10 consejos para calmar la ansiedad a la hora de hacer dietas

Camila 15 abril, 2013
¿Sabías que con el ejercicio aeróbico, además de ayudarnos a perder peso, liberamos endorfinas? Además de ponernos de buen humor, estas despejan nuestra mente para que no pensemos en comer

Cualquiera que está pasando por la experiencia de querer bajar de peso lo puede afirmar: hacer una dieta no es nada fácil. (Por supuesto, hablamos de dietas sanas y equilibradas supervisadas por profesionales). Pero la realidad, es que hacer un régimen dietario no es nada sencillo: se trata de cambiar de hábitos, comer otro tipo de alimentos a los que tal vez no estamos acostumbradas, cuidarnos con las grasas y calorías….y claro, ¡el proceso es tan lento!

La clave es no desesperarse por querer bajar de peso rápidamente porque eso no sería saludable. Es importante tener paciencia y constancia, sobre todo. Sin embargo, si estás haciendo una dieta, hay ciertas costumbres que puedes adquirir que te ayudarán a no sentir hambre ni ansiedad entre comidas.

¿Sabes cuáles son?

  • Caramelos ácidos o pickles: Comerlos 15’ antes de la cena o el almuerzo te ayudan a llegar con menos hambre a las comidas porque te generan una sensación de saciedad.
  • Sopas: Antes de comer tu cena o almuerzo, tomar una sopa es una excelente idea porque te harán sentir más saciada, y de esa manera no necesitarás comer de más. Lo ideal es que sean sopas desgrasadas y caseras. Si son de vegetales, como calabaza, mucho mejor: de esa manera, le añades hortalizas a tu dieta. Las sopas naturales son sanas si las preparas sin grasas, con poca sal y usando vegetales: solo tienes que hervir y procesar estos alimentos para hacer una rica sopa. Hasta puedes guardarla en tu congelador y tenerla lista cada vez que quieras.
  • Gelatinas light: Casi no aportan calorías, y como son casi en un 100% agua, te ayudan a mantenerte hidratada. Por eso, cada vez que sientas hambre, en vez de recurrir a un snack o una golosina, recuerda: cómete una gelatina light. Ok, tal vez no sea lo más sabroso del mundo, pero puedes comer toda la que gustes; y para que sea un poco más rica, hasta puedes añadirle trozos de frutas.
  • No dejes pasar más de tres horas y media sin comer: Hacer dieta no se trata de No Comer, si no de comer…adecuadamente. Estar mucho tiempo sin comer hace que cuando tengas oportunidad de probar un bocado, te descontroles. Por eso, a media mañana, luego de almorzar y antes de la merienda, o sea, entre comidas, es buena idea que te comas algo pequeño. Si quieres mantenerte dentro de tu régimen, recuerda que no debe tener más de 200 calorías como mucho: lo ideal es un yogurt descremado o una fruta. Pero también puede ser un huevo duro, una porción de queso light, una barrita de cereal, una galleta de arroz con mermelada light, etc. Acompaña este snack con una infusión caliente y verás como la ansiedad y el hambre disminuye.
  • 2 litros de agua por día: seguro ya sabes que debes tomar esta cantidad de agua, pero tal vez no lo hagas porque es un hábito al que no estás acostumbrada. Intenta de a poco hacer de este hábito una costumbre, y verás que te ayudará a adelgazar: te hace sentir con menos hambre y te ayuda a eliminar toxinas. Claro, no hablamos de gaseosas. Pero puedes añadirle al agua jugo light en polvo para que no sea tan aburrido. Lleva al trabajo o a la facultad una botella de dos litros y que sea tu objetivo diario tomarla toda.
Ok, tal vez las manzanas no sean tan tentadoras como un chocolate...Pero, ¿quién dijo que hacer dietas era fácil?
Vale… tal vez las manzanas no sean tan tentadoras como un chocolate…Pero: ¿Quién dijo que hacer dietas era fácil?
  • Anotar lo que comes te ayudará a sentir que estás más comprometida estás con tu dieta. También es buena idea pesarte todos los días, a la maña y antes de irte a dormir, y llevar un registro para tener conciencia de tu curva de descenso. Ver tus progresos es el mejor incentivo para seguir con una dieta.
  • Cepillarse los dientes seguido con una pasta dental con gusto a menta y mascar chicles de menta: La menta contiene una sustancia química que modifica el PH de tu boca y hace que sientas un cierto rechazo a los alimentos.
  • Hacer ejercicio físico aeróbico: El ejercicio físico libera endorfinas que te ayudan a sentirte más calmada, menos ansiosa y de mejor humor, por lo tanto hacer ejercicio no es sólo clave para bajar de peso, sino también para mantener tu mente despejada y no estar todo el día pensando en comida.
  • Si tienes un evento: ¿Hace varios días que estás haciendo una dieta, pero sabes que el fin de semana tienes un casamiento o un cumpleaños que puede atentar contra tu régimen? Es imposible que en esas circunstancias te prives de comer. Lo que puedes hacer, es antes de ir a esta fiesta, comer en tu casa algo te ayude a sentirte llena: no dejarás de comer las delicias que sirven en el evento, pero seguro comerás menos.
  • Comer no es todo: Muchas veces, los eventos sociales vienen de la mano con una gran comilona. Juntarse con amigas, un cumpleaños, un casamiento, o hasta salir a comer con tu pareja. Estar todo el día pensando en comida si haces dietas es estresante ya que es dificil no caer en la tentación, y las dietas se tratan de perseverancia. Por eso, la próxima vez que tengas una reunión, no estés pensando en qué es lo que vas a comer, sino en que te juntarás con seres queridos. Si tienes hambre, intenta con alguno de los trucos que mencionamos antes, y si estás muy ansiosa, cómete una manzana y ocupa tu mente en otra cosa. En las dietas, recuerda: PERSEVERANCIA, CONCENTRACIÓN, AUTO CONTROL Y PACIENCIA.

Fotos de: Ansiedad Cero y MSR

Te puede gustar