10 consejos para desintoxicar el sistema linfático

17 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli
Comer varias piezas de frutas a diario, mantener una buena hidratación, hacer ejercicio y poner en práctica otros buenos hábitos de vida permite gozar de salud y bienestar.

Hay quienes consideran que es recomendable poner en práctica ciertas medidas para desintoxicar el sistema linfático y así, reducir el riesgo de sufrir enfermedades.

La necesidad de «desintoxicar» proviene de la idea de que el estrés y la mala alimentación pueden hacer que se acumulen desechos en el organismo y más en concreto: en el sistema linfático. Cuando esto ocurre, no solo es posible que te sientas más cansado a menudo, sino más vulnerable en general.

¿Te interesaría saber cómo desintoxicar el sistema linfático y mejorar tu salud?A continuación te comentaremos qué puedes hacer día a día.

¿Qué es el sistema linfático?

Según los expertos de MedlinePlus, se puede definir el sistema linfático de la siguiente manera:

«Es una compleja red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. Además, forma parte del sistema inmunitario del cuerpo».

La linfa es un líquido compuesto por glóbulos blancos y quilo (otro líquido que contiene grasas y proteínas, que proviene de los intestinos).

Claves para desintoxicar el sistema linfático

Si bien es cierto que mediante la práctica de buenos hábitos de vida se puede contribuir significativamente con la salud de todo el organismo, se cree que poniendo en práctica ciertas medidas en concreto se puede desintoxicar el sistema linfático de forma natural.

Veamos a continuación cuáles vienen a ser esas medidas.

1. Gestiona el estrés y tus emociones de forma saludable

Podríamos decir que el estrés es un mal moderno que nos enferma cada día más. La importancia de poner medidas y de gestionar estas situaciones es vital. El estrés libera sustancias como la hormona del cortisol o las catecolaminas; ambas obligan al organismo a reaccionar, a «estar alerta».

Entonces, aumentan la presión sanguínea y las pulsaciones. Asimismo, en cuanto al sistema inmunitario, —del cual forma parte el sistema linfático—, lo que ocurre es que se acumulan los glóbulos blancos en determinadas estructuras del sistema nervioso con la idea de «defendernos» ante esa situación de peligro.

No obstante, si el estrés se vuelve crónico, se pierden glóbulos blancos de manera progresiva. Son demasiados días trabajando para defender al cuerpo, por lo que el nivel de inmunidad baja y tenemos más riesgo de enfermar.

2. Camina todos los días

Caminar-para-relajarse

Los ejercicios aeróbicos como caminar, ir en bici, bailar o nadar son muy beneficiosos para mantener una buena circulación y, al mismo tiempo, desintoxicar el sistema linfático.

Hacer ejercicio a diario es muy recomendable porque favorece múltiples procesos del organismo y nos ayuda a gozar de bienestar.

Descubre: Alimentación saludable y ejercicio, la combinación perfecta

3. No a las bebidas industriales

Todas las bebidas industriales (incluyendo las que tienen en la etiqueta el adjetivo de light o la frase «cero azúcar») no son recomendables para la dieta. Mucho menos si se consumen con regularidad. 

Así pues, para cuidar la salud en general y desintoxicar el sistema linfático lo más recomendable es que se prescinda de este tipo de bebidas y, en lugar de ello, se consuma agua y bebidas naturales, sin azúcar ni edulcorantes añadidos. Algunas opciones recomendables son las infusiones, los zumos y jugos de frutas.

4. Come más fruta

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir varias piezas de fruta al día para complementar la dieta y gozar de buena salud. Esta medida también es apoyada por los expertos en salud y nutrición.

Descubre: ¿Por qué es importante comer frutas y verduras según la OMS?

5. Sí a los vegetales y verduras

Las verduras son alimentos que no solo complementan la dieta, aportando fibra y contribuyendo con la sensación de saciedad al momento de comer. También aportan todo tipo de nutrientes esenciales para la salud de todo el organismo.

Consumir con regularidad alimentos frescos como las legumbres, frutas, verduras y hortalizas, es más que recomendable. 

bol de espinacas para limpiar las arterias

6. No añadas azúcar a tus bebidas y comidas

A la hora de disfrutar de una taza de café, té o cualquier otra bebida, es recomendable evitar añadir azúcar y edulcorantes, puesto que estos promueven la aparición de enfermedades como la obesidad y el sobrepeso.

7. Come frutos secos

Otro tipo de alimentos recomendable para complementar la dieta son los frutos secos. Además de proporcionar diversos nutrientes, también proporcionan grasa saludables que ayudan a obtener energía. 

A diario, a la hora de desayunar o merendar a media mañana, hay quienes eligen tomar 1 de las siguientes opciones:

  • Entre 3 y 5 nueces. 
  • De 8 a 10 almendras.
  • 15 gramos de semillas  de girasol (sin sal).
  • Entre 15 y 20 pistachos.
  • 15 gramos de semillas de calabaza.
  • De 8 a 10 avellanas.
  • 15 gramos de semillas de lino.

8. Elige alguna infusión natural

Ortiga

Según creencias, algunas infusiones de hierbas podrían ayudar a desintoxicar el sistema linfático. Estas se podrían consumir una vez al día, a modo de complemento para la dieta. 

Algunas de las opciones más populares son: la infusión de ortiga, la de diente de león y la de cola de caballo.

8. Hazte drenajes linfáticos

El drenaje linfático manual (DLM) es una técnica de masoterapia que puede estimular el drenaje natural de la linfa y así promover la «activación del funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de líquido intersticial y de las moléculas de gran tamaño y facilitar su evacuación».

10. Date un baño relajante

Una vez a la semana, puede ser beneficioso tomar un baño relajante. Para ello, no hace falta más que llenar la bañera con agua tibia, añadir unas cuantas gotas de aceite esencial de lavanda y sumergirse un rato allí.

Descubre: Consejos para dar masajes relajantes

Nota final

Con todas estas sugerencias para desintoxicar el sistema linfático podrás gozar de salud y bienestar, pero recuerda que a la par de ello deberás seguir siempre las indicaciones de tu médico.

  • Olmos Martínez, S., & Gavidia Catalán, V. (2014). El sistema linfático: el gran olvidado del sistema circulatorioRevista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias(Vol. 11, pp. 181–197). https://doi.org/10498/15974
  • Pecquet, J. (2003). Anatomia Aplicada do Sistema Linfático. Angiologia, 1–6. https://doi.org/10.1016/S0065-230X(08)60500-X