Cómo reparar el cabello dañado

como-reparar-el-pelo-dañado

Los agentes como el sol y el cloro, los tintes y permanentes; así como los secadores y las planchas para el pelo entre otros agentes, pueden volver el cabello seco, quebradizo y sin brillo.

Debes de tener en cuenta que debes de cortar las puntas frecuentemente, aplicar un chorro de agua fría en el último lavado, para ayudar a cerrar la cutícula y utiliza un acondicionador con humectantes después del champú, para ayudar a retener la humedad durante más tiempo.

Para reparar el cabello dañado, puedes utilizar diferentes tratamientos caseros, para recuperar la salud del cabello y devolverle su brillo.

Tratamiento con aceites

Después de peinar y desenredar tu cabello, utiliza a partes iguales aceite de oliva y aceite de cánola, a cuya mezcla puedes añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda o romero, para que el tratamiento tenga otra fragancia.

Procura que los aceites estén calientes y viértelos en la palma de la mano; aplica primero en las puntas y siempre en dirección del  crecimiento del cabello.

Coloca un gorro de plástico y luego una toalla sobre la cabeza, y duerme con ella toda la noche; después aplica un champú suave y un acondicionador que hidrate convenientemente tu cabello. Este tratamiento le puedes aplicar dos o tres veces por semana.

Tratamiento con aceite de coco

El aceite de coco puede aumentar  la humedad en el cabello, y es capaz de ayudar a reducir la pérdida de proteína en el cabello. Aplícale durante 20 minutos sobre el cabello, antes de lavar el pelo.


 

Mascarilla de aguacate

El aguacate fortalece  e hidrata el cabello seco y dañado, por lo que esta mascarilla la puedes aplicar una o dos veces por semana. Mezcla la carne de un aguacate maduro con una cucharada de aceite de oliva o  de germen de trigo.

Aplica la mezcla sobre el cabello recién lavado, partiendo de la raíz del cabello y cubre el cuero cabelludo con un gorro de plástico durante 15 a 30 minutos; aclara con agua tibia y un champú suave.

Mascarilla de miel

La miel, además de reparar la humedad del cabello dañado, añade brillo al pelo, y restaura las puntas dañadas, Con el cabello húmedo, aplica la miel directamente y masajea especialmente en las puntas, coloca un gorro de plástico y deja que actúe al menos 20 minutos, y enjuaga con agua fría.

Esta mascarilla la puedes aplicar a diario si tienes el pelo claro, pero si tu cabello es oscuro, aplícala solo una vez por semana, porque tiende a aclarar el pelo.

Imagen cortesía de Chema Concellón