Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

¿Cómo tratar los labios resecos?

¿Cómo tratar los labios resecos?

Pueden ser varias las razones por las que se sufre de resequedad en los labios. Mayormente aparece durante el invierno, con el frío, aunque también puede deberse a falta de humectación durante todo el año. Algunos consejos para tratar los labios resecos.


Los labios: susceptibles al medio ambiente

Esto es lo primero que se debe saber al respecto. Muchas personas se colocan protector solar cuando van a la playa, o se cubren las orejas y cabeza cuando hace frío, pero no son demasiados los que protegen sus labios. Tres de los factores climáticos que afectan esta zona del rostro son: los rayos UV, el clima seco y el viento frío. Las consecuencias son las conocidas “grietas”, con un aspecto de resequedad que además de no quedar bien en lo estético, es malo para la salud de la piel.

El error más habitual frente a los labios secos es humedercerlos con saliva, porque esto lo empeora, ya que al secarse el líquido, se va también la poca hidratación que les quedaba. El resultado: estarán más secos que antes.

Consejos para cuidar los labios

Antes que nada, una buena alimentación, que contenga altas dosis de vitamina B y hierro, para evitar la descamación de los labios. Cuando aún no se agrietaron, es bueno colocar manteca de karité o extracto de algas, que ofrecen elasticidad y los protegen de los agentes externos.

Es necesario remarcar que la piel en esta zona es muy sensible y delicada, por lo que necesita un cuidado especial. Algunos consejos para tener en cuenta:

Hidratarlos constantemente: con un bálsamo o producto similar. Usar siempre el que mejor se adapte a las necesidades de los labios y que además disponga de protector solar, para evitar lesiones por la exposición a los rayos ultravioletas.

Protegerlos del sol: se venden como cremas o labiales, escoger los productos hipoalergénicos y con filtro alto y además FPS, una ceramida que estimula la renovación celular y no altera la función de barrera. Colocar media hora antes de salir al sol y volver a aplicar las veces que sea necesario.

Evitar que se formen arrugas pequeñas: por más que aún no se haya llegado a la adultez, algunas actividades, como fumar, tomar con sorbete, etc marca antes los surcos en los labios y eso ayuda a la resequedad.

Exfoliar, para ayudar a la eliminación de piel muerta y renovar el tejido. Una vez a la semana se pueden realizar pulidos, que arrastran todas las células sin vida.

Hidratarse por dentro y por fuera: beber mucha agua en todo momento del año, por más que haga frío o no se tenga tanta sed, porque ayuda a proteger los labios, generar lágrimas, humectar la garganta y mantener sanos todos los órganos.

Imágenes cortesía de Andy Rennie y Christine Roth

labios2