10 alimentos que te ayudan a detener el crecimiento de la cándida

Katherine Flórez · 30 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 30 mayo, 2019
Para tener bajo control la cándida debemos incluir en nuestra alimentación ingredientes probióticos, como el kéfir, y otros que nos ayuden a debilitarla para así evitar problemas

La infección por levaduras o candidiasis es un trastorno muy común que se produce cuando la cándida, un tipo de hongo que reside en la boca y los intestinos, crece de forma excesiva por las alteraciones en su ambiente o algún estímulo.

El consumo de medicamentos, la mala alimentación y las toxinas del entorno son algunos de los factores que alteran el equilibrio normal de estos hongos.

Si bien la mayor parte de las veces no representa un problema grave, lo más conveniente es tratarla de forma oportuna para evitar el riesgo de infecciones mayores.

La buena noticia es que no hace falta recurrir a medicamentos agresivos para alterar el crecimiento de las levaduras y detener su proliferación.

Al incorporar en la dieta algunos alimentos con cualidades antifúngicas podemos hacerle frente sin correr el riesgo de padecer efectos secundarios no deseados.

¡Descúbrelos!

1. Aceite de coco contra el crecimiento de la cándida

Aceite de coco

El aceite de coco orgánico contiene una sustancia con propiedades antifúngicas conocida como ácido caprílico.

Su consumo en pequeñas dosis combate de forma directa la cándida. También detiene su reproducción al hacer agujeros en las paredes de la levadura.

No olvides leer: 5 formas de utilizar el aceite de coco para un cabello saludable

2. Ajo

Conocido en todo el mundo como el antibiótico más potente de la naturaleza, el ajo es una de las mejores alternativas para interferir en el crecimiento de la cándida.

Sus compuestos sulfurosos, en especial la alicina, actúan como un antimicótico natural. Así, alteran el ambiente que necesitan las levaduras para proliferarse.

3. Vinagre de sidra de manzana

Vinagre de manzana

El vinagre de sidra de manzana orgánico, es decir, aquel que no ha sido sometido a procesos de refinamiento, tiene compuestos ácidos que combaten de forma directa los hongos y alteran el ambiente que necesitan para su desarrollo.

Si bien aún faltan pruebas científicas para comprobar este tipo de beneficios, todo indica que contiene enzimas activas que ayudan a destruir las levaduras.

4. Limones

Los limones y las limas son los frutos cítricos que más se recomiendan. Así, pueden alterar el entorno que necesita la cándida para crecer.

Así, sus propiedades alcalinas disminuyen el exceso de acidez en el sistema digestivo. A su vez, inhiben el crecimiento de varios tipos de microorganismos.

También cabe destacar que su contenido de azúcares es mínimo, lo que resulta muy perjudicial para las levaduras y bacterias.

5. Fresas y frutos rojos

Frutos-rojos contra la cándida

Las fresas y otras variedades de frutos rojos son una buena elección contra esta infección. Así, tienen un alto contenido de vitamina C y contribuyen a fortalecer el sistema inmunitario. Cada 100 gramos de la fruta aportan hasta 60 mg de vitamina C, además de vitamina A, vitaminas del complejo B y minerales esenciales.

6. Jengibre

La raíz de jengibre tiene sustancias como los gingeroles y shogaoles cuya acción antiinflamatoria y antifúngica apoya el tratamiento de los hongos. Aunque no es el antimicótico más poderoso de este listado, sí es una excelente opción para favorecer la función de los órganos excretores y desintoxicar el cuerpo.

Sus compuestos activos mejoran la circulación, fortalecen el sistema inmunitario y mejoran la respuesta frente a los microorganismos que provocan infecciones.

7. Aceite de oliva

aceite de oliva

Considerado como una de las mejores grasas para la salud, el aceite de oliva es una fuente rica de ácidos grasos omega 3 y polifenoles, dos componentes que fortalecen las defensas del cuerpo y combaten la cándida.

8. Canela

La canela es una especia antiinflamatoria y antifúngica. Así, actúa de forma similar al ácido caprílico en el tratamiento de la cándida. Sus compuestos activos dañan las células de la levadura, impidiendo que se proliferen y consiguiendo que mueran.

Además, su consumo ha dado buenos resultados contra la cándida, el H. pylori e incluso varios tipo de parásitos.

9. Salmón silvestre

salmon

El salmón silvestre es una de las fuentes de ácidos grasos omega 3 más valiosas. Así, lo convierte en un buen suplemento contra las infecciones por hongos.

Además, su acción antiinflamatoria regula la actividad celular en los tejidos y altera las condiciones que requieren las levaduras para desarrollarse.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 razones por las que comer salmón mejora tu salud

10. Clavo de olor

El clavo de olor contiene una sustancia llamada eugenol que actúa como un antiinflamatorio y antifúngico eficaz.

Tanto la especia como su aceite esencial son útiles contra las infecciones por cándida, tanto internas como externas.

Como complemento al consumo de los alimentos citados también se pueden añadir a la alimentación fuentes probióticas como el yogur natural o el kéfir.

Estos resultan muy saludables porque refuerzan las defensas y ayuda a repoblar la microbiota natural del organismo.

  • Bergsson, G., Arnfinnsson, J., Steingrı́msson, Ó., & Thormar, H. (2001). In vitro killing of Candida albicans by fatty acids and monoglycerides. Antimicrobial agents and chemotherapy, 45(11), 3209-3212.
  • Borlinghaus, J., Albrecht, F., Gruhlke, M. C., Nwachukwu, I. D., & Slusarenko, A. J. (2014). Allicin: chemistry and biological properties. Molecules, 19(8), 12591-12618.
  • McGeoghegan, L., Muirhead, C. R., & Almoosawi, S. (2016). Association between an anti-inflammatory and anti-oxidant dietary pattern and diabetes in British adults: results from the national diet and nutrition survey rolling programme years 1–4. International journal of food sciences and nutrition, 67(5), 553-561.
  • Obradors, N., Montesinos, J. L., Valero, F., Lafuente, F. J., & Sola, C. (1993). Effects of different fatty acids in lipase production by Candida rugosa. Biotechnology letters, 15(4), 357-360.
  • Pfaller, M. A., & Diekema, D. J. (2007). Epidemiology of invasive candidiasis: a persistent public health problem. Clinical microbiology reviews, 20(1), 133-163.