¿Se puede prevenir naturalmente el Alzheimer? - Mejor con Salud

¿Se puede prevenir naturalmente el Alzheimer?

En la antigua Grecia se usaba el romero para mejorar la memoria. Los estudiantes se colocaban una corona de flores de romero antes de sus exámenes.
¿Se puede prevenir naturalmente el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por un deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Las personas que lo sufren, generalmente de más de 65 años, suelen tener una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales.

Puesto que la gran mayoría de los pacientes de esta enfermedad tienen o han tenido algún familiar que la ha sufrido anteriormente, podemos ayudar a prevenir esta enfermedad con algunos alimentos y suplementos naturales que presentamos a continuación:

Alimentos vitales

La alimentación es nuestra mejor medicina. Para prevenir la degeneración celular y aumentar nuestra vitalidad debemos elegir alimentos nutritivos, ricos en minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales:

Coenzima Q10

Esta coenzima es esencial para la transformación y aportación de energía a cada célula viva e incrementa la longevidad enlenteciendo el proceso del envejecimiento. Eso es debido a su poder antioxidante que neutraliza los radicales libres.

Hay alimentos que nos ayudan a producirla naturalmente, como los frutos secos, las coles o las espinacas.

También podemos optar por tomarla como suplemento durante un periodo de tiempo de al menos 3 meses.

frutos secos The Travelling Bum

Ginseng hindú

El ginseng hindú o ashwagandha (Whitana somnífera) es una planta con múltiples propiedades, y entre ellas está la de prevenir el alzheimer, la demencia y otras enfermedades neurodegenerativas.

Lo podemos conseguir en forma de polvo seco de la planta, raíz para su decocción o extracto seco.

Realizaremos una cura de quince días que podemos repetir cada tres meses.

Ginkgo Biloba

Uno de los mejores remedios naturales para mejorar la oxigenación cerebral, así como de las extremidades, es el ginkbo biloba, una planta que mejora la circulación del cerebro y por lo tanto potencia la capacidad mental. Lo podemos empezar a tomar cuando notamos falta de memoria, concentración, etc.

Podemos tomarlo, por ejemplo, en forma de extracto, pero conviene hacer descansos cada cierto tiempo para que el organismo no se acostumbre y siga obteniendo beneficios.

Centella asiática

La centella asiática o gotu kola es una planta usada tradicionalmente por la medicina de la India para mejorar la circulación general, de una manera similar al ginkgo biloba. Una buena opción sería alternar estas dos plantas medicinales a temporadas.

Romero

Romero

A veces solemos menospreciar algunas plantas que tenemos al alcance, y que en cambio han sido usadas de manera sencilla por nuestros antepasados para muchas enfermedades. Una de ellas es el romero. Aunque deberemos vigilar o consultar con un médico si sufrimos hipertensión arterial, el romero (Rosmarinus officinalis) posee propiedades antioxidantes muy útiles para evitar el daño que los radicales libres hacen sobre los neurotransmisores y actúa como un protector natural del cerebro.

Ya en la antigua Grecia se usaba para mejorar la memoria e incluso los estudiantes se colocaban una corona de flores de romero en la frente antes de sus exámenes

Aromaterapia

Los aceites esenciales son un remedio terapéutico excelente para completar un buen tratamiento natural. En este caso ercomendamos algunas esencias que podemos aplicar en un pañuelo que dejaremos cada noche junto a la almohada, en un difusor de aromas o bien que añadiremos al suavizante de la lavadora. Hay personas que incluso los usan como perfumes, potenciando así sus virtudes terapéuticas.

Los aceites de romero y tomillo nos ayudan a mejorar la circulación sanguínea, mejoran la memoria y suben el ánimo, y el de sándalo es ideal para mejorar la concentración.

Cuidado con los metales pesados

Una buena manera de prevenir el alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas es tener en cuenta que una de las causas puede ser la acumulación de metales pesados en el cerebro, según han mostrado algunos estudios. ¿Cómo evitamos que los metales pesados entren en nuestro organismo?

  • Debemos elegir preferentemente alimentos orgánicos, libres de sustancias tóxicas.
  • Los pescados azules grandes como el salmón, el atún o el pez espada contienen dosis importantes de mercurio.
  • Algunas vacunas contienen metales pesados.
  • Evitaremos el contacto con bombillas de bajo consumo que se puedan romper, con termómetros antiguos de mercurio, etc.
  • No debemos poner el papel de aluminio en contacto con los alimentos.
  • Evitaremos cocinar con utensilios de aluminio. Podemos usar los de cerámica, hierro fundido, cristal o acero inoxidable.

Imágenes por cortesía de The Travelling Bum y net-efekt