10 consejos para desintoxicar el sistema linfático

Si comemos frutas en ayunas, podremos beneficiarnos de sus enzimas y ácidos esenciales, que nos ayudarán a desintoxicar el sistema linfático. Te presentamos otros recursos para lograr esta limpieza.

Nos preocupamos por cuidar el corazón o los riñones, pero casi nunca nos detenemos a pensar en la importancia del sistema linfático.  Se trata de una estructura muy importante para el organismo, ya que cumple varias funciones. Te presentamos algunos trucos para desintoxicar el sistema linfático.

El sistema linfático es una compleja red de nódulos y glándulas que forma parte del sistema circulatorio; es el encargado de ofrecernos inmunidad, de depurar moléculas de grasa y trasportar proteínas.

En ocasiones, debido a factores como el estrés o la mala alimentación, los materiales de desecho se pueden acumular en el sistema linfático. Cuando esto ocurre, no solo nos sentimos más cansadas, sino que, además, somos más vulnerables a las enfermedades.

Por otro lado, tampoco podemos olvidar que un sistema linfático que no depura como debe y que es lento nos impide perder peso de una forma más rápida. ¿Te interesaría saber cómo desintoxicar el sistema linfático y mejorar nuestra salud?

Claves para desintoxicar el sistema linfático

1. Gestiona el estrés y tus emociones de forma saludable

Podríamos decir que el estrés es un mal moderno que nos enferma cada día más. La importancia de poner medidas y de gestionar estas situaciones es vital. El estrés libera sustancias como la hormona del cortisol o las catecolaminas; ambas obligan al organismo a reaccionar, a “estar alerta”.

Entonces, aumentan la presión sanguínea y las pulsaciones. Asimismo, en cuanto al sistema inmunitario, —del cual forma parte el sistema linfático—, lo que ocurre es que se acumulan los glóbulos blancos en determinadas estructuras del sistema nervioso con la idea de “defendernos” ante esa situación de peligro.

No obstante, si el estrés se vuelve crónico, se pierden glóbulos blancos de manera progresiva. Son demasiados días trabajando para defender al cuerpo, por lo que el nivel de inmunidad baja y tenemos más riesgo de enfermar.

Lee también: 7 consejos prácticos para reducir el estrés

2. Camina todos los días

Caminar-para-relajarse

Los ejercicios aeróbicos como caminar, ir en bici, bailar o nadar son muy beneficiosos para mejorar la correcta circulación y desintoxicar el sistema linfático. No podemos olvidar que forma parte del sistema circulatorio y, por lo tanto, todo ejercicio físico nos oxigena, regula la respiración y eleva las defensas naturales.

3. Consume agua con jugo de limón

El agua depura, facilita el buen funcionamiento de los órganos y, a la vez, hidrata. Ahora bien, también necesitamos de nutrientes y sales minerales.

Es por ello que, cada 3 días, sería apropiado tomar litro y medio de agua con el jugo de medio limón. Es una mezcla muy recomendable para desintoxicar el sistema linfático, a la vez que conseguimos vitaminas y minerales esenciales para el organismo. Recuerda también no endulzarlo nunca con azúcar.

4. No a las bebidas con gas

Los típicos refrescos con gas que tanto nos gustan son grandes enemigos del sistema linfático. Contienen conservantes, ácidos y químicos que no se pueden depurar rápidamente.

Si, además, seguimos una alimentación poco saludable, todo ello hará que se inflame, que se vuelva lento. Entonces, dejará de depurar los nódulos de grasa y se reducirá el número de glóbulos blancos, con lo cual tendremos un sistema inmunitario más débil. Evita las bebidas con gas o tómalas en momentos muy puntuales.

5. Sí al color verde

Por el contrario, multiplica el consumo de todas aquellas verduras de color verde ricas en clorofila, vitamina B y en bioquímicos. Son esenciales para depurar la sangre y desintoxicar el sistema linfático. No olvides incluir en tu dieta vegetales frescos y de cultivo orgánico como los siguientes:

  • Brócoli
  • Coles de Bruselas
  • Pimiento verde
  • Calabacín
  • Espinacas
  • Algas
  • Berros
  • Perejil
  • Lechugas
  • Apios
  • Puerros
bol de espinacas para limpiar las arterias

6. Consume frutas con el estómago vacío

Tal vez este dato te sorprenda, pero recuerda tener muy en cuenta esta información. La fruta contiene enzimas y ácidos esenciales que nos ayudan a desintoxicar el sistema linfático. Nos beneficiaremos más de estas propiedades si las tomamos con el estómago vacío.

La fruta tarda media hora en digerirse y, al instante, el sistema linfático empezará a notar esa ayuda. Si se come fruta después de la comida, la digestión será un poco más pesada y no se obtendrán todos los ácidos y las enzimas tan adecuadas.

7. Consume frutos secos

Toma nota de las cantidades diarias que deberías tomar y del tipo de fruto seco más adecuado para desintoxicar el sistema linfático. De los siguientes, elige el que más te guste; no se trata de consumirlos a todos y a cada día.

  • Entre 3 y 5 nueces. 
  • De 8 a 10 almendras.
  • 15 gramos de semillas  de girasol (sin sal).
  • Entre 15 y 20 pistachos.
  • 15 gramos de semillas de calabaza.
  • De 8 a 10 avellanas.
  • 15 gramos de semillas de lino.

8. Bebe jugo de arándano

Siempre sin azúcar, beber cada día jugo natural de arándano nos ayuda a depurar el sistema linfático de grasas y tóxicos. No obstante, no siempre es fácil conseguir jugo de arándano, así que si lo deseas también puedes prepararte jugo natural de uvas rojas o granada. ¡Delicioso!

Te puede interesar: Beneficios de incorporar la granada en nuestra dieta

9. Utiliza plantas naturales

Ortiga

Existen infusiones muy adecuadas para desintoxicar el sistema linfático. Puedes tomarlas en tu desayuno o después de la comida principal del día. ¿Quieres saber cuáles son las más adecuadas?

10. Date un baño desintoxicante

Una vez a la semana, resulta más que positivo que te prepares un baño relajante. No tienes más que llenar la bañera con agua tibia, añadir sulfato de magnesio y aceite esencial de lavanda. No olvides utilizar una esponja exfoliante para eliminar la piel muerta y abrir así los poros de tu piel.

Con todas estas sugerencias para desintoxicar el sistema linfático, permitirás que tu organismo funcione de mejor manera de modo general. Además, notarás los beneficios en otras áreas, ya que todas estas recomendaciones incluyen otros efectos positivos para el cuerpo.

  • Olmos Martínez, S., & Gavidia Catalán, V. (2014). El sistema linfático: el gran olvidado del sistema circulatorioRevista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias(Vol. 11, pp. 181–197). https://doi.org/10498/15974
  • Pecquet, J. (2003). Anatomia Aplicada do Sistema Linfático. Angiologia, 1–6. https://doi.org/10.1016/S0065-230X(08)60500-X