10 Beneficios de ducharse con agua fría

Si no te atreves a darte una ducha entera de agua fría puedes empezar con agua templada e ir bajando la temperatura hasta terminar el baño con un chorro frío

El agua es una fuente de vida que cumple un gran papel en nuestro organismo tanto a nivel interno como externo. Cuando consumimos agua mantenemos nuestro cuerpo hidratado, lucimos una piel más hermosa y muchas de las funciones de nuestro organismo se realizan con mayor facilidad. Sin embargo, los beneficios del agua van más allá del consumo interno y debemos saber que el contacto externo con ella también tiene muchos beneficios para nuestra salud.

Ducharnos es un hábito de higiene y salud que todos tenemos a diario, por lo general preferimos hacerlo con agua tibia o caliente ya que nos resulta más relajante; sin embargo no es lo más recomendado ya que se ha comprobado que el agua fría es más beneficiosa para nuestra piel y algunas funciones de nuestro organismo. ¿Quieres conocer los beneficios de ducharse con agua fría?

Estimula el sistema inmune

Al ducharnos con agua fría de inmediato nuestro cuerpo reacciona estimulando el sistema inmunológico y gracias a esto se hace más fuerte. Al recibir este beneficio nuestro organismo responderá mejor contra los virus e infecciones.

La piel luce más saludable

Piel reseca

El agua fría es muy beneficiosa para la piel tanto en su consumo interno como externo. Cuando nos duchamos con agua fría la piel tiende a conservar su firmeza y elasticidad, por el contrario el agua caliente hace la piel flácida, la puede resecar y favorece la aparición de arrugas a temprana edad.

Mejora la circulación

Para las personas con problemas de circulación, el agua fría resulta una terapia muy efectiva ya que esta favorece la buena circulación sanguínea, y ayuda a repartir mejor el oxígeno y nutrientes en todo el organismo.

Evita las várices

Venas varices

Al mejorar la circulación y provocar la contracción vascular, el agua fría ayuda a evitar la aparición de várices y las reduce visiblemente.

Descongestiona órganos interiores

Al provocar contracción vascular, ducharse con agua fría es muy bueno para descongestionar los órganos interiores ya que esta ayuda a que las toxinas e impurezas fluyan hacía los poros y se liberen.

Calma el estrés

Estres en la mujer

Ducharse con agua fría puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad,  sin embargo se debe tener cuidado ya que puede causar un efecto contrario.

Despierta el organismo

El agua fría estimula nuestro organismo, lo activa y lo pone en alerta. Se recomienda un baño de agua fría para empezar el día y liberarse de la sensación de cansancio, también para después de las prácticas de ejercicio en horas de la mañana.

Tiene un efecto diurético

El agua fría mejora aún más las cualidades depurativas del organismo debido a que las bajas temperaturas tienen un efecto diurético en el organismo, evitando así la formación de nódulos de grasa.

Ayuda contra la depresión

Depresion

Un estudio hecho por la  Universidad de Virginia, reveló que ducharse con agua fría estimula  una parte del cerebro la cual se encarga de ayudar a sentirnos felices y libres de depresión.

Mantiene el cabello sano

El agua fría es muy beneficiosa para el cabello ya que evita la resequedad, las altas temperaturas le quitan hidratación al cabello haciendo que luzca mal estéticamente y poco saludable. El agua fría es ideal para prevenir la caspa y la caída del cabello.

Recomendaciones para ducharse con agua fría

Si no estamos acostumbrados a ducharnos con agua fría es posible que nos cueste un poco de trabajo empezar a tener este buen hábito. Para empezar a aprovechar sus beneficios puedes ir tomando la decisión de adaptarte al agua fría y ponerlo en práctica con mucha frecuencia.

  • La primera recomendación será empezar la ducha con agua tibia e ir bajando la temperatura del agua de tal modo que no sintamos un cambio brusco.
  • Con el paso de los días podemos pasar de una temperatura templada a una más fría y así empezar a tener esta buena costumbre.
  • En invierno también se recomienda mantener el buen hábito de agua fría; en esta época nos puede costar más trabajo hacerlo pero es muy prudente seguir con la costumbre. Sin embargo la persona no debe temblar de frío o sentirse con frío extremo, en este caso lo mejor es optar por el agua tibia mientras pasa la época invernal.
Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar