Tratar el ácido úrico y la gota con jugos saludables

El exceso de ácido úrico en nuestras articulaciones, nuestros riñones y tejido blando. puede provocarnos diversas enfermedades. Una de las más habituales es una llamativa hinchazón del dedo gordo del pie acompañado de otros molestos síntomas como puede ser la descarmación de la piel y el prurito, aunque también pueden llegar a aparecer cálculos renales.


Habitualmente el ácido úrico está asociado a un estilo de vida poco saludable donde hay un elevado consumo de carnes rojas, de pescado azul y mariscos, todo ello deriva en una peligrosa obesidad donde nuestra sangre se llena de toxinas y de cristalitos de sales de uradio, muy perniciosas para la salud, elementos que nuestros riñones no pueden eliminar y que, en muchos casos, se debe a antecedentes genéticos.

Cómo prevenir el exceso de ácido úrico

Debemos regular en la medida de lo posible el índice de ácido úrico en sangre, todo ello hará que evitemos la aparición de la gota y que nuestros riñones puedan eliminar y filtrar mejor nuestra sangre liberándonos de toxinas. Los médicos indican que el umbral de ácido úrico para que aparezcan los temidos ataques de gota es de aproximadamente 6,7 mg/dl. A partir de aquí empezarían a formarse los perniciosos cristales.

Debemos seguir pues una dieta baja en calorías, cuidando la ingesta de purinas, esos elementos presentes en carnes rojas, mariscos y pescados azules, que quedan por lo tanto completamente prohibidos.

Seguidamente te indicamos aquellos alimentos que debes eliminar de tu dieta:

  • Carnes roja y de caza (jabalí, liebre, conejo…) Evita así mismo las vísceras, el hígado, las mollejas…
  • Pescados como sardinas, atún, caviar, anchoas, así como los maricos: gambas, cangrejos, cigalas, mejillones…
  • Alcohol: evita el consumo de alcohol, su ingesta aumenta directamente los niveles de ácido úrico.

Jugos saludables para tratar el ácido úrico

Jugo de naranja, limón y rábano

El limón depura el organismo y depura toxinas como el ácido úrico.

El limón depura el organismo y depura toxinas como el ácido úrico.

Puede que la combinación te parezca extraña, pero este jugo es muy rico en ácido fólico y vitamina C y minerales idóneos para reducir el ácido úrico.

Ingredientes

 Preparación
Lava los rábanos y picalos, después extrae el jugo de los cítricos. Después, llévalo todo a la batidora. Añádele un poco de agua si quieres, pero intenta beberlo todos los días al medio día, recién hecho y fresco. Alivia el dolor y reduce el ácido úrico.

Jugo de zanahorias, mango y cerezas

Consumir veinte cerezas diarias ayuda a reducir el ácido úrico

Consumir veinte cerezas diarias ayuda a reducir el ácido úrico.

Este jugo es tan sabroso como efectivo, ayuda a disminuir el ácido úrico, sobre todo las cerezas, grandes aliadas para eliminar este componente de tu organismo.

Ingredientes

  • 4 zanahorias
  • 1/2 mango
  • 30 gr de cerezas
  • 1 rodaja de piña
  • 1/2 de pepino
  • 1 limón criollo

 Preparación
Lava y pica todos los ingredientes, para que de ese modo, te sea más fácil llevarlos a la batidora para obtener el jugo. Para que sea efectivo debes beberlo dos veces al día durante una semana. Ideal antes de las comidas.

Jugo de apio

El apio es depurativo y diurético, ayudando a regular el ácido úrico.

El apio es depurativo y diurético, ayudando a regular el ácido úrico.

Se trata de un vegetal medicinal con grandes propiedades, es diurético, y además posee Ftalidas, excepcionales para tratar el ácido úrico.

Ingredientes

  • 3 ramas de apio

Preparación
Es muy sencillo, lava y picar las ramas del apio para llevarlas a la licuadora junto con un vaso de agua. Seguidamente lo colamos y lo consumimos, ideal durante las comidas.

Jugo de manzana

Consume manzana después de comer, reducirá el ácido úrico durante tu digestión.

Consume manzana después de comer, reducirá el ácido úrico durante tu digestión.

En este caso es esencial que consumas este jugo siempre después de las comidas, sus propiedades básicas te van a ayudar a limpiar el organismo neutralizando el ácido úrico que aparece en la digestión.

Ingredientes

  • Dos manzanas

Preparación
Puedes hacerlo de dos modos, o bien hirviendo dos manzanas y consumiendo el agua con la que las has cocinado (recomendado por los nutricionistas), o bien llevándolas a la licuadora para beber su jugo. Pero recuerda, siempre después de las comidas.