Dieta saludable para mantener el corazón sano

Para prevenir enfermedades del corazón y mantener éste en forma, es muy importante controlar el peso, realizar ejercicio regular y llevar una dieta saludable.

Mantener una alimentación sana puede reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón o accidentes cerebrovasculares en un 80 %; elegir los alimentos y métodos de cocción adecuados, pueden ser capaces de prevenir o controlar la enfermedad cardíaca y la hipertensión.


ALIMENTOS QUE DEBES DE INCREMENTAR EN LA DIETA

Incrementa los siguientes grupos de alimentos para mantener saludable el corazón:

- Frutas y verduras, frescas o congeladas.

- Alimentos ricos en fibra, como cereales integrales, panes y pastas hechas de cereales integrales, y legumbres.

- Alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, como el pescado azul.

- Grasas saludables, como frutos secos crudos, aceite de oliva, aceites de pescado, semillas de lino, o aguacates.

- Lácteos desgrasados, como leche y yogur descremados, quesos frescos bajos en grasa y kéfir.

ALIMENTOS QUE DEBES DE DISMINUIR EN LA DIETA

Deberás de disminuir el consumo de los siguientes grupos de alimentos e incluso eliminar su consumo en situaciones de riesgo.

- Grasas trans, hidrogenadas o parcialmente hidrogenados.

- Lácteos enteros.

- Yemas de huevo.

- Carnes rojas, bacon, embutidos y fritos.

- Alimentos envasados ​​de cualquier tipo, especialmente aquellos con gran contenido de sodio.

- Cereales refinados, pan blanco y arroz refinado.

CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN SALUDABLES

Reduce o evita  las grasas sólidas, como la mantequilla, margarina o manteca para cocinar, sustitúyelas por especias o jugo de limón, y elige cortes de carne sin piel y magros; elimina los fritos de la dieta y elige metodos de cocción asados,  o a la plancha, que son mucho más saludables.

Aquellos alimentos que contienen altos niveles de grasas saturadas o grasas trans, como las patatas fritas y galletas envasadas, pueden aumentar los niveles de colesterol malo o LDL y disminuir los niveles de colesterol bueno o HDL, pudiendo suponer un mayor riesgo cardiovascular.

Aprende a leer las etiquetas de los alimentos, en especial las de los alimentos preparados, aunque indiquen bajo en grasa, pueden incluir grasas trans, como sucede con los alimentos parcialmente hidrogenados.

Las etiquetas pueden resultar engañosas; recuerda que los alimentos envasados y procesados ​​no son los más saludables y adecuados para el corazón; si quieres elegir los más seguros, compra alimentos naturales, como frutas, verduras, frutos secos y legumbres.

Cambia tus hábitos de vida por otros más sanos, cambiando las grasas saturadas o trans de los fritos por platos más saludables, como las verduras o frutas; aprende a cocinar con una cantidad limitada de grasa, y evita las salsas y aderezos en los restaurantes.

Imagen cortesía de Joe Fakih Gomez