10 beneficios que la creatividad le aporta a tu vida

Dar rienda suelta a nuestra creatividad es una forma eficaz para hacernos sentir útiles y a crecer como personas. Cuando sus resultados benefician a los demás, la satisfacción es máxima.

La creatividad es una facultad que todos los seres humanos tienen en menor o mayor medida. Con la palabra “creatividad” se alude a la capacidad de crear obras artísticas. Sin embargo, este es un concepto mucho más abarcador. Forman, pues, parte de él las habilidades para buscar soluciones a aquello que parece no tenerla.

El cerebro está dividido en dos hemisferios. Cada uno tiene funciones distintas. El izquierdo se encarga del trabajo racional. El hemisferio derecho del cerebro es el que rige el pensamiento creativo. De ahí la certidumbre de que todas las personas son potencialmente creativas. El hecho de no haberla desarrollado, no quiere decir que no se la posea.

Por eso, se aconseja estimular la creatividad desde las etapas más tempranas de la vida. Esta es la forma más eficaz de conservarla en la adultez. No obstante, no solo es posible sino deseable sacar provecho de ella en cualquier etapa de la vida. Son muchas las satisfacciones que reporta a cualquier persona ejercitarla.

En este artículo, te comentamos 10 beneficios que comporta para cualquier persona el uso de su potencial creativo.

1. Construye y mejora la autoestima

Construye y mejora la autoestima

Potenciar la creatividad es una de las mejores formas de crecer como persona y de confiar en uno mismo. Implica, además, la posibilidad de encontrar soluciones para muchos de los problemas que se nos presentan a diario.

Esta es, sin duda, una manera de encaminarnos hacia el éxito. Probarse es fuente de enriquecimiento personal, lo que redunda en un aumento significativo de la autoestima.

Un buen pretexto para fomentar la creatividad no solo en niños, podrían ser las manualidades. ¿Te animas? Te explicamos 10 trucos para que tú y tu hijo decoréis vuestra casa con vistas a la Navidad.

2. La creatividad ayuda a aliviar el estrés

La creatividad es una poderosa herramienta terapéutica para aliviar emociones negativas como el estrés y la depresión. Crear e inventar, pues, es una forma saludable de ocuparse y alejar esos pensamientos negativos que a veces nos impiden disfrutar de la vida.

3. Desarrolla la comunicación

Este punto beneficia en especial a los infantes. Muchos de ellos tienen dificultades para expresar sus sentimientos; algunos lo hacen con actitudes inadecuadas.

La creatividad hace que fluyan ideas por medio de la realización de alguna actividad creativa. Así, los niños van desarrollando poco a poco recursos para comunicar sus sentimientos. Sin duda, este es un factor que les facilita el acercamiento a otras personas.

4. La creatividad mejora las relaciones interpersonales

Mejora las relaciones sociales

Por facilitar la expresión de las emociones y las ideas, muchas personas mejoran su capacidad para relacionarse socialmente.

La creatividad no solo influye de manera directa en la personalidad de cada uno. También permite emerger cualidades que pueden ser potencialmente  apreciadas por otras personas. En esa misma medida, permite al individuo que la pone en práctica integrarse de modo mucho más satisfactorio en su entorno social.

5. Fomenta la integridad humana

Uno de los valores que caracterizan a las personas que sacan provecho de su potencial creativo, es la integridad, tanto en lo personal como en lo laboral. Lo consiguen tratando de conservar su esencia y buscando todo tipo de soluciones para conquistar sus objetivos.

El ser creativo hace sentir realizada, a la persona. Y, le da confianza para hacer miles de cosas que sacan partido de su talento.

6. Aumenta la capacidad de adaptación al entorno

Potenciar esta cualidad es una forma de aprender a vivir con lo que condiciona nuestras vidas externamente. Es decir, con lo que no tenemos la capacidad de controlar.

Pues bien, la creatividad es una manera óptima para adaptarnos a los cambios que tienen lugar en nuestro entorno. Sobre todo, aquellos que nos vienen dados y que, sin embargo, nos afectan de lleno. La creatividad ayuda al individuo a encontrar alternativas para situaciones que suponen algún tipo de conflicto. Ello lleva aparejado el desarrollo de mejores estrategias de adaptación al medio.

7. Es una gran forma de ahorrar

Es una gran forma de ahorrar

Tener facilidad para crear ayuda a encontrarle utilidad a cosas que parecen no tenerlas ya. De ahí que indirectamente fomenten la cultura del reciclaje y reutilización. Estos dos son hábitos que nos facilitan las tareas cotidianas, nos permiten ahorrar dinero y, lo que sin duda es más importante: hacen sostenible nuestra vida en el planeta.

8. Ayuda a salir de la rutina

Para salir de la rutina, no siempre es necesario viajar. Emprender proyectos creativos es muy fácil. Nuestros hogares, por ejemplo, son potenciales laboratorios para nuestras pequeñas investigaciones personales.

En ellos, podemos encontrar, con total seguridad, el instrumental, la materia prima y las condiciones materiales necesarios para ensayar posibles soluciones a problemas que se nos plantean a diario. La mayoría de las veces, la mejora de esos problemas podrían suponer la mejora de nuestra calidad de vida.

Es más, solo el hecho de intentar resolverlos despierta nuestra motivación, condición previa para alcanzar esos raros momentos de satisfacción con uno mismo que solemos llamar felicidad.

9. La creatividad hace que nos sintamos útiles

Para sentirse útil

El simple hecho de poner en marcha un proyecto creativo, por sencillo que sea su cometido, ya nos hace sentir útiles. Ahora bien, si el resultado consigue beneficiar a los demás, la satisfacción entonces será máxima. El ser humano necesita sentirse útil para quererse a sí mismo. Probablemente, sea una de las formas más efectivas de ganarse el respeto y el afecto de los demás.

10. Mejora la calidad de vida

En hacer uso de las habilidades a que da pie la creatividad, está la respuesta para muchas preguntas. Y, como es lógico, la solución para muchos problemas de diversa índole y envergadura. Por eso, de de ayuda mantenernos activos y seguir creciendo como personas.

Asimismo, dar vuelo a la creatividad es un factor de gran influencia en la prevención de enfermedades como la demencia senil en el adulto mayor. En suma, qué duda cabe sobre el hecho de que potenciar las habilidades para las que nos faculta nuestra creatividad es sinónimo de calidad de vida.

Y, ¿tú? ¿Te consideras una persona creativa? De seguro, la respuesta es sí. Mas, si hubieras respondido lo contrario, ten en cuenta que todos tenemos algún talento. Y que por banal que parezca, siempre se le puede sacar provecho. Experimentar con aquellas cosas que despiertan tu interés, podría ser una excelente forma de averiguar el tuyo, si es que no eres consciente del tuyo aún.

  • Alonso Monreal, C. (2000). Qué es la creatividad. Madrid: Biblioteca Nueva.
  • Bagnati, Pablo M. (2010). Enfermedad de Alzheimer y otras demencias: manual para los familiares y el equipo de salud. Buenos Aires: Polemos.
  • Hamilton, I. (2002). Psicología del envejecimiento. Madrid: Morata.
  • Lapoujade, M. N. (1988). Filosofía de la imaginación, México, D. F.: Siglo XXI.
  • Penagos, J. C. (1997). “El origen de la creatividad”, Calidad y Excelencia, 2 (13): 4-8.