10 alimentos que evitamos en vano

A continuación descubre cuáles son los 10 alimentos que evitamos en vano y por qué.

Cuando nuestra incorporación a un estilo de vida saludable es reciente, a menudo, hay alimentos que evitamos en vano. ¿A qué se debe esto? A que nos centramos en desdeñar la ”comida chatarra” a toda costa y no valoramos realmente las propiedades de algunos alimentos. El prejuicio nos lo impide.

Si bien es bueno cuidarnos y procurar alejarnos de los alimentos procesados y chucherías afines, no tenemos por qué generalizar a punto de realizar exclusiones infundadas más por el temor que por la cantidad de información que tenemos al respecto.

10 alimentos que evitamos en vano

1. Patatas fritas

Las patatas son uno de los alimentos que evitamos en vano con diferencia. Una vez que comenzamos a cuidar nuestra alimentación, una de las primeras imágenes que nos viene a la mente es eliminar ese plato de patatas del menú diario.

Sin embargo, comer patatas no tiene por qué ser malo. Incluso las fritas, si se comen con moderación y en una cantidad suficiente para complacer el antojo, no son perjudiciales.

Y es que tomar porciones pequeñas de patatas fritas te aportará una cantidad de yodo, vitaminas del grupo B, fósforo, así como ácido ascórbico y fólico, que harán que tus digestiones mejoren y tu sistema inmunitario se fortalezca. Pero recuerda, ¡no abuses!

Ver también: Puré de patatas casero

2. Helado

helado4

El helado, en pequeñas porciones, también puede ser beneficioso para la digestión. Y es que los helados están hechos, en su mayoría, por lácteos como la leche o el yogur. Estos ingredientes contienen calcio, por lo que nos aporta una buena cantidad de este elemento.

Se trata de un producto delicioso que también contiene otras vitaminas y minerales. Generalmente se endulza con azúcar, saborizantes, edulcorantes o miel.

Pero para que su consumo no se convierta en algo nocivo para la salud lo mejor será apostar por helados de leche sin aditivos o preparar tu propio helado casero.

3. Chocolate

El chocolate negro, sin azúcares, también conocido como ”chocolate puro”, es un alimento rico en polifenoles. Recuerda que, a mayor concentración de cacao, más saludable será.

Aún así, el chocolate es uno de los alimentos que evitamos en vano porque o desconocemos cuál es su presentación más saludable u obviamos el hecho de que sí puede resultar beneficiosos en las cantidades adecuadas.

Los polifenoles ayudan a mejorar la circulación sanguínea y a mantener la piel en buen estado. Así que destierra esa falsa creencia que vinculaba el consumo de chocolate con la aparición de acné o de esos kilos extra. Una onza de chocolate negro te aportará la energía necesaria para comenzar el día, e, incluso, puede ser un buen sustitutivo del café.

4. Mayonesa

Mayonesa

La mayonesa es otro de los alimentos que evitamos en vano. Este no es perjudicial para nuestra salud si se toma en porciones pequeñas.

De hecho, cuando su preparación es casera puede resultar sumamente beneficiosa. ¿Cómo? Al prepararse con aceites vegetales y sin ningún aditivo químico, los son muy beneficiosos para la salud cardiaca.

Además se trata de un tipo de un aderezo que contiene vitaminas de los grupos E y F que ayudan a neutralizar el efecto negativo del medio ambiente y mejorar el metabolismo.

Te interesa leer: 7 alimentos que te impiden perder peso

5. Cerveza

La cerveza es rica en fibra y vitaminas del grupo B (B1, B2, B6 y B12). Además cuenta con ácido cítrico que previene la formación de piedras en los riñones.

También contiene ácido ascórbico y fólico que ayudan a mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico. Lo importante es hacer un consumo moderado, puesto que no hay que olvidar que se trata de una bebida alcohólica.

6. Azúcar

8 tips para eliminar el azúcar refinado de tu alimentación

Está comprobado científicamente que el ser humano no podría vivir mucho tiempo sin azúcar, y la deficiencia de este alimento puede provocar todo tipo de problemas sobre todo en el cerebro. Entre dichos cambios estarían los cambios escleróticos.

También el azúcar ayuda a mejorar la función hepática así que es fundamental tomar la cantidad diaria recomendada también de azúcar.

7. Pasta

La pasta es otro de los alimentos que evitamos por temor a aumentar de peso con facilidad. Como todo, no engorda si se come con moderación. Además contiene almidón, vitaminas del grupo B y antioxidantes que desaceleran el envejecimiento de las células, por lo que es un producto que debes incluir en tu dieta al menos 2 veces por semana.

8. Coñac

Coñac

El coñac es una bebida de graduación fuerte pero lo cierto es que no es tan nocivo como en un principio se podía creer ya que alivia fácilmente el dolor de cabeza, mejora la digestión y reduce el nivel de colesterol malo en la sangre.

9. Palomitas de maíz

Las palomitas de maíz son un alimento que ayuda a nivelar el nivel del azúcar en la sangre así como a eliminar la insulina. Y en caso de que provengan del maíz azul contendrán esencia de antocianinas (antioxidantes).

10. Vino tinto

Copa de vino

Beber un vaso de vino tinto al día te ayudará a reducir la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una trombosis. Y es que gracias a sus potentes antioxidantes y otros compuestos como el etanol, un componente que regula el nivel de colesterol malo.

Además, tomar una copa de vino tinto al día es capaz de reducir y retrasar la formación de la placa en las arterias y mejora la circulación sanguíneaSi consumes esta bebida con moderación podrás beneficiarte de sus virtudes y gozar de un aspecto más jovial y saludable. Haz la prueba e introdúcelo en tu dieta.

Te puede gustar