10 beneficios de un abrazo para nuestra salud

Al recibir un abrazo aumenta el nivel de serotonina y dopamina, por lo que conseguimos reducir los niveles de estrés y a su vez mejoramos nuestro estado de ánimo

Todos, en algún momento de nuestra vida, sentimos la necesidad de dar y recibir un abrazo para sentirnos bien y sentir apoyo, felicidad y amor. Pero se ha demostrado que los beneficios de un abrazo van más allá de las emociones e influyen directamente en nuestra salud, sin importar nuestra edad.

Un estudio de científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, llegó a la conclusión de que las personas necesitamos recibir abrazos y caricias desde que nacemos. El contacto físico juega un papel muy importante en el desarrollo de las neuronas. Para que no mueran hay que estimularlas desde que empezamos a vivir.

Aunque no se ha descubierto una cifra exacta de los abrazos que necesitamos para nuestra salud, diferentes estudios han determinado que gracias a ellos podemos reducir y prevenir algunas enfermedades, tanto físicas como emocionales.

Cuando abrazamos nos liberamos del estrés y la ansiedad y creamos una especie de confianza en nosotros mismos. Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte afirma que cuando abrazamos, la oxitocina, la hormona del amor, incrementa y mejora la salud de nuestro organismo.

¿Cuáles son los beneficios de un abrazo?

Amigas dándose un abrazo

Como hemos dicho anteriormente, son muchos los beneficios de un abrazo, y afectan tanto a nuestra salud física como emocional. Hoy te vamos a contar por qué abrazar debe convertirse en un hábito.

Por lo general, disfrutamos mucho de los abrazos que nos damos con las personas que queremos. Pero también son muy efectivos cuando lo hacemos con otras personas. Teniendo claro esto, mira todos los beneficios de la abrazoterapia:

1. Reduce el estrés y la ansiedad

Los abrazos y el contacto físico en general, reducen  la producción de una hormona llamada cortisol, que favorece el estrés. Al reducir esto se aumenta la cantidad de serotonina y dopamina, que de inmediato le darán sensaciones de bienestar y tranquilidad.

2. Reduce la presión arterial

Gracias a los abrazos nuestro sistema nervioso se activa. Se libera la hormona oxitocina y activamos unos mecanorreceptores de la piel llamados corpúsculos de Pacini, los cuales son los encargados de reducir la presión arterial.

Conoce todo lo que debes saber sobre la oxitocina

3. Mejora el sistema inmunitario

Al recibir o dar un abrazo nuestro sistema inmunitario se activa y favorece la creación de glóbulos blancos. Gracias a esto podemos prevenir muchas enfermedades y mejorar nuestras defensas cuando nos sentimos débiles.

4. Beneficios cardiovasculares.

Según Karen Grewen, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, los abrazos con las personas que amamos aumenta el nivel de oxitoxina tanto en hombres como mujeres. Gracias a esta hormona recibimos grandes beneficios para la salud del corazón y el sistema cardiovascular.

5. Reduce el riesgo de padecer demencia

Abrazo madre e hija

Los abrazos nos estimulan, nos dan tranquilidad y equilibran nuestro sistema nervioso. Por esta razón, los abrazos desde temprana edad reducen el riesgo de padecer demencia.

6. Mejora el estado de ánimo

Cuando estás pasando por un mal momento en tu vida, los abrazos pueden ser la solución para sentir la felicidad. Cuando abrazamos se eleva la serotonina, y con ella recuperamos poco a poco nuestro buen estado de ánimo.

Lee también: Los mejores consejos para que levantes tu estado de ánimo

7. Rejuvenece el cuerpo

Cuando abrazamos se estimula el proceso de transporte del oxígeno a los tejidos. Gracias a esto nuestro cuerpo prolonga la vida plena de las células, evitando que envejezcamos y dándonos más tiempo de juventud.

8. Relaja los músculos

Dolor muscular

Los abrazos estimulan la circulación en los tejidos blandos. El resultado es que gracias a esto se pueden calmar dolencias musculares y liberar la tensión.

9. Genera confianza y seguridad

Los abrazos nos hacen sentir apoyados y en confianza. De esta manera, se genera una seguridad que favorece la comunicación, tanto con personas cercanas como con el público en general. Recibir un abrazo antes de hablar en público hará que nos desempeñemos mejor.

10. Eleva la autoestima

Muchos especialistas asocian la autoestima con el contacto físico que recibimos desde que somos niños. Las sensaciones que experimentamos a temprana edad nos marcan de por vida, y con esto se incrementa nuestra capacidad de querernos y respetarnos por el resto de nuestra vida.

Los beneficios de un abrazo son muchos, como ves. Cuando abrazamos nos sentimos amados, seguros, especiales e importantes para las personas a nuestro alrededor. De esta manera nuestra autoestima se alimenta y el amor propio se mantiene.