres conseguir un vientre plano, debes de cambiar tus hábitos y ser constante, ya que con determinación y fuerza de voluntad, puedes adelgazar tu abdomen y conseguir un vientre más plano en poco tiempo. Ten en cuenta que el entrenamiento de fuerza, los ejercicios cardiovasculares y ajustar tu dieta, son necesarios para conseguir un vientre plano.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS

Come una dieta bien equilibrada y realiza hasta cinco o seis comidas pequeñas durante el día para hacer que el metabolismo se mantenga activo y para minimizar los antojos; incluye en tu dieta frutas, vegetales y cereales integrales para aumentar el consumo de fibra.

Limita los carbohidratos y si los consumes, házlo temprano, consume proteína magra para promover el desarrollo muscular y quemar grasa,  e incluye grasas insaturadas para sentirte satisfecha durante más tiempo.

Bebe al menos do litros de agua durante el día para eliminar el exceso de líquidos, y evita el consumo de alcohol que sólo aporta calorías vacías. Sigue una dieta baja en sodio.

Come más cantidad de fibra, ya que una dieta baja en fibra puede causar distensión abdominal y kilos de más alrededor de la zona media; consume frutas y verduras frescas.

Reduce la ingesta de carbohidratos y azúcar, y deja de consumir alimentos y bebidas azucaradas, como pasteles, galletas y refrescos.

Evita el consumo de grasas, como los fritos y la comida rápida pueden hacer que aumentes de peso; consume grasas saludables.


// ]]>

RECOMENDACIONES DE EJERCICIOS

Haz combinaciones de entrenamiento de alta intensidad, con ejercicios cardiovasculares  tres días o la semana, para maximizar la quema de grasa; alterna entre varios minutos de ejercicio cardiovascular a una intensidad fácil, y varios minutos de cardio de alta intensidad. Realiza sesiones de 30 minutos.

Practica ejercicios de entrenamiento de fuerza tres días a la semana, para quemar grasa de forma prolongada, ya que aumenta la masa muscular y mantiene el metabolismo activo después del entrenamiento.

Añade ejercicios de estómago para reafirmar los oblicuos y abdominales inferiores y superiores. Incluye ejercicios como sentadillas, abdominales, curvas laterales, giros del torso, planchas y abdominales inversos.

Mantén una buena postura y no te encorves. Trata de no estresarte y procura mantenerte relajado, ya que see cree que el cortsol, la hormona del estrés, aumenta la grasa, especialmente en la zona del estómago.

Se constante en tus ejercicios, no te apures si en dos semanas no has conseguido tus objetivos;  puede que tardes más tiempo, pero si realizas ejercicio y mantienes unos hábitos saludables todos los días, conseguirás tu objetivo. Lo importante es que no desistas.

Imagen cortesía de Ainvar Photography