10 cosas cotidianas que hacen que tu piel luzca mucho más vieja

Todos tenemos hábitos que no son demasiado buenos y que pueden provocar daños en nuestro organismo y. por supuesto. también en nuestra piel. Toma nota de estas acciones cotidianas que pueden provocar que nuestra piel luzca mucho más envejecida.

1. La posición al dormir

Consejos para despejar la mente y dormir mejor

Si duermes boca abajo tu cabeza estará girada hacia un lado lo que hace que se tensionen los músculos del cuello y los hombros.

Además, dormir en esta posición también empeora el flujo sanguíneo que llega al cerebro. Otra de las consecuencias que esta postura puede provocar son las bolsas debajo de los ojos y la hinchazón. Por ello, lo mejor es intentar dormir de espaldas o de lado.

Otro aspecto que puede resultar fundamental para la salud de nuestra piel es la elección que hacemos de la almohada. Si escoges una almohada demasiado alta interrumpirás el flujo sanguíneo normal, esto hará que tu piel se arrugue más.

La almohada perfecta te garantizará que el cuello quede recto y el mentón no esté muy cerca del pecho.

Ver también: Las 6 mejores infusiones para dormir

2. No usar gafas de sol

Protegerse del sol es garantía de una piel más sana. Hay que tener en cuenta que la piel que está alrededor de los ojos es muy delgada y se arruga más fácilmente al abrir y cerrar los ojos o entrecerrarlos por la luz solar.

Para intentar evitarlo usa gafas oscuras en los días soleados más allá de la estación del año en la que te encuentres.

3. Cuida tu forma de comer

comer-gusto

En función de la forma de comer tu piel podrá padecer problemas. Por ejemplo, si habitualmente masticas solo con un lado puedes padecer asimetría del rostro.

Esto se traducirá en que en un lado los músculos se pondrán más débiles y del otro siempre estarán tonificados.

4. Cuidado con el móvil

Si mantienes a diario largas conversaciones por teléfono, cuidado, porque al presionar el móvil entre la oreja y el hombro provocarás que aparezcan pliegues y arrugas en el cuello, así como flacidez en la mejilla.

Así que si hablas bastante por teléfono opta por el manos libres o el altavoz.

5. Un uso incorrecto de la tablet

Cuando sujetamos aparatos como la tablet o el móvil, lo hacemos de manera que esté mirando hacia abajo y esto puede provocar hinchazón y el conocido cuello de tortuga, es decir, la piel flácida y la aparición de arrugas.

Para impedir que esto ocurra, tendrás que evitar bajar la cabeza todo el tiempo mientras escribes mensajes o consultas cualquier cosa en tus dispositivos.

Te recomendamos leer: 10 alimentos para eliminar las arrugas

6. Apoyar la mano en el mentón

Un gesto tan sencillo como el de apoyar la mano en el mentón puede causar arrugas en el rostro.

7. Fruncir el ceño

Cejas

A menudo, hacemos ciertas expresiones faciales nocivas como: fruncir el ceño, apretar los labios o tensar los músculos faciales. Cuando te des cuenta que sin querer estás frunciendo las cejas intenta evitarlo, poco a poco irás acabando con esta mala costumbre.

8. Di adiós a las duchas calientes

Son mucho mejor las duchas de agua fría que las de agua caliente. Y es que, aunque una ducha de agua caliente puede relajar al máximo tu cuerpo, si estás mucho tiempo bajo este agua afectará a tu piel.

La capa protectora del pH puede y esto hará que tu piel se reseque y se descame. Por eso, procura no pasarte a la hora de apostar por el agua caliente de la ducha.

9. Usar aire acondicionado

Los aires acondicionados, lo que hacen, es absorber la humedad del aire y lo vuelven más seco. Esto provoca que tu piel también se vuelva más seca.

Por ello, es tan importante proporcionarle una buena hidratación y no abusar en ningún caso del aire acondicionado.

10. Cuidado con la elección de las fundas para la almohada

La almohada adecuada

También, debes tener mucho cuidado con la elección que realizas de las fundas para la almohada. La ropa de cama es una cosa, pero ten en cuenta que las fundas para almohadas están en contacto directo con la piel de tu rostro.

Si eliges fundas realizadas a base de algodón podrás acabar con arrugas, sobre todo, si duermes de lado. Así que, lo mejor será que optes por fundas confeccionadas a base de materiales como la seda o el raso porque provocan menos fricción.

Te puede gustar