10 estrategias para quemar grasas

Valeria Sabater · 9 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 20 mayo, 2019
El sedentarismo favorece la absroción de las grasas, por lo que, para combatirlas, tenemos que movernos. Procura salir a correr o caminar deprisa media hora al día

Lo sabemos, quemar grasas no es fácil. Estamos acostumbradas a todas esas dietas milagro que nos aseguran perder peso en poco tiempo. Pero te aseguramos que podemos conseguirlo de forma sana conociendo estas estrategias. ¿Te animas?

10 modos de quemar grasas

grasas-localizadas-cadera

Quemar grasa no es fácil. De hecho, no se trata en absoluto de dejar de comer o de comer menos. Es un gran error. Se trata de enfocar nuestra vida de otro modo, de un modo más saludable donde no falte el ejercicio y una correcta alimentación. Jamás caigas en el error de de saltarte una comida, una cena o aún menos un desayuno. Según diversos estudios, esto no está asociado bajo ningún concepto al adelgazamiento.

De hecho, lo único que conseguimos es llegar con más hambre a la siguiente comida, nuestro metabolismo se altera y nuestra salud se resiente.

Para quemar grasas debemos ser responsables y cuidarnos en todo momento, recordando que no hay una receta mágica, solo esfuerzo y voluntad. Te damos pues las claves para que vayas consiguiéndolo día a día.

1. Sal a correr o a andar a paso rápido

Si no estás acostumbrada a correr, sería indicado que al menos salieras a andar a paso más bien rápido. Basta con que dediques a este ejercicio unos 20 minutos al día. Pero eso sí, hemos de ser constantes. No debemos hacer caso a los mitos que nos aseguran que una vez que dejemos de lado el deporte, nuestro metabolismo seguirá funcionando de la misma forma que cuando nos movemos.

2. Muévete un poco más

Es cuestión de ser conscientes de las horas en que te ves obligada a estar sentada o inactiva. Por ello, intenta siempre que puedas salir un poco de casa: pasear al perro, salir a comprar, pasear por el parque, usar las escaleras antes que es ascensor. Es, sencillamente, «cambiar un poco el chip».

3. Cuida tu ingesta de proteínas

bol de cereales

Así es, comer proteína magra en el desayuno y almuerzo por ejemplo, nos va a permitir tener más energía y, por ende, más ganas de movernos. Por lo tanto, vale la pena incrementar un poco el consumo de huevo, pechuga de pollo, pescados azules o yogur griego.

4. La ayuda de la canela

¿Sabías que la canela nos ayuda a reducir el apetito y tiene la capacidad de acelerar el metabolismo? Así es, así que vale la pena hacerte una infusión al día, o incluirlo en tus yogures o en algunas de tus frutas. ¡Es deliciosa!

5. Empieza el día con agua tibia con limón

Aunque no está demostrado científicamente, puedes empezar el día con un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón . La vitamina C contiene muchos beneficios que ayudarán a tu cuerpo.

6. Aprende a organizar tu tiempo

Es una clave fundamental. Lo ideal es que podamos distribuir diariamente nuestras responsabilidades cuidando así nuestros hábitos. Tómate tiempo para desayunar, cumple tus ocupaciones laborales y familiares, pero encuentra tiempo para salir a correr o andar, tiempo para relajarte, para cocinar de modo saludable y sano. Intenta siempre comer a las mismas horas y dormir entre 7 y 8 horas diarias.

7. El té verde

En primer lugar, es rico en antioxidantes, ademásde ser saludable y sabroso. Por otra parte, los estudios sobre el té verde no han sido concluyentes en su relación con la pérdida de peso, pero eso no implica que no sea una forma saludable de afrontar el día.

8. El pomelo

Si no lo consumes, empieza a ponerlo en tu lista. Ideal para tus desayunos o en las tardes tomado en un rico jugo natural. Actualmente, sin embargo, no existen evidencias científicas que avalen sus supuestas capacidades adelgazantes, aunque tiene una importante cantidad de fibra.

9. Las verduras crudas

Verduras

Es lo mejor para tu día a día. Ricas ensaladas de hojas verdes, tomates frescos, zanahorias, apio, puerros…contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales, y suelen aportar fibra (especialmente las espinacas, la lechuga y las ya mencionadas zanahorias).

Pero recuerda, intenta conseguir verduras orgánicas y que no contengan pesticidas.

10. Sé constante, motívate día a día

No pierdas la esperanza, ni te vengas a bajo si ves que pasan las semanas y no ves que tu peso rebaja. Requiere tiempo, esfuerzo y mucho ánimo. Pero se consigue. Un modo excelente de verte motivada día a día es seguir estas pautas junto a una o varias amigas. Seguir una dieta adecuada donde se restrinjan las grasas y, también,  los dulces, aumentar el consumo de vegetales y jugos frescos, y donde no falte la actividad. Salir a andar, a nadar, a bailar. No lo dudes, puedes conseguirlo.

Ver también: 

  • Avila, E. R. (2006). La Dieta Cetogénica. Revista Chilena de Epilepsia.
  • D. Dominguez Nuñez. (2010). Nutrición y ejercicio. Endocrinología y Nutrición.
  • Tierra Orta, J., & Algarra, J. C. (2009). EDUCACIÓN FÍSICA EN ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES. Wanceulen E.F. Digital.
  • Zúñiga, R. (1997). El ejercicio y la salud, “La Caminata”, beneficios y recomendaciones. Revista Costarricense de Salud Pública.
  • National Institutes of Health. (2017). Suplementos dietéticos para adelgazar.