¿Por qué deberías evitar cruzar las piernas al sentarte? - Mejor con Salud

¿Por qué deberías evitar cruzar las piernas al sentarte?

Además de dificultar la circulación, cruzar las piernas puede derivar incluso en problemas de columna o cadera por lo que, siempre que podamos, conviene evitar esta costumbre

Muchas personas, en especial las mujeres, tienen la mala costumbre de cruzar las piernas al sentarse en su lugar de trabajo, en casa o en muchos otros sitios donde sienten comodidad.

Esta postura, que entre otras cosas ha tenido una connotación de elegancia y sensualidad, es un gesto que asumimos casi de forma automática por la sensación de relajación que nos genera.

El gran inconveniente es que el cuerpo se acostumbra tanto a adoptarla, que podemos permanecer de esta forma por largo tiempo sin llegar a ser conscientes de los daños que puede acarrear.

Y es que aunque parece un movimiento inofensivo, cruzar las piernas de forma constante ocasiona dificultades en el sistema circulatorio, en las articulaciones y otras partes del cuerpo.

Pese a que hace mucho se viene advirtiendo cuán perjudicial puede llegar a ser esta mala costumbre, aún existen muchas personas que no son conscientes de sus efectos.

Por esta razón, a continuación queremos compartir en detalle cuáles son sus riesgos y por qué es mejor evitarlo al máximo.

Parálisis del nervio peroneo

Parálisis del nervio peroneo

La lesión o parálisis del nervio peroneo es una patología crónica que se produce por estar sentados durante tiempo prolongado sin cambiar de posición, por traumatismos o algún tipo de presión sobre la rodilla.

Muchos casos se han relacionado con la constante acción de cruzar las piernas, pues es una posición que causa sensibilidad y deterioro del nervio.

Esta conduce a tener una molesta sensación de hormigueo o entumecimiento y, además, en algunas personas llega a causar dificultades de movimiento.

Ver también: Las mejores infusiones para regular tus nervios y la ansiedad

Presión arterial alta

El aumento de la presión sanguínea en el cuerpo es otro de los riesgos que existen por no controlar esta costumbre.

Así lo han sugerido siete investigaciones que se realizaron en el año 2010 y que demuestran que las personas que superponen una pierna sobre la otra tienen más riesgo de hipertensión.

Al parecer, esto se debe a que se manda sangre de las piernas hacia el tórax, es decir, el corazón se sobrecarga en funciones e incrementa la presión.

No obstante, uno de los estudios realizados por investigadores de una clínica especializada en hipertensión en Estambul (Turquía) aseguró que la presión puede regresar a sus niveles normales tras dos o tres minutos después de descruzar las piernas.

Molestias en la articulación de la cadera

Molestias en la articulación de la cadera

Mantener esta postura también compromete la salud de la articulación de la cadera, haciendo que salga de su eje y desplazando un poco el muslo respecto a su posición inicial.

Si bien no es un efecto que se produzca a corto plazo, con el paso de los años conduce a que la cabeza del fémur y la cavidad del hueso ilíaco no encajen como deberían.

Pesadez y dolor en las piernas

Los pacientes con alto riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos tienen prohibido cruzar las piernas bajo cualquier circunstancia porque esto aumenta las probabilidades de que la condición se agrave a una trombosis venosa crónica.

Esto, a su vez, tensa los músculos y las articulaciones en las piernas, lo que aumenta la fuerte sensación de dolor y pesadez.

Arañitas y venas várices

Sufres-de-venas-várices

Tanto las arañitas como las venas várices aparecen debido a problemas en el sistema circulatorio. Sin embargo, este hábito como una de sus causas sigue siendo una probabilidad que requiere de más estudios para ser confirmado.

Varios expertos aseguran que estas se forman cuando las válvulas que mantienen el flujo sanguíneo en su dirección adecuada se debilitan y hacen que la sangre se estanque.

Más que las posturas, las cuestiones genéticas tienen mucho que ver con esta reacción, aunque no se descarta que tal deterioro sea el resultado la presión que se ejerce al poner una pierna sobre la otra.

Te recomendamos leer: 5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea: ¡Ponlo en práctica!

Problemas en la columna vertebral

Las personas que cruzan las piernas más de tres horas al día suelen tener una postura más encorvada y poco adecuada para la salud de la columna vertebral.

Esta posición hace que el peso ejerza más presión sobre un solo lado, lo que dificulta la adopción de una postura adecuada para el resto del cuerpo.

La carga de peso mal distribuida, a la larga, conlleva a tener fuertes dolores de espalda y tensión en sus músculos.

¿Eras consciente del daño que causa cruzar las piernas? Ahora que te han quedado claras las posibles consecuencias, más te vale empezar a poner todos tus esfuerzos para tratar de no practicarlo con tanta frecuencia.