10 cosas que necesitas llevar al hospital para dar a luz

No debes esperar la fecha de parto o cesárea para preparar el equipaje que llevarás al hospital. En la semana 32, alista lo que necesitas llevar para ti, tu bebé y tu acompañante.

Cuando ya estés entre las semanas 32 y 36, es bueno preparar la maleta con las cosas que necesitas llevar al hospital. Es mejor que no te tome de sorpresa si tu bebé decide apurar su llegada al mundo.

Entre las cosas que necesitas llevar al hospital estará lo que es para ti, lo que necesita llevar tu pareja o quien te acompañará en la estadía en el hospital, y las cosas del bebé que necesitará en sus primeros días de vida.

Toma tu agenda y prepara tu lista. Precisa cuántos bolsos o maletas vas a llevar, dónde estarán guardadas tus cosas, las de tu acompañante y las del bebé. Ordena todo y asegúrate de que todo esté bien limpio. ¡Prepárate que ya está cerca el momento que has soñado los últimos meses de tu vida!

¿Qué necesitas llevar al hospital?

Si todo se desarrolla con normalidad, estarán en el hospital no más de tres días. Así que esa debe ser la primera guía para la selección de la cantidad de ropa y productos que necesitas llevar al hospital.

Neceseres.

Para mamá

1. Documentos

Prepara una carpeta con los documentos importantes, eso incluye tu identificación, los papeles del seguro médico, los últimos estudios médicos realizados y los documentos emitidos por el hospital.

2. Ropa

Lleva batas o camisones que sean fáciles de poner y quitar. Los mejores son los que se abotonan o amarran al frente. Lleva una bata por día y la ropa que utilizarás para salir del hospital.

Lleva sujetadores o brasieres una o dos tallas por encima de la que usas. Si vas a amamantar, tus sujetadores deben ser los indicados. Aunque vayas a alimentar con biberón, la leche igualmente va a subir a tus pechos y necesitarás usar un brasier más holgado.

Cuida que los pantys sea de corte alto, para que la goma o liga no quede sobre la incisión en caso de ser cesárea. Existen pantys desechables para descartar una vez que se manchen. Si vas a usar una faja para atacar la flacidez después del parto, no dejes de incluirla.

No necesitarás más que el par de zapatos con que llegas al hospital, ese mismo lo puedes usar para la salida. Pero sí es bueno que incluyas unas pantuflas y unas sandalias de goma para bañarte en el hospital. No dejes de llevar un par de medias o calcetines, por si sientes frío.

3. Toallas o compresas clínicas

Ya sea que vayas a parir o que te vayan a realizar una cesárea, después del parto hay sangrado abundante. Es importante que incluyas un paquetes de toallas o compresas clínicas entre lo que necesitas llevar al hospital. Incluye también una toalla para secarte después del baño.

Te interesa leer: Ropa del recién nacido: prendas imprescindibles

4. Productos de aseo personal

Aunque en algunos hospitales suministran este tipo de productos, es probable que prefieras usar los tuyos. Lleva: cepillo dental, cepillo para el cabello, gomas o cintas para sujetar el cabello, champú, acondicionador, desodorante, crema humectante, barra humectante para labios y, si es de tu agrado, no olvides llevar tu maquillaje.

5. Artículos de uso personal

Si usas lentes de montura o de contacto, no los dejes en casa. También incluye tu teléfono y el cargador. Puedes llevar una agenda y lapicero para hacer las anotaciones sobre el bebé que estimes convenientes.

6. Lo que ayude para sentirse bien

Si te estás preparando para tener un parto natural, lleva lo que has previsto utilizar durante el trabajo de parto: almohada, música, aceite esencial para masajes, un libro o algo para leer mientras esperas.

Visita al hospital tras el parto.

Si ya tienes hijos, para tu tranquilidad (y la de ellos también), llévate una foto familiar para tener en la habitación. Es un bonito gesto que se vean todos juntos, cuando te visiten para conocer a su nuevo hermano recién nacido. También puedes incluir regalos del nuevo bebé para sus hermanos.

Para el bebé

7. Ropa

Incluye dos mudas de ropa por día. Mientras estén en el hospital son ideales los monos tipo bolsa o mamelucos. Para salir es mejor que lleves ropa que permita sujetarlo con comodidad a la silla para el carro, si la van a utilizar.

Es importante incluirles uno o dos gorros, medias o calcetines y mantas para utilizar durante la estadía en el hospital. También puedes incluir una toalla o cambiador para ponerlo sobre la cama cuando le vayan a cambiar el pañal.

8. Pañales

Si van a estar tres días en el hospital, puedes llevar de 6 a 8 pañales por día. Incluye unas bolsas plásticas con cierre hermético para entregar los pañales a las enfermeras debidamente identificadas con el nombre de tu bebé.

9. Artículos de uso personal

Si compraste un cepillo para el cabello del bebé, llévalo. Incluye también el corta uñas o las limas de esmeril para limar las uñas del bebé. Puedes incluir un jabón suave, la crema protectora contra la humedad y una loción humectante.

Artículos para el bebé.

10. Silla para el carro o portabebé

Si te realizan una cesárea, probablemente no podrás salir caminando y cargando al mismo tiempo a tu bebé. Si tu acompañante se ocupa de las maletas, el portabebé será muy útil para que lleve al bebé con facilidad.

La silla para el carro es una garantía de seguridad para el bebé desde el primer día. Debe estar a la mano, si la pueden instalar previamente en el vehículo mejor, por si se presenta alguna salida de emergencia hacia el hospital.

Para tu acompañante

Además, de su ropa y artículos o productos de uso personal, tu acompañante debe encargarse de llevar la cámara fotográfica o de video que, seguramente, quieres llevar para registrar la llegada de tu bebé al mundo.

Debes leer: La preparación al parto y sus beneficios

Si vas a tener un parto natural y hay piscina de parto en el centro hospitalario, es importante que tu acompañante incluya su traje de baño dentro de su equipaje.

Es importante que incluyas en su equipaje, dinero en efectivo por si se presenta alguna eventualidad que lo amerite. Preparar una bolsa con snacks o meriendas saludables para tu acompañante y para ti, también es una buena idea. Los momentos de espera pueden despertar el apetito y la comida del hospital no suele ser apetitosa.

Una vez listas las maletas que llevarás al hospital, tenlas visibles y al alcance de la mano. En el caso de que se presente alguna situación de emergencia, cualquiera puede hacerte el favor de coger lo que necesitas llevar al hospital.