10 ideas para una boda en primavera

Celebrar una boda en primavera nos asegura que el entorno va a ser luminoso y colorido, por lo que debemos adaptar las decoraciones y estilismos a la época del año.

Organizar una boda en primavera es, quizá, el sueño de la mayoría de las novias. Una época en la que todo florece y algunas asocian la temporada, directamente, con el fortalecimiento del amor.

Los colores, las flores, los pájaros y toda la naturaleza parecen trabajar en conjunto para la celebración. Sin embargo, es necesario personalizar la fiesta para que sea única y no se convierta en repetición de otros.

10 ideas para una boda en primavera original e inolvidable

1. Vestido con colores

Es una buena ocasión para sumarle al tradicional vestido de novia un color diferente. Los rosas suaves y duraznos son una tendencia que otorga elegancia y frescura. Algunas chicas eligen una combinación del blanco con estos tonos para diferenciarse del resto.

Las damas de honor pueden llevar vestidos con pequeñas flores o de un color fuerte que contraste con la novia. Para todas, la alegría de la naturaleza tiene que estar presente en sus prendas.

2. Un tocado floral

Son tantas las variedades de flores que se encuentran en primavera que se producen los tocados más bellos y delicados. Así, se pueden utilizar las mismas para realizar una coronita o arreglo único en el cabello. Las novias se ven como princesas aniñadas que caminan hacia el altar.

Ver también: 5 tipos de flores para un jardín en el balcón

3. Invitaciones primaverales

Al momento de realizar las invitaciones, es mejor que ya tengan definidas las flores que utilizarán. Se pueden diseñar las tarjetas con el mismo motivo y con un diseño colorido y juvenil. Todas las características de la primavera deben complementarse con el amor en esa invitación.

En una boda en primavera, ganan en presencia las tarjetas con manchas de acuarela y divertidas. La primera impresión es que será una fiesta a la que nadie querría faltar.

4. Mesas alegres 

Mesa de boda en primavera

La decoración de las mesas debe salir de lo convencional. No hay que tener miedo de perder elegancia por usar más variedad de colores. Está claro que siempre es fundamental seguir el mismo estilo, para que no parezca un carnaval.

  • Sobre ellas deben abundar jarrones con flores acompañadas en las esquinas y rincones con moños y cortinas naturales.
  • En cada plato puede haber una rosa para el invitado.

5. Miniensaladas

En la recepción, podemos dar un toque diferente si preparamos miniensaladas con todas las verduras de estación. Asimismo, se usa colocar varias islas con comidas frescas para que cada invitado se sirva.

Las variedades son infinitas y pueden complementarse con todos los colores decorativos del salón. Tampoco deben faltar, en ningún momento, las bebidas refrescantes a base de frutas.

6. Una torta primaveral

En el pastel de los novios, el decorado debe ser liso con flores (en lo posible, las mismas de las invitaciones). Un fondo blanco con muchos colores por encima es sinónimo de la felicidad que sienten los novios.

El relleno debe ser a base de frutas y evitar los chocolates u otras cremas con demasiadas calorías. Se puede dejar esa opción para una tarta en la mesa dulce.

Lee también: 10 tradiciones de boda más curiosas de todo el mundo

7. Decoración en una boda en primavera

Los tonos blancos y las flores son las estrellas de toda la fiesta. Son la combinación perfecta que marca el equilibrio entre la elegancia y la juventud presentes en el lugar. Para una foto especial, pueden armar un rincón especial con una cortina floral.

También es importante marcar con un camino de rosas el paso hacia la pista de baile desde los diferentes sectores. Así todos los invitados podrán pasar por ese pasillo floral para llegar al vals con la novia.

8. Banquete diferenciado

El banquete de la boda en primavera también es fresco y diferenciado de las demás bodas. Los alimentos que se ofrecen oscilan entre los mariscos, las verduras salteadas y sándwiches de todo tipo.

Para las carnes, no pueden faltar las salsas frescas y siempre manteniendo la línea de los colores. Todo debe combinar perfectamente como en un cuadro de arte. Seguiremos el mismo patrón con postres, ensaladas de frutas y helados.

9. Limonadas para la sed

La barra libre debe contrar todas las bebidas posibles para que ningún invitado se vaya sin su trago. No obstante, la distinción en la boda en primavera es la presencia de limonadas durante toda la jornada. No existe una bebida mejor para la sed y el detalle de la rodaja de limón en la copa es lo que destaca.

10. El coche de los novios

Descapotable o no, antiguo o moderno, el auto que lleve a los novio tiene que estar lleno de flores coloridas. Y, para los más atrevidos, se pueden agregar las famosas latas en la parte trasera del coche. Así serán lo último que se escuche en su despedida.

Sin lugar a dudas, una boda en primavera es el evento ideal para que muchos invitados se contagien del amor que circula por el ambiente. No se la pierdan.