10 alimentos que, solo con su aspecto, te indicarán si son químicos o naturales

Tan solo con fijarnos en algunas características externas de las frutas y verduras podemos percibir si son naturales o han sido sometidas a tratamientos químicos

Como sabemos, las frutas y los vegetales son esenciales para llevar una dieta saludable y equilibrada, debido a los múltiples beneficios que otorgan a tu cuerpo y a tu mente.

La necesidad de preservar una cantidad determinada de cultivos ha generado el uso de pesticidas y fertilizantes, productos que luego son absorbidos por los alimentos.

Por este motivo debes manejar ciertos tips que te ayudarán a realizar una mejor selección al momento de tus compras.

Presta atención a esta lista de diez alimentos básicos y sus características para ayudarte a la hora de la compra.

¿Cómo diferenciar con una sola mirada si los alimentos son químicos o naturales?

1. Zanahorias

Zanahorias

No te dejes engañar por esas zanahorias de color naranja intenso. Aunque pueden ser grandes y resultar muy apetitosas, no son las más recomendables.

Presta atención también a las posibles manchitas que pueda tener.

2. Patatas

Las patatas absorben mucho los productos químicos. Por ello, lo mejor será que elijas los tubérculos de tamaño medio y no te dejes seducir por esas patatas lisas y grandes.

  • Otro modo de darte cuenta es pinchando con la uña la cáscara. Si cruje, sí podrás comprarla con tranquilidad.

¿Quieres conocer más? Cómo utilizar el jugo de patatas para hacer crecer el cabello

3. Tomates

Tomates

es fácil comprobar si los tomates son naturales. Para ello tendrás que verificar el tacto.

Si ves que la piel parece artificial y visualmente puedes encontrar rayas blancas, el alimento contiene nitratos.

  • El tomate debe ser de color homogéneo y tener un tallo pequeño.

4. Pepinos

A la hora de comprar los pepinos tendrás que fijarte en que la cola sea dura. Inclúyelos en tu lista si están en temporada.

Si cortas un pepino y en su interior no ves semillas es mejor que lo tires, porque está cargado de numerosas sustancias tóxicas.

5. Col

Coles de Bruselas

La col es otro alimento fácil de identificar. Solo debes verificar que las hojas del repollo estén limpias, sean finas y tengan un color uniforme.

Las manchas no son la excepción, en este caso.

6. Manzanas

Aunque las grandes sin una sola mancha te parezcan más apetitosas, es mejor seleccionar aquellas de menor tamaño, con pequeñas imperfecciones y medio verdosas.

  • Para asegurarte de que sea una manzana orgánica, cúbrela con agua hirviendo.
  • Si en la piel aparece una película aceitosa, ha sido tratada con parafina, mezclada con otras sustancias. En tal caso, mejor que no la comas.

7. Calabaza

Calabaza

La superficie de esta verdura habla por sí misma. Si su piel está limpia y es lisa es ideal para comprar.

Por el contrario, si presenta rayas fibrosas que no son rectas o manchas oscuras es porque contiene altos niveles de pesticidas.

8. Fresas

Para evitar riesgos al comprarlas, recuerda que las naturales no destacan por una apariencia ideal ni por presentar un color demasiado vivo.

  • Una de las mayores características de las fresas que no han sido tratadas con químicos es su olor particular.
  • Otro truco es ponerlas en agua fría. Tras unos minutos deberían soltar su jugo; si no es así es porque han estado sometidas a tratamientos químicos.

¿No lo sabías? Los 8 beneficios que las fresas le aportan a tu salud

9. Sandías

Sandia

Es un fruto que debe ser consumido preferiblemente en temporada. De lo contrario el alimento pudo haber sido expuesto a ciertos nitratos.

  • Al cortarla, no te olvides de que, si la sandía es de color rojo vivo con fibras amarillas, ya es síntoma de la existencia de nitratos.
  • Las fibras de una sandía “buena” son de color blanco.

10. Cerezas

Saber cuál elegir no es tan complicado; fíjate en que el color de la fruta sea vivo y uniforme. Si, por el contrario, son de color apagado con manchas blanquecinas en la piel es porque fueron sometidas a pesticidas.

  • Para verificar su estado puedes cubrir las cerezas con agua hirviendo.
  • Si al pasar un rato el olor a cereza no cambia, todo está bien.

Anímate a poner en práctica estos tips y a no dejarte llevar por esas frutas y verduras que parecen sacadas de películas.

Lo ideal es que sean de diversos tamaños, olorosas y no tan bonitas y brillantes. Si su color, forma y estructura no son uniformes, es una buena señal.

Pesa los alimentos con la mano y siempre elige la más pesada.

Aunque te parezca desagradable, si encuentras un insecto, no te preocupes, pues es indicativo de que se trata de cultivos orgánicos.

Asimismo, lávalas cuidadosamente y, si es posible, somete los frutos a un tratamiento térmico.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar