10 claves para entender y combatir el dolor de cabeza

Valeria Sabater 6 abril, 2015

Dolor de cabeza. ¿Quién no lo ha sufrido en alguna ocasión? Es el dolor más común entre la población y el más recurrente a lo largo de nuestra vida. Generalmente, solemos combatirlo con el clásico analgésico pero, tal y como nos dicen los expertos, los calmantes no siempre son efectivos, de ahí la importancia de conocer las causas que lo originan y afrontar el dolor de cabeza de otras formas.

Hoy queremos hablarte de este tema y aportarte un sencillo decálogo para comprender un poco más esta dolencia tan común.

1. Un mal que nos afecta a todos

Según la “Fundación americana de la cefalea”, el 80% de la población mundial sufre dolores de cabeza, al menos, una vez al mes. Resulta interesante también saber que entre un 20 y un 30%  sufre ataques de migraña al menos una vez al año, y también es concluyente conocer que el dolor de cabeza afecta en especial a la mujer en una proporción muy superior frente a los hombres.

Generalmente, el dolor de cabeza que se describe con mayor sufrimiento es el “dolor de cabeza en racimo”. No obstante, al no ser muy común, generalmente consideramos que las más incapacitantes son, sin duda, las migrañas. Ahora bien, tal y como nos dicen los médicos, pueden prevenirse y afrontarse si mantenemos controlados ciertos disparadores, como es el caso de los alimentos.

2. El dolor de cabeza más común

Si bien el dolor de cabeza más problemático es, como te hemos comentado, la migraña, el más frecuente es la cefalea tensional. Las causas pueden ser las siguientes:

  • Sobrecarga muscular, pasar mucho tiempo en una misma postura.
  • El estrés y la ansiedad. Una larga jornada de trabajo, donde las preocupaciones y los nervios nos han acompañado durante el día, suele terminar casi siempre con una tarde de terrible dolor de cabeza.
  • La cefalea tensional se manifiesta con un dolor que va desde el cuello hasta la sienes. Sentimos los músculos de hombro y espalda muy rígidos, a la vez que nos da la sensación de tener un “casco” o “una corona” que nos oprime la cabeza.
  • La hipertensión también es una causa directa de la cefalea tensional.
  • Los problemas renales también son orígenes que debemos tener en cuenta en este tipo de dolor de cabeza.

3. Dolor de cabeza por migraña

Migrañas

Generalmente, la migraña tiene un origen genético u orgánico. Determinados alimentos pueden actuar como disparadores, como es el caso de los “nitritos”, presentes en los embutidos, salchichas, carnes… También hemos de ir con cuidado con los lácteos, los quesos curados, el tabaco o el café.

Los olores fuertes, la luz intensa, determinados sonidos, o el estrés, también pueden ser elementos determinantes. Si sueles padecer migrañas muy a menudo, deberás llevar un control alimenticio y vigilar tus situaciones de estrés y ansiedad. Sigue también las recomendaciones médicas; con calma y optimismo podrás afrontar día a día este problema tan común entre la población.

4. El dolor de cabeza en racimo

Los dolores de cabeza en racimo son el tipo menos común de dolor de cabeza, no obstante, se describe como el más intenso de todos. Se debe básicamente a una activación inusual de los nervios craneales, y sus características son las siguientes:

  • Tenemos dolores de cabeza súbitos entre dos y tres veces al día, y estos tienen una duración de una semana o incluso meses. De ahí la palabra “racimo”.
  • Se le describe como el más intenso, como algo abrasador y ardiente. El dolor aparece, por ejemplo, detrás de un ojo y nos causa lagrimeo, mareos, enrojecimiento. Suele durar media hora, y al cabo de unas horas vuelve a aparecer.

5. Cuidado con los analgésicos

Medicamentos para dejar la adicción al cigarrillo

No siempre nos quitan el dolor de cabeza y pueden ocasionarnos reacciones aún más negativas. Conviene no abusar de los calmantes y seguir siempre las prescripciones médicas sabiendo antes cuál es la causa de ese dolor.

6. Cuidado con las malas posturas

Según la “Fundación americana de la cefalea”, para prevenir muchos de los dolores de cabeza que sufrimos regularmente es necesario que cuidemos nuestras posturas. Pasar muchas horas ante el ordenador, no mantener la espalda recta o estar mucho tiempo sin movernos, acaba por derivar siempre en ese molesto dolor de cabeza.

7. ¿Y si eres alérgica a algún alimento?

Pan_duro

Muchas cefaleas o dolores de cabeza tienen su origen en una alergia alimenticia de la que no somos conscientes. Recuerda que, si este tipo de problemas son siempre muy recurrentes en tu vida, debes ponerlo en evidencia de tu médico para que te haga las pruebas pertinentes. Estas suelen ser las alergias más frecuentes que se manifiestan con dolor de cabeza:

  • Trigo y gluten.
  • Lácteos.
  • Huevos.
  • Maíz.
  • Cítricos.
  • Azúcar de caña.

8. Refuerza tus dosis de vitamina B

En un estudio publicado en 2004  por la revista European Journal of Neurology, se nos explicó que tomar suplementos de vitamina B6, B12 y ácido fólico reduce considerablemente la aparición de migrañas y cefaleas. La más beneficiosa de todas es la vitamina B2 (riboflavina). Puedes pedirle a tu médico que te recete este complemento, o bien puedes adquirirlo en tiendas naturales.

9. Sí al magnesio

Cloruro-de-magnesio

Un mineral curativo y terapéutico ideal para la salud de la mujer. Se sabe que complementos como la vitamina B12 anteriormente citada y el magnesio son los mejores para tratar el dolor de cabeza, las migrañas y las cefaleas tensionales.

10. Sí a una mejor gestión de tus emociones

Enfoca tu vida desde otro punto, mira al horizonte de un modo más relajado, dejando a un lado esas cargas diarias que ponen muros a tu tranquilidad y que te enferman. Gestiona adecuadamente el estrés cotidiano, establece prioridades y ponte a ti misma como protagonista de tu vida. Todo ello te ayudará a sentirte mucho mejor.

Te puede gustar