10 cambios que pasarán cuando empieces a ducharte con agua fría a diario

Aunque pensemos que la ducha debe ser con agua caliente, te sorprenderá saber los beneficios que nos brinda un baño con agua fría. Te presentamos 10 buenas razones por las que debes habituarte al cambio. ¡Valdrá la pena!

Hay que reconocerlo, un baño con agua tibia o caliente después de un largo día nos brinda una placentera sensación de relajación y desahogo.

No obstante, es importante saber y tener en cuenta los grandes beneficios que podrías obtener al ducharte con agua fría.

Aunque el cambio en principio pueda costarte, verás que si lo haces de manera gradual poco a poco tu cuerpo se irá acostumbrando. Bañarte con agua fría dejará de ser un martirio y se convertirá en una experiencia para disfrutar, sobre todo, si eres consciente de los beneficios para tu salud.

Una ducha fría no solo te da energía, también tiene propiedades asombrosas que causan buenos efectos en todo el organismo.

Anímate a dejar apagado el calentador y a disfrutar del agua fresca cuando leas estas 10 razones de por qué debes empezar a ducharte con agua fría hoy mismo.

Razones de por qué debes empezar a ducharte con agua fría hoy mismo

1. Mejora tu estado de ánimo

Mejorará tu estado de ánimo

Si el estrés fue tu plato fuerte del día, una ducha fría te ayuda a lidiar con el mal humor y reducir tu nivel de irritabilidad.

Esto es así porque el agua fría afecta el área de “la mancha azul” en el cerebro, esta produce la hormona noradrenalina que lucha contra la depresión.

Cuando te bañas con agua fría puedes experimentar, tras salir de la ducha, una sensación de rejuvenecimiento, frescura y mayor energía. Creerás que la fatiga se ha ido.

Visita este artículo: 6 alimentos saludables para mejorar nuestro estado de ánimo

2. Mejora la concentración

Gracias a que el agua fría mejora el transporte de nutrientes en el organismo y llena las células de oxígeno, mejorará tu concentración. Te cansarás menos y podrás concentrarte durante más tiempo en una tarea.

3. Mucho más eficiente

ducha

Una ducha fría definitivamente activará por completo tus sentidos para esas mañanas en las que no deseas salir de la cama. Se activará el funcionamiento de las células y de la circulación sanguínea.

Cuando el cuerpo se expone al agua fría, inmediatamente empieza a llevar más sangre a los órganos y a los tejidos internos mejorando considerablemente el flujo sanguíneo.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 errores que cometemos en la ducha todos los días

4. Fuerza de voluntad

Obligarte a tomar una ducha fría ya es un paso, así que de esta forma estarás entrenando tu fuerza de voluntad para afrontar otro tipo de situaciones y, por tanto, notarás que te será más fácil decirle “no” a ciertas cosas que te gustan.

5. Ganarás mayor resistencia

Young People Spinning in the fitness gym

Una ducha fría regular entrena tu resistencia y tu fuerza, además te ayudará a reducir el dolor muscular. Si fuera el caso de haber tenido una jornada más extensa en el gimnasio, el frío te ayudará a reducir la hinchazón y restablecer los tejidos dañados.

6. Contribuye a la fertilidad

Las altas temperaturas afectan la cantidad de esperma, así como su calidad. En los hombres, eludir exponerse a baños o duchas muy calientes puede evitar la caída en la producción de esperma. En este caso siempre será mejor la opción del agua fría.

7. Te resfriarás menos

mujer-resfriado

Al ducharte con agua fría tu cuerpo reacciona estimulando su metabolismo y, por ende, el sistema inmunitario. De esta manera, es más fácil combatir infecciones causadas por virus.

Si tomas una ducha fría a diario puedes dejar a un lado el temor a resfriarte, ya que fortalece notablemente tu inmunidad. Esto es porque estarás ayudando a producir las células inmunes. Ellas matan bacterias y virus, así como también los microorganismos patógenos.

8. Se fortalecerán tus vasos sanguíneos

Las temperaturas bajas ayudan a estrechar los vasos sanguíneos, gracias a esto la sangre empieza a circular por el cuerpo más rápidamente.

Es así como podrás protegerte contra la varicosis, la hipertensión y otras enfermedades relacionadas con la disrupción vascular.

9. Perderás peso más rápido

perder-peso

Una ducha fría acelera el proceso de eliminación de toxinas de los poros de la piel y el sistema circulatorio y, como resultado, empezarás a perder peso más rápidamente.

Asimismo, activa la división de la grasa marrón que se acumula en nuestro cuerpo para protegerte contra los daños.

10. Mejorará el estado de tu piel y de tu cabello

A diferencia del agua fría, el agua caliente lava o remueve la grasa que se encuentra de manera natural en la superficie de nuestra piel.

De esta manera, la ducha caliente tiende a resecar la piel, lo cual se evidencia en el aspecto falto de brillo e incluso escamoso.

Lo mismo pasa con el cuero cabelludo, el agua fría cierra los folículos del cabello y los poros. Gracias a esto, tu pelo empezará a brillar, no se ensuciará tan rápidamente y desaparecerán los procesos inflamatorios en la piel.