Cómo saber si necesitas beber más agua: ¡Descubre las señales de la deshidratación! - Mejor con Salud

Cómo saber si necesitas beber más agua: ¡Descubre las señales de la deshidratación!

Para evitar la deshidratación deberemos beber agua o bebidas isotónicas naturales. Los refrescos y las bebidas azucaradas quedan descartados, puesto que podrían empeorar la condición

El agua desempeña un papel fundamental en nuestra vida y nuestra salud. Al fin y al cabo, más del 60% de nuestro cuerpo está formado por agua y la requiere para llevar a cabo sus funciones.

Todos los días el organismo trabaja para filtrar los desechos y eliminarlos a través de la orina. Este y otras funciones renales son las que permiten deshacerse de las sustancias tóxicas y equilibrar los líquidos para prevenir la inflamación.

Cuando no existe ningún problema para desempeñar estas tareas, el cuerpo se encarga de reponer toda el agua que perdemos durante el día para mantener el equilibrio.

Sin embargo, si se pierden más líquidos que los que se consumen o no se bebe la cantidad adecuada, se pueden desencadenar graves problemas en la salud como producto de la deshidratación.

Por esta razón desde siempre se ha aconsejado la ingesta diaria de unos dos litros de agua, evitando exceder tal cantidad, ya que tampoco se desea llegar a una hiperhidratación.

¿Cuáles son las causas de la deshidratación?

Cuáles son las causas de la deshidratación

La deshidratación se define como la alteración que sufre el organismo cuando hay un desequilibrio tanto del agua como de las sales minerales en el plasma del cuerpo.

Existen muchas causas que pueden originar este peligroso trastorno y resulta determinante identificarlas para poder tratarlo de la forma adecuada.

En general, se produce cuando el cuerpo elimina más líquidos de los que requiere, bien sea por alguna alteración del sistema o por la ingesta mínima de agua.

Teniendo claro esto, es primordial saber que todos podemos perder grandes cantidades de líquido tras hacer mucha actividad física, estar expuestos al calor o tener algún episodio de vómito y diarrea.

En casos más graves también hay algunas enfermedades que pueden derivar en este problema, como es el caso de la diabetes no controlada, que produce un exceso de orina.

El consumo excesivo de medicamentos diuréticos también puede originar esta condición. Estos están diseñados para estimular la eliminación de líquidos, por lo que podría haber una reducción excesiva.

En determinados casos también se produce por una ingesta mínima de agua cuando hay cambios importantes de temperatura.

No olvides leer: Cuidados de manos y pies, exfoliación e hidratación

¿Qué señales permiten identificar la deshidratación?

Qué señales permiten identificar la deshidratación

Dependiendo de la cantidad de líquido que haya perdido el cuerpo, la deshidratación está clasificada en tres grados de gravedad: leve, moderada o grave.

Señales de deshidratación leve y moderada

Estos dos tipos de deshidratación son los más comunes en la población y suelen producirse por los descuidos en cuanto a la ingesta de agua y electrolitos.

Sus síntomas incluyen:

  • Sensación de sed.
  • Boca seca o pegajosa.
  • Disminución del deseo de orinar.
  • Calambres musculares.
  • Dolor de cabeza.
  • Orina oscura y de olor fuerte.
  • Frialdad y sequedad en la piel.

Señales de deshidratación grave

Este tipo de deshidratación requiere de una atención médica inmediata por los efectos perjudiciales que tiene en la salud. De no controlarse debidamente, sus consecuencias implican daños en órganos vitales e incluso la muerte.

Los síntomas son:

  • Latidos cardíacos rápido.
  • Respiración rápida.
  • Mareos o desvanecimiento.
  • Confusión o irritabilidad.
  • Piel arrugada y seca.
  • Diminución en la micción.
  • Orina color ámbar y con olor.
  • Ojos hundidos.
  • Apatía, irritabilidad y confusión.
  • Delirio e inconsciencia.
  • También podría haber una disminución significativa de la presión arterial y una piel pálida, en especial la que cubre las manos.

Señales de deshidratación grave

Por supuesto, la señal de alerta más obvia y la primera en aparecer es la sed. Sabiendo esto, la clave principal será empezar a ingerir líquidos de forma gradual para que el cuerpo los asimile.

¡Cuidado! No sirve cualquier bebida líquida. Se tendrá que ingerir agua o líquidos isotónicos como la limonada natural o el agua de coco.

Por ninguna razón se deben consumir refrescos o bebidas azucaradas ya que podrían ser peores para controlar este problema.

¿Quieres conocer más? Lee: Remedios naturales para la piel seca e irritada

¿Te preocupa sufrir deshidratación?

La prevención siempre será la mejor forma de evitar las consecuencias.

Sabiendo todas aquellas cosas que pueden dar origen a la deshidratación, es momento de empezar a ser más conscientes sobre la importancia de ingerir una buena cantidad de agua al día, en especial si se realizan actividades físicas exigentes.

Una adecuada hidratación te ayudará a mantener el organismo en perfecto estado y también se notará físicamente en la salud de tu piel, cabello y uñas.