10 alimentos que quitan años de vida

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 9 febrero, 2019
Katherine Flórez · 9 febrero, 2019
Los endulzantes artificiales estimulan el apetito y el almacenamiento de grasas, por lo que su efecto es justo el contrario al que queremos conseguir al consumirlos

La dieta que consumimos es fundamental al momento de garantizar una buena salud y bienestar de nuestro cuerpo. La ingesta de algunos alimentos evita el buen funcionamiento de nuestro organismo y obstaculiza el buen desarrollo de diversas actividades de la vida diaria.

“Somos lo que comemos”, por ello la alimentación es clave, ya que nuestra salud depende de lo que comemos. Es por esto que debemos tener en nuestra dieta diaria comida saludable y balanceada. Debemos evitar los excesos de diversos alimentos que pueden saturar nuestro organismo de tóxicos y sustancias que pueden impedir el correcto funcionamiento del cuerpo.

Alimentos que te quitan años de vida

A continuación presentamos 10 alimentos que son añadidos, en general, a la dieta diaria de cada persona. No obstante, también perjudican el normal funcionamiento del organismo y alteran el equilibrio del cuerpo y su salud.

Embutidos

Los embutidos (jamón, mortadela, salchichas, salami) contienen un gran nivel de grasa, en especial grasas saturadas. El exceso en las grasas saturadas que sobrepasen el 1,5 g por 100 g de cada alimento aumenta el riesgo de sufrir de sobrepeso, obesidad y, por ende, enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrales.

Aparte de lo mencionado, los embutidos cuentan con gran presencia de nitrato, que en su alto consumo tiene un efecto cancerígeno en el cuerpo. Además, estos alimentos contienen mucho sodio, el cual incrementa enfermedades cardíacas y aumento de la presión arterial.

Bebidas azucaradas

En segundo lugar, las bebidas con azúcar están asociadas con el sobrepeso y la presencia de diabetes en el cuerpo. Y, por desgracia, se consumen en grandes cantidades hoy en día.

El azúcar es un componente esencial para el funcionamiento del cuerpo. No obstante, las grandes cantidades que se encuentran en las bebidas azucaradas pueden perjudicar la salud y el funcionamiento apropiado de cada uno de los órganos del cuerpo, dificultando el bienestar.

Papas fritas

Se ha convertido en uno de los aperitivos más frecuentes en todos los hogares. No obstante, debemos saber que las papas fritas contienen grasas saturadas, grasas trans y colesterol.

Por ello, este producto es perjudicial para la salud. Además de esto, contienen unas 500 calorías por cada 100 g, incrementando las probabilidades de sufrir de sobrepeso.

Pizza y hamburguesa

hamburguesa-mcdonalds

Otros alimentos que son dañinos para el cuerpo, debido a su aporte excesivo de grasas saturadas, sodio, azúcar y aditivos son la pizza y la hamburguesa. Se consumen alrededor de todo el mundo, pero representan un gran riesgo para la salud.

Ambos productos están presentes en la mayoría de establecimientos. Por desgracia, los precios cada vez más bajos invitan a consumirlas a menudo, sobre todo a los más jóvenes.

Helados

Los helados, a pesar de sus deliciosos y llamativos sabores, se componen sobre todo de grasas saturadas, grasas trans, colesterol y azúcar. Además, suponen un gran aporte de calorías para nuestro organismo.

Por suerte, están surgiendo cada vez más opciones naturales, orgánicas y artesanales. Estas apuestan por helados a base de bebidas vegetales, fruta fresca, edulcorantes naturales, etc.

Dulces

Las golosinas son uno de los alimentos que quitan años de vida

Los dulces son alimentos que contienen abundante cantidad de azúcar. Por este motivo, su consumo excesivo aumenta el riesgo de sufrir de diabetes, obesidad y hace que el cuerpo se vuelva resistente a la insulina.

Debemos empezar a saciar nuestra necesidad de dulce con otras opciones. La fruta, tanto fresca como seca o deshidratada, es una excelente alternativa. 

Sal

La sal utilizada para preparar los alimentos y la contenida por los productos que se consumen a diario no se corresponde con la sal que se necesita. La consumimos en exceso, y cuanta más comemos, más queremos. 

Su consumo excesivo hace que haya una retención de líquidos y aumento en el volumen muscular. Además, la sal contiene diversos químicos que pueden intoxicar el cuerpo.

  • La dosis recomendada de sal para cada día es de 6 g.

Endulzantes artificiales

Los edulcorantes artificiales pueden acortar tu vida

Hemos hablado del azúcar, pero debemos tener cuidado con las alternativas. Los endulzantes artificiales tienen componentes que estimulan el apetito, el almacenamiento de grasas y, por ende, incrementan el peso.

La alternativa saludable son los azúcares y edulcorantes naturales y sin refinar: la estevia, el azúcar de caña, el azúcar moreno, la panela, la miel de abeja, el azúcar de coco, el xilitol, etc.

Carne roja

Los más carnívoros deben saber que la carne roja contiene altos niveles de grasas saturadas. Esto puede perjudicar al corazón, por lo que se recomienda disminuir su consumo.

Por otro lado, la carne roja es perjudicial para la salud, debido a su lenta digestión. Esto obliga al cuerpo a invertir mayor cantidad de energía en este proceso. Por ello, podemos acompañarla siempre de verduras.

Carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados se convierten en alimentos perjudiciales, ya que los alimentos procesados pierden los nutrientes saludables. En el caso de los carbohidratos como los cereales existen propiedades saludables en su estado natural. No obstante, al procesarlos se les extrae cualquier propiedad beneficiosa.

El consumo excesivo de carbohidratos refinados hace que aumenten los niveles de azúcar en la sangre y la retención de grasas, perjudicando con esto el bienestar de nuestro cuerpo. Por este motivo, recomendamos sustituirlos por los integrales.

La alimentación es la que marca la pauta en una vida saludable. Es indispensable proporcionar alimentos que se encarguen de regular y garantizar el buen funcionamiento de cada uno de los sistemas que componen el cuerpo. De este modo permitiremos el establecimiento y conservación del bienestar y la calidad de vida necesaria para cada persona.

  • Cross, A. J., Ferrucci, L. M., Risch, A., Graubard, B. I., Ward, M. H., Park, Y., … Sinha, R. (2010). A large prospective study of meat consumption and colorectal cancer risk: An investigation of potential mechanisms underlying this association. Cancer Research. https://doi.org/10.1158/0008-5472.CAN-09-3929
  • Drewnowski, A., & Rehm, C. D. (2013). Sodium intakes of US children and adults from foods and beverages by location of origin and by specific food source. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu5061840
  • Ritchie, L. D., Spector, P., Stevens, M. J., Schmidt, M. M., Schreiber, G. B., Striegel-Moore, R. H., … Crawford, P. B. (2007). Dietary Patterns in Adolescence Are Related to Adiposity in Young Adulthood in Black and White Females. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1093/jn/137.2.399
  • Qi, Q., Chu, A. Y., Kang, J. H., Jensen, M. K., Curhan, G. C., Pasquale, L. R., … Qi, L. (2013). Sugar-sweetened beverages and genetic risk of obesity. Obstetrical and Gynecological Survey. https://doi.org/10.1097/01.ogx.0000428186.98260.df