10 alimentos saludables y baratos

Te sorprenderá saber que los vegetales congelados conservan todos los nutrientes y propiedades que tienen en su estado natural. Además se conservan mucho más tiempo

A continuación te presentamos 10 alimentos saludables y baratos, ya que tener una buena alimentación es imprescindible para gozar de una excelente salud. En caso contrario, podemos tener serios problemas como padecimientos o enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, diabetes y otros problemas de distinta índole.

A pesar de ello, lo mejor es que podemos alimentarnos adecuadamente sin necesidad de gastar grandes cantidades de dinero.

Alimentos saludables y baratos

1. Arroz oscuro

El arroz no refinado, de color oscuro, es un alimento muy saludable que suele ser muy barato. En comparación con el arroz blanco común que solemos comprar en cualquier tienda o supermercado, el oscuro mantiene muchos nutrientes que se eliminan en el proceso de refinamiento como:

  • Fibra
  • Magnesio
  • Zinc.

2. Frijoles

Frijol Hierro

Los frijoles, y las leguminosas en general, son alimentos saludables y baratos. Los frijoles son ricos en vitaminas y proteínas, además de que nos ayudan a mantener bajos nuestros niveles de azúcar en la sangre. Lo mejor de todo es que existe una gran variedad de frijoles.

3. Huevos

Aunque muchas personas suelen pensar lo contrario, los huevos son alimentos saludables y baratos. En realidad, los huevos no son una bomba de colesterol, por lo que es recomendable consumir un par de huevos al día para evitar padecimientos cardiovasculares. Asimismo, los huevos son ricos en proteína y bajos en calorías.

4. Camote

El camote es un tubérculo dulce que se come cocido, principalmente en las regiones tropicales. Este producto es rico en calcio, fibra, potasio, vitamina A y C. Es por ello que el camote tiene múltiples beneficios para nuestro organismo. Además, el camote también aporta una buena cantidad de antioxidantes y es muy bajo en calorías.

5. Atún enlatado

atun-freso-vitamina-b3

El pescado en general ayuda a nuestro cerebro y corazón. En realidad, una lata de atún puede aportar la misma cantidad de nutrientes que se encuentran en un filete de algún restaurant. El atún es una rica fuente de minerales y vitaminas, así como de proteínas.

El atún contiene además omega-3, un elemento que mantiene bajos los niveles de colesterol y de presión arterial. Sin embargo, se debe de tener en cuenta que el atún contiene mercurio, el cual en exceso es malo para la salud.

6. Plátano

Los plátanos son una opción más para mantener en buen estado nuestro organismo. Además de ser fáciles de consumir y muy baratos, los plátanos aportan una buena cantidad de nutrientes y vitaminas a nuestro organismo. Son excelentes para los deportistas porque contienen potasio.

7. Pasta

pasta

La pasta de multigrano es mucho mejor que la regular. Esto debido a que tiene tres veces más fibra, la cual evita padecimientos cardiovasculares, la diabetes, además de que provoca saciedad en quien la consume.

8. Vegetales congelados

Los vegetales congelados son otra excelente opción para mantener tu salud. Contrario a lo que muchas personas creen, los vegetales congelados conservan todos los nutrientes y propiedades que pueden tener a temperatura ambiente.

La ventaja de este tipo de alimentos es que nos permite tenerlos mayor tiempo sin necesidad de consumirlos al instante. Además, son muy sencillos de conseguir. Asimismo, suelen venir cortados y listos para comerse.

9. Tomates

Tomate

Los tomates contienen antioxidantes que retrasan el proceso de envejecimiento y vitaminas A y C. Se pueden comer de cualquier manera, ya sea en rodajas o incluso en puré o jugo. De hecho, algunas investigaciones han comprobado que los tomates en lata siguen guardando sus propiedades.

10. Carne

Muchos creen que la carne es un alimento nocivo para la salud. En efecto, abusar en el consumo de la carne puede tener consecuencias negativas en nuestro organismo. Sin embargo, comer adecuadamente este tipo de alimento también tiene sus beneficios.

Es muy importante saber elegir la carne que se come. Para ello lo mejor es optar por cortes delgados de carne, los cuales suelen tener menos grasa. El punto negativo al respecto es que tienen menor sabor y son más duros.