La huella emocional de nuestros abuelos - Mejor con Salud

La huella emocional de nuestros abuelos

Todos tenemos a los abuelos en nuestro corazón, y los tendremos por siempre. Si ahora te toca a ti desempeñar ese papel, procura que tus nietos también te recuerden con ese cariño

Entre todos los rincones del mundo, siempre hay unos favoritos. No importa cuánto te muevas, cuánto viajes o dónde estés, nunca es mal momento para regresar. Sabes bien cuáles son: ‘tus personas hogar’.

Las personas hogar huelen a amor y a aceptación incondicional. Huelen a cariño, a abrazos largos donde se te cierran los ojos y se esboza una sonrisa.

(…)

Por eso, una persona hogar es el mejor espejo donde mirarse cada día: siempre refleja la versión más real y auténtica de ti. La más bonita. Son la luz al final del túnel, el apoyo durante el camino y el hombro en el que depositar tus lágrimas.

Reparando alas rotas

Los abuelos son personas hogar. Únicos, entrañables e inolvidables. Estén o no estén ya en este mundo, ellos simbolizan ese lugar al que siempre podremos volver para acurrucarnos, aunque sea en los recuerdos.

Los nietos y los abuelos representan esa unión generacional, ese papel que envuelve un caramelo, esas miradas cómplices y ese juego permisivo y comprensivo que tanto se disfruta en cualquier etapa de la vida.

Son nuestros recuerdos, nuestra complacencia, nuestro disfrute y nuestra ternura.

Ellos son historias llenas de giros inesperados, cabellos blancos que ondea el viento, ojos que lucen con el sol, tranquilos paseos sintiendo la calidez de sus manos, el caminar sobre hojas secas, el ver llover tras la ventana con un tazón de chocolate caliente en una fría tarde de invierno.

Por todo esto los abuelos se convirtieron en nuestros amigos más entrañables, esos que corrían despacio por las colinas para jugar al escondite, los que nos demostraban que el amor puede ser único y excepcional.

vinculo

Su legado emocional

Huelen a ropa nueva, a juguetes, a intercambios dulces, a pagas a escondidas, a secretos compartidos, a caprichos encontrados, a luciérnagas de noches de verano, a la paja mojada de una tarde de tormenta…

Sus pasos cortos y sus manos fuertes guardan la esencia de momentos irreemplazables y de valores aprendidos.

Y es que las castañas calientes y el pan recién hecho de las mañanas de invierno reflejan la importancia del cuidado, de los pequeños detalles, de la dedicación y del amor.

Esos abrazos que nos recomponían en segundos del dolor que nos causaban las heridas en las rodillas y, sobre todo, las del alma, eran un ejemplo más del respeto y de la incondicionalidad que ellos luchaban por transmitirnos cada día.

Es probable que más de una vez nos tocase ver ceños fruncidos o miradas desaprobatorias. Seguro que esto lo tenemos grabado a fuego en nuestra piel, la misma que se erizaba cuando nos decían que no habíamos hecho algo bien.

Lee también: 7 hábitos de las personas emocionalmente inteligentes

abuelos y nietos 1

Profundizar en las raíces

¿Os imagináis la vida como si fuera el juego del pilla-pilla?

Pues los abuelos… son casa

Adaptación de Elvira Sastre

Su mayor regalo son las raíces que nos dieron y las alas para volar que nos tejieron. Por eso nunca debemos olvidarnos de profundizar y de mantener presente lo que constituye nuestros cimientos.

La relación con nuestros abuelos será por siempre única, pero también será una de las más afectuosas y entrañables que experimentaremos en nuestra vida. Siempre la recordaremos por su profundidad y por su trato genuino y excepcional.

Simbolizan un lugar en el que aprendimos más valores aun habiendo menos reglas, donde nos educaron con serenidad y madurez, donde nos sentíamos el fruto de su satisfacción por la continuidad, donde aprendimos con templanza y paz.

Visita este artículo: Cómo tener éxito en la educación emocional de tus hijos

Éramos camaradas con un objetivo común: disfrutar como si no hubiese mañana, los unos de los otros. También compartíamos enemigo: la intransigencia de unos padres que tenían el deber de evitar un consentimiento excesivo.

Esto es lo que hoy y siempre quedará grabado como huella indeleble en nuestra memoria y en nuestro corazón.

Es una de las experiencias más hermosas y enriquecedoras que hay, una suerte de magia incontrolable donde no importa la edad, donde se palpa lo efímero de la vida y donde podemos sentir el calor de los recuerdos.

1314089053_0

Nuestros abuelos, nuestros héroes del pasado

“Lo esencial es indefinible.
¿Cómo definir el color amarillo, el amor, la patria, el sabor a café?
¿Cómo definir a una persona que queremos?
No se puede.”
J.L. Borges.

Son plumas de nuestras alas. Son aquellos héroes del pasado que constituyen nuestro presente, son los que nos dieron la mano, los que soplaron nuestras heridas, los que evitaron las caídas y los que nos dejaron caer, pues bien sabían que es la mejor forma de aprender.

Son el sinónimo más acertado de calidez y de cercanía, a pesar de que puede que ya estén muy lejos; son la conexión a primera vista de una sintonía única e inquebrantable.

Huelen a hogar, a las tiritas que una vez sujetaron nuestras heridas emocionales, a ese ungüento que las sanó, a la voz que nos calmó. A través de ellos pudimos asumir que los momentos más insoportables son solo eso, momentos.

Estén o no estén en este mundo sigue abrazándolos y escuchándolos, compréndelos y sé fiel a tus raíces. La voz de la experiencia lo merece. Sea como sea, gracias a ellos tu infancia y tu vida han sido diferentes pero, sobre todo, únicas.

Gran parte de nosotros ha tenido el privilegio de conocer a sus abuelos, de compartir una etapa de la vida con ellos y aprender el valor de cuidado y el respeto mutuos.

Nunca los olvides, mantenlos vivos por siempre en tu corazón. Y, si ahora te toca ser abuelo, procura que tus nietos te reconozcan el día de mañana en la ternura de un corazón sonriente.

Imagen destacada cortesía Claudia Tremblay