Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

El tomate, una de las hortalizas más sanas

El tomate, una de las hortalizas más sanas

El tomate es una de las hortalizas más consumidas en el mundo, es un producto básico de nuestra alimentación.

Ello se debe a que es un alimento muy sabroso, que se puede preparar de múltiples maneras (frito, en salsa, crudo, en zumo, gazpacho, etc.) y además, presenta numerosas propiedades beneficiosas para nuestra salud.

El tomate posee muchos nutrientes y sustancias con efectos saludables que más adelante desgranaremos, pero sus dos componentes mayoritarios son el agua y el licopeno.

Su alto contenido en agua, representa más del 90% de su peso, le confiere propiedades depurativas, diuréticas, ayuda a regular el tránsito intestinal y es apto para cualquier dieta, pues tiene muy pocas calorías.

El licopeno, un potente antioxidante

El licopeno es el pigmento responsable del color rojo del tomate, pero si algo hay que destacar de este caroteno es su potente acción antioxidante. Esto es, que se encarga de neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento de la piel y del organismo en general, y que también participan en la aparición de enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

Además, el licopeno previene la oxidación de los lípidos séricos, por ello un consumo regular de tomates, disminuye los niveles de colesterol LDL y triglicéridos en sangre, ayudando a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

El licopeno está presente en muchos alimentos como la sandía, el albaricoque, la zanahoria o el pomelo, pero su mayor fuente es el tomate, pues un tomate contiene hasta un 90% de la cantidad diaria recomendada. Al contrario de lo que pasa con otros nutrientes como la vitamina C, la cocción del tomate hace que se libere más licopeno.

tomates-hidratar-cuerpo


Otros nutrientes que contiene el tomate

Pero no todo en el tomate es licopeno, contiene muchos otros nutrientes muy importantes para nuestra alimentación y con interesantes propiedades.

El tomate nos aporta vitaminas A, C y K. La vitamina C añade más acción antioxidante al tomate, la vitamina K es necesaria para el correcto funcionamiento del sistema de coagulación de nuestro cuerpo y la vitamina A ya sabemos que es básica para el mantenimiento de piel y mucosas y para el crecimiento de nuestros huesos, además de fortalecer el sistema inmune, entre muchas otras propiedades.

El tomate es una fuente importante de minerales como el potasio, que participa en muchas funciones a nivel del sistema nervioso, muscular y cardiaco, así como participa en el equilibrio del agua a nivel celular; el magnesio, el fósforo o el calcio, indispensables para la mayoría de las reacciones metabólicas de nuestro organismo y para la formación de hueso, entre otras.

Imagen cortesía de S@z