Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

¿En qué consiste la arteriosclerosis?

Bajo este término se reconoce el problema asociado con la dureza de las arterias en exceso, debido a que éstas presentan paredes gruesas y duras. La arteriosclerosis es causada por el depósito de grasa o colesterol, calcio u otras sustancias, lo cual obstruye parcialmente la libre circulación de la sangre.

Debido a los hábitos alimenticios actuales, a partir de los 20-25 años todas las personas sufrimos arteriosclerosis en mayor o menor medida, ya que el colesterol se va pegando a las paredes de nuestras arterias y las van endureciendo.

Para prevenir o mitigar esta situación, recomendamos lo siguiente:

-La calabaza (el fruto o sus semillas) tiene muchas propiedades, algunas de ellas geniales para el problema que hoy tratamos. La calabaza disminuye la absorción de la grasa en las arterias y con ello la posibilidad de que se adhiera a sus paredes. Además la vitamina C que nos aporta, junto con los betacarotenos, impedirán que muchas de las células de nuestras arterias degeneren.

-La fibra en general, nos ayudará mucho contra la arteriosclerosis. Puedes optar por comer fruta, verduras, cereales… Incluso la calabaza también la contiene. La fibra hará que nuestro intestino absorba menos grasas, con lo que también se reducirá la grasa que vaya a parar a nuestra sangre.

-Como para casi todo, la actividad física es fundamental.  Si queremos “limpiar” de colesterol nuestra sangre, esta es la mejor receta de todas. No es necesario practicar deportes muy complejos, si no lo deseas. Con paseos diarios de 30 min a 1 hora a paso ligero es suficiente, aunque también puedes optar por la natación, por ejemplo.

La arteriosclerosis puede provocar, desde un infarto de miocardio, hasta una angina de pecho, pasando por un infarto cerebral… De hecho, esta problemática es la responsable de muchas más limitaciones en cuanto a salud, que la mayoría de las enfermedades infecciosas juntas, o que los accidentes de tráfico.

El mayor peligro de la arteriosclerosis, es que no avisa. No nos daremos cuenta del peligro que supone, hasta sufrir alguna de sus gravísimas consecuencias.