10 disparadores de la migraña

Los estímulos sensoriales exagerados, desde luces brillantes hasta ruidos estridentes u olores fuertes, pueden ser desencadenantes de la migraña. Hay personas a las que también les afectan los cambios de tiempo

Son muchas las personas que sufren migrañas, pero estos no son los dolores de cabeza típicos. Los ataques por lo general incluyen una sensación pulsátil o dolor palpitante acompañado de sensibilidad a la luz y el sonido. A veces van acompañados de náuseas y vómitos, con una duración de 4 a 72 horas. Conoce los 10 disparadores de la migraña y así podrás evitar este padecimiento.

Para las víctimas, los ataques a veces pueden sentirse como si fueran al azar. Sin embargo, una estrategia que puede ayudar es la identificación de posibles factores desencadenantes. Por ejemplo cosas, situaciones o actividades que poseen una alta probabilidad de contraer una migraña. Aunque los desencadenantes no siempre son claros, muchos médicos sugieren mantener un diario en un intento de identificar y, en última instancia evitar, las circunstancias que parecen disparar la migraña.

Hay que tener en cuenta que los desencadenantes varían de una persona a otra, e incluso de un día para otro. La determinación y el control de los factores desencadenantes personales puede ser un ejercicio de empoderamiento. Esto te hará  tener más control sobre tus migrañas, especialmente cuando se combina con un estilo de vida saludable en general. Ello es posible incluyendo una dieta equilibrada, ejercicio regular y un control del estrés. A continuación, los 10 disparadores de migraña que se aplican para todos.

Cambios de rutina en el sueño

Al cerebro de las personas que padecen migraña le gusta que las cosas sean lo más normal y confiable posibles, es decir, la misma rutina. Eso incluye tu horario de sueño.  En realidad, si dormimos poco o experimentamos el jet lag puede desencadenar un ataque de migraña. Lo ideal es siempre tratar de levantarse a la misma hora todos los días, incluso los sábados y domingos. Suena duro, pero vale la pena, no solo se pueden evitar dolores de cabeza, sino que también ayudarás a tu sueño. Cambiando tu reloj corporal varias horas al final de cada semana, obligas al cuerpo a un desfase horario fijo. Ello es posible que cause problemas de sueño y salud en el futuro.

La calma tras el estrés

Estres desencadenante de la migraña

Tiene sentido que el estrés sea un desencadenante de la migraña para muchas personas. Pero resulta que, por lo general, esto es el periodo de relajación después del estrés. La respuesta del estrés del cuerpo aumenta los niveles de varias sustancias químicas que luego decaen una vez que nos calmamos. Ese cambio químico podría ser lo que hace desencadenar la migraña. Esto explicaría por qué un ataque puede golpear en el primer día de vacaciones, el día después de salir de un trabajo estresante o al comienzo de tu luna de miel.

La lluvia

Aunque aún no ha habido ninguna investigación definitiva que aúne las migrañas con el clima, anecdóticamente hablando, los pacientes a menudo informan tener más migrañas en los días lluviosos. Dado a que no podemos controlar el tiempo, puedes tener un cuidado especial para evitar otros factores desencadenantes en días de lluvia.

Las fluctuaciones de estrógeno y la migraña

Embarazo-y-estrógenos-influyen-en-las-migrañas

Las fluctuaciones de los estrógenos pueden desencadenar migrañas, debidas a diversos factores como:

  • La menstruación.
  • Las píldoras anticonceptivas.
  • El embarazo o postparto.
  • La menopausia.

Y lo que es más, también pueden reducir el umbral de la migraña, lo que significa que puedes ser más susceptible a otros factores desencadenantes.

El perfume de tu compañero de trabajo

Ese olor fuerte es más que molesto para algunas personas que sufren de migraña. Por tanto, es suficiente para desencadenar un ataque. Estímulos sensoriales también pueden ser responsables del dolor de cabeza. Algunos de ellos son:

  • Las luces brillantes (incluyendo el sol, la pantalla del ordenador o el brillo de la pantalla del cine).
  • Los olores fuertes (como el perfume o el humo del cigarrillo).
  • Ruidos estridentes.

La comida

La comida también está relacionada con las migrañas

Los alimentos que contienen estos elementos pueden causar un ataque de migraña:

  • Tiramina: Incluye el vino tinto, quesos curados, ciertas carnes procesadas y la carne de cerdo, entre otros.
  • Taninos. Incluidos el vino tinto, el té, el café y el zumo de manzana.

Otros aditivos alimentarios, incluyendo glutamato monosódico, el aspartame y los nitritos, podrían ser responsables del dolor de cabeza. Aunque de nuevo, muchos de los datos son anecdóticos y no científicos en este punto. En las personas con enfermedad celíaca o una alergia al gluten también puede causar migrañas. Llevar un diario puede ayudar a localizar los alimentos que piensas que podrían estar causando tus dolores de cabeza.

Beber café (y no beberlo)

El consumo del café funciona en ambos sentidos. Es decir, el exceso de cafeína puede desencadenar un dolor de cabeza. Por el contrario, para los bebedores asiduos no recibir su ración también puede desencadenar migrañas. Esto también puede ser el culpable de tus dolores de cabeza de fin de semana si eres un consumidor alto de café durante toda la semana en la oficina y no lo haces en casa.

El alcohol

Cerveza-podría-causar-migrañas

El cuerpo metaboliza el alcohol en acetato, lo que podría causar una migraña. Para evitar el dolor, se sugiere beber con moderación, consumiendo alimentos con el alcohol. Mientras que todo el alcohol puede desencadenar migrañas, licores de color oscuro, como el tequila, el whisky y el vino tinto parecen ser peores.

El esfuerzo físico

El esfuerzo físico puede desencadenar un dolor de cabeza. Aunque la causa exacta de las migrañas inducidas por el ejercicio no se entienden totalmente. Podría ser debido a un cambio químico en el cerebro. Especialmente se produciría entre aquellos que están empezando a practicar ejercicio. En este sentido, lo ideal es entrenar de forma periódica.

Evitar el almuerzo

Una vez más, la rutina es la clave para los que sufren de migraña. Saltarse una comida o estar en ayunas puede desencadenar un ataque de migraña. No sabemos exactamente por qué, pero podría tener algo que ver con los niveles bajos de glucosa. De cualquier manera, es importante comer regularmente cuando sea posible para evitar un ataque.