10 formas naturales de tratar la resequedad de la piel

La resequedad de la piel es un tema que aqueja a casi toda mujer. La solución está en el hábito de una hidratación continua. Y nada mejor que las alternativas naturales venidas de la misma Madre Tierra.

La resequedad de la piel es una queja muy común en el invierno. El aire frío y seco del invierno roba la vida de una piel suave y sedosa. Otros factores que contribuyen a la resequedad de la piel incluyen deficiencias nutricionales, envejecimiento y una predisposición genética.

Hay muchas lociones en el mercado que prometen una completa hidratación, muchas con ingredientes sintéticos que pueden no ser tan saludables. Además, la mayoría son puestas a disposición a un precio muy alto.

Las formas naturales de tratar la resequedad no solamente son económicas, sino que también son muy efectivas para nutrir e hidratar la piel por completo.

Formas naturales de tratar la resequedad de la piel

Las siguientes prácticas son ideales para hidratar la piel, haciéndola más suave, lozana y saludable.

1. Aceite de oliva

Aceite de oliva

El aceite de oliva contiene muchos antioxidantes y ácidos grasos saludables que son muy buenos para la piel. Alivia y acondiciona la piel seca de todo el cuerpo.

Aplica una capa delgada de aceite de oliva virgen media hora antes de ducharte. Coloca un poco de aceite de oliva en tus manos, tus piernas y demás áreas resecas. Masajea ligeramente.

Lee también: 6 beneficios del aceite de oliva virgen extra para la salud

2. Crema de leche

El ácido láctico presente en la crema de leche ayuda a tratar la resequedad de la piel. La naturaleza calmante de la crema de leche también equilibra el pH de la piel. La crema de leche tambien es un excelente humectante.

Mezcla unas gotas de jugo de limón y crema de leche. Frótala en tus manos y piernas. Dejála actuar por unos minutos antes de bañarte. Aplícala una vez por semana.

3. Leche

Leche

La leche tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes que alivian la piel seca y con picazón. Además, el ácido láctico contenido en la leche exfolia las células muertas de la piel y aumenta la capacidad de la piel para retener la humedad.

Remoja una toallita en leche fría y colócatela sobre las zonas resecas de tu piel durante cinco a siete minutos. Lava suavemente con otro paño empapado de agua tibia. Aplícala cada dos días.

Entérate: Yogur griego: beneficios y diferencias con el normal

4. Miel

La miel es considerada uno de los mejores humectantes naturales con propiedades antioxidantes, antimicrobianas y humectantes. Por lo tanto, ayuda a bloquear la humedad para hacer que tu piel sea más suave. Además, la miel contiene muchas vitaminas y minerales esenciales que ayudan a mejorar la salud de tu piel.

Antes de bañarte, coloca miel en las zonas resecas de tu cuerpo y déjala actuar durante cinco a diez minutos. Repite semanalmente para disfrutar de una piel muy bien hidratada.

5. Yogurt

Yogurt

El yogur es un excelente hidratante para la piel. Además, sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias ayudan a aliviar la piel seca, específicamente. Su alto contenido de ácido láctico ayuda a eliminar cualquier gérmen o bacteria que puedan causar resequedad o picazón.

Aplica yogur natural en tus manos, tu rostro y tus piernas. Masajea suavemente las zonas resecas de tu piel y permite que actúe durante 10 minutos. Luego, toma una ducha. La suave acción exfoliante del yogur dejará tu piel fresca. Repite a diario por 15 días.

6. Aceite de coco

Este aceite es excelente para tratar la piel seca. Tiene una importante cantidad de ácidos grasos que compensan cualquier pérdida de humedad de la piel.

Coloca aceite de coco en tu cuerpo antes de dormir. Lava tu piel por la mañana. Repite diariamente. También, puedes aplicar aceite de coco en las zonas resecas de tu piel después de tomar un baño. Cuando tu piel está húmeda, el aceite de coco se absorbe más fácilmente.

7. Aguacate

mascarilla aguacate

El aguacate contiene una serie de ácidos grasos, vitaminas y antioxidantes que ayudan a mejorar la piel desde el interior. El alto contenido de vitamina A del aguacate ayuda a reparar y mantener la piel saludable.

Tritura la pulpa de un aguacate hasta obtener una pasta suave. Aplícala en toda tu piel. Déjala reposar por 15 minutos. Enjuaga con agua fría. Repite una vez al día.

8. Harina de avena

Usar avena es otra forma natural de hidratar y aliviar la resequedad de la piel. Su alto contenido de proteína deja una barrera protectora sobre la piel que evita la pérdida de agua, ayudando a mantener la humedad.

Vierte una taza de avena en tu bañera llena de agua tibia. Agrega unas gotas de aceite de lavanda. Sumérgete en el agua de baño durante 30 minutos. Disfruta de este baño relajante una vez a la semana.

9. Aceite de almendras

Aceite de almendras

Es una excelente fuente de vitamina E y, por lo tanto, se considera el mejor emoliente y lubricador de pieles secas. Adicionalmente, debido a que este aceite no es graso, se absorbe más fácilmente.

Calienta un poco de aceite de almendras. Antes de ducharte, masajea durante media hora las zonas resecas de tu cuerpo con el aceite a temperatura tibia. Después de la ducha, cuando tu piel esté húmeda, aplica un poco de crema hidratante (ligera). Repite el procedimiento diariamente.

También, puedes beber un vaso de leche caliente mezclada con una cucharadita de aceite de almendras antes de irte a dormir. Repite todas las noches para disfrutar de una piel más sana y de un sueño relajante.

Es importante destacar que las personas alérgicas a las almendras no deben usar los remedios de aceite de almedras.

10. Aloe vera

Contiene propiedades calmantes, antisépticas y antifúngicas que pueden ayudar a combatir la piel seca e irritada. También, previene la descamación. Este remedio natural hidrata tu piel y forma una capa protectora que la mantiente libre de cualquier tipo de impurezas.

Aplica el gel de aloe vera en tu piel seca, dejándolo reposar durante 10 minutos. Enjuágalo con agua tibia. Repite dos veces al día.

Prueba estas formas naturales y alivia la incomodidad propia de una piel reseca. Recobra la suavidad y la lozanía de tu piel.

Te puede gustar