10 alimentos para tener una vagina sana

Aunque no lo creas, la alimentación es uno de los factores clave para luchar contra las infecciones vaginales y mantener equilibrado el pH de la zona.

El cuidado de la zona íntima de la mujer es fundamental para evitar el desarrollo de infecciones, irritación o alteración de su pH natural y mantener la vagina sana.

Al tratarse de un área tan delicada es importante prestarle atención en todos los aspectos posibles, haciendo énfasis en la higiene y el tipo de alimentación.

Aunque muchas lo ignoran, los nutrientes de los alimentos participan en la regulación de la flora vaginal, que alberga bacterias benignas, responsables de combatir aquellos elementos patógenos perjudiciales.

En este sentido, hay unos alimentos en especial que pueden contribuir a mantener su buen estado para evitar molestias y malos olores. ¿Te gustaría conocerlos?

1. Agua

Mujer bebiendo agua

¡Así de simple! Tomar una buena cantidad de agua al día es la mejor forma de hidratar el organismo y apoyar las funciones del cuerpo.

Su consumo diario podría ser muy bueno para conservar el moco cervical y facilitar la lubricación de la zona; así como para mantener el pH regulado y prevenir esos olores indeseados.

2. Yogur natural

yogur natural

Las infecciones bacterianas atacan con más frecuencia las partes íntimas de las mujeres porque la flora tiende a alterarse con mucha facilidad en respuesta a ambientes inapropiados.

El consumo diario de yogur natural aporta probióticos naturales que podrían contribuir restaurar el equilibrio del pH vaginal.

¿Quieres conocer más? Lee: 9 usos que le puedes dar al yogur natural en la salud y la belleza

3. Jugo de arándanos rojos

Jugo de arándanos rojos

La riqueza en antioxidantes que proporcionan los arándanos rojos hace que sean un alimento protector de la salud. Combaten los radicales libres y podrían tener la capacidad de estimular la eliminación de toxinas que generan enfermedades.

En el caso de la zona V, parecen contribuir a estabilizar el pH natural y fortalecer la respuesta inmunitaria contra los virus que ocasionan infecciones en todo el sistema urinario.

4. Soja

Soja para una vagina sana

Este alimento es muy bajo en calorías, es un gran complemento a la dieta y también es recomendable para mantener la vagina sana. Sus nutrientes podrían aumentar la producción de lubricante natural y conservar el ambiente apropiado para el equilibrio del pH.

5. Ajo

Ajo

Este popular bulbo medicinal es un gran protector contra las infecciones y alteraciones de la vagina, ya que podría tener propiedades antimicrobianas y antifúngicas.

Comerlo crudo es la forma más apropiada de absorber al máximo sus cualidades, en especial cuando se desea luchar contra alguna enfermedad.

6. Quinoa

La quinoa es una fuente vegetal de proteína que contribuye a mejorar el rendimiento físico en todo tipo de actividades físicas, incluyendo la sexual.

Sus aportes significativos de magnesio, fósforo y manganeso podrían tener un efecto positivo en el área vaginal y para acabar con la sequedad.

7. Semillas de chía

Semillas de chia derramadas

La fibra y sus ácidos grasos esenciales favorecen la eliminación de sustancias de desecho albergadas en el colon para combatir el ambiente en que proliferan bacterias como la Candida, responsable de gran parte de las infecciones vaginales.

8. Espinacas

Bol de espinacas.

Las espinacas son versátiles, medicinales y cuentan con muchos nutrientes que participan en varias tareas del organismo.

Destacan por su contenido en:

  • Niacina.
  • Proteínas.
  • Vitaminas A, C, E, K y B6.
  • Riboflavina.
  • Minerales como calcio, hierro, zinc, manganeso, fósforo, potasio y magnesio.

Estos elemento esenciales ayudan a prevenir las infecciones y a conservar la salud vaginal para reducir la sequedad y los malos olores.

9. Harina de coco

Harina de coco

Es una opción alternativa y saludable que remplaza a las harinas refinadas que suelen causar trastornos de salud cuando se consumen con frecuencia.

No olvides leer: 10 razones por las que deberías tener aceite de coco en tu despensa todo el tiempo

Contiene enzimas y grasas saludables que facilitan su digestión mientras que también podrían promover el aumento de las bacterias buenas que protegen el cuerpo de infecciones.

10. Frutos secos

Frutos secos para una vagina sana

Estos deliciosos frutos que calman el hambre de una forma saludable también contribuyen a aliviar y prevenir la sequedad de la zona vaginal.

Este beneficio se debe a su aporte significativo de vitamina E, esencial para una adecuada lubricación.

También son ricos en zinc, un mineral implicado en controlar los ciclos menstruales al regular la actividad hormonal.

¡Para tener en cuenta!

El consumo de todos estos alimentos es un apoyo para mantener la salud íntima, pero no son lo único que se puede hacer.

A menudo las infecciones y demás alteraciones en la zona están causadas por el uso de algún producto químico inapropiado, la ropa interior demasiado ajustada o la falta de higiene.

Es determinante revisar todos estos factores y procurar que sean lo más adecuados posibles. No hay que esperar a que los virus y bacterias ataquen: el momento de cuidarla es ahora mismo.

 

Côté, J., Caillet, S., Doyon, G., Sylvain, J.-F., & Lacroix, M. (2010). Bioactive Compounds in Cranberries and their Biological Properties. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 50(7), 666–679. https://doi.org/10.1080/10408390903044107 Ridner, E. (2006). Soja: propiedades nutricionales y su impacto en la salud. Grupo Q.S.A: Sociedad Argentina de Nutrición. Retrieved from http://agris.fao.org/agris-search/search.do?recordID=AR2007000257 López Luengo, M. T. (2007). El ajo: propiedades farmacológicas e indicaciones terapéuticas. Offarm: Farmacia y Sociedad, (26), 78–81. Retrieved from http://europa.sim.ucm.es/compludoc/AA?articuloId=540785 Kozioł, M. J. (1992). Chemical composition and nutritional evaluation of quinoa (Chenopodium quinoa Willd.). Journal of Food Composition and Analysis, 5(1), 35–68. https://doi.org/10.1016/0889-1575(92)90006-6 Llovera Suárez, L. V., Mayda, L., & Lancha, R. P. (n.d.). Identificación de levaduras de exudados vaginales: características clínicas asociadas a la candidiasis. Retrieved from http://www.bvs.sld.cu/revistas/mtr/vol56_1_04/mtr02104.pdf Alemán Mondeja, L. D., Almanza Martínez, C., & Fernández Limia, O. (2010). Diagnóstico y prevalencia de infecciones vaginales. Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología, 36(2), 62–103. Retrieved from http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-600X2010000200008 Cohen, L. (1969). INFLUENCE OF pH ON VAGINAL DISCHARGES*. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1048473/pdf/brjvendis00093-0059.pdf Martín, R., Soberón, N., Vázquez, F., & Suárez, J. E. (2008). La microbiota vaginal: composición, papel protector, patología asociada y perspectivas terapéuticas. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 26(3), 160–167. https://doi.org/10.1157/13116753 López A, M., Ubilla S, F., Morales S, C., Zitko M, P., Burgos M, V., & Rivera A, M. A. (2015). Hábitos higiénicos vulvo-vaginales de consultantes ambulatorias en gineco-obstetricia. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología, 80(4), 282–288. https://doi.org/10.4067/S0717-75262015000400002 Candidosis vaginal: MedlinePlus enciclopedia médica. (n.d.). Retrieved October 15, 2018, from https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001511.htm Arándanos en el botiquín | Sociedad | EL PAÍS. (n.d.). Retrieved October 15, 2018, from https://elpais.com/sociedad/2009/10/10/actualidad/1255125606_850215.html Xie, H. Y., Feng, D., Wei, D. M., Mei, L., Chen, H., Wang, X., & Fang, F. (2017). Probiotics for vulvovaginal candidiasis in non-pregnant women. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD010496.pub2 ▷ Frutos Secos con Más Vitamina E (2018). (n.d.). Retrieved October 15, 2018, from https://alimentos.org.es/frutos-secos-con-mas-vitamina-e