10 juegos peligrosos entre adolescentes

Ana Quintana 23 diciembre, 2017
Existen juegos que suponen un peligro para las personas. Dado que suelen ser más populares en la adolescencia, hay que estar atentos.

En la actualidad, existen cada vez más juegos peligrosos que se difunden con facilidad entre los adolescentes mediante las redes sociales. Independientemente del formato en el que se presente la idea (audio, vídeo, imagen o texto) todas, por igual, suponen un riesgo para la vida.

Se considera que una idea es peligrosa cuando cruza el límite de lo que es beneficioso para la salud. Al no tener en cuenta la propia seguridad, o la de otros, una idea puede convertirse en un evento desafortunado.

Si bien es cierto que la adolescencia es una etapa en la cual se necesita explorar y experimentar a fondo, es necesario guiar a los adolescentes. Ellos necesitan que se les enseñe a discernir entre qué es realmente provechoso y qué no, hasta dónde se puede llegar y por qué, y también, por qué conocer los límites no implica que se pierda la diversión.

A continuación te comentamos cuáles son los juegos peligrosos que pueden sugerirse entre adolescentes, en qué consisten y por qué son perjudiciales.

10 juegos peligrosos entre adolescentes

1. El desafío de hielo y sal

cubos-de-hielo

Este juego consiste en colocar sal sobre la piel y hacer presión con un cubo de hielo. Esto produce una reacción química que produce que la persona experimente una sensación de quemazón que puede llegar hasta los 21 grados bajo cero.

¿Quién es el ganador en este juego? El que logre soportar el dolor durante más tiempo y comparta la hazaña en Internet. Este es uno de los juegos peligrosos con mayor difusión en las redes sociales.

Visita este artículo: 7 beneficios que obtienes cuando aplicas un cubito de hielo en tu piel

2. Shocking game (Juego de la asfixia)

En este juego el objetivo es lograr que la persona se desmaye. Para ello, se le ahorca hasta que se desvanezca. ¿Por qué? porque, supuestamente, durante al desmayarse se experimenta una sensación de felicidad, muy parecida al efecto de las drogas o el alcohol.

Pero, ¿qué pasa cuando se priva al cerebro de oxígeno? Inevitablemente se dañan las células. Entre sus consecuencias más graves están las convulsiones, entrar en estado de coma e, inclusive, la muerte.

3. Knockout game

Knockout game

Entre los juegos peligrosos, los retos son la forma en que los adolescentes consiguen la motivación para realizar una acción determinada y lograr aceptación. Apenas se tienen en cuenta las consecuencias, ya que la meta es lograr cierto estatus social y reconocimiento por parte de otros adolescentes.

Este juego consiste en agredir a personas extrañas, sin motivo alguno. Un grupo de varios adolescentes se reúne  en una zona, escogen una víctima al azar y al interceptarla, comienzan a golpearla con los puños y los pies hasta que se cansen y salgan corriendo del sitio.

 De interés: 3 claves para educar a tu hijo adolescente

4. Fire challenge (Desafío del fuego)

La moda es un arma de doble filo y los adolescentes tienen a caer en muchas tendencias en su búsqueda de aprobación social. Por ello, a menudo actúan de manera impulsiva.  El desafio del fuego consiste en mojarse una zona del cuerpo con un líquido inflamable y prenderse fuego.

Mientras tanto hay otro participante que se encarga de grabar la acción y el protagonista intenta extinguir la llama lo más rápido posible. El problema es que no siempre es posible extinguirla.

5. Balconing (Saltar de un balcón)

Balconing (Saltar de un balcón)

Los adolescentes compiten por el título de ganador, su instinto de superioridad se interpone ante la razón. ¿De qué trata este juego? Consiste en saltar desde el lugar más alto que se encuentre (entre más elevado sea, mayor valentía gana el participante) que, por lo general, suele ser un balcón. A menudo se salta bajo los efectos del alcohol o las drogas.

6. El reto de la canela

El objetivo es tragarse una cucharada de canela en polvo en una cantidad en un instante y sin beber ningún tipo de líquido. Gana la persona que logre tragarse la canela sin toser. Por lo general, los participantes terminan expulsando la mezcla por la boca y la nariz. A esto se le conoce como “aliento de dragón”.

Este juego puede afectar severamente los pulmones, ocasionar asfixia, irritación en la garganta e incluso un colapso pulmonar.

7. Ingerir gel antibacterial

Jabón antibacterial

La popularidad de este reto ha incrementado de forma alarmante. Comenzó a practicarse en Suecia y, desde entonces, han sido millones los niños y adolescentes alrededor del mundo que han caído en la tentación.

El reto consiste en beber gel antibacterial. Se considera que este producto tiene hasta un 80% de alcohol etílico y provoca los mismos efectos de una bebida alcohólica pero multiplicados. Esto produce que la persona se envenene.

8. Jarabe de la tos

Un simple jarabe para la tos, ¿quién no tiene uno en casa? Muchos jarabes para la tos contienen dextrometorfano, que al beberse de forma excesiva, causan alucinaciones y estados de euforia.

9. Eyeballing (ponerse alcohol en los ojos)

Eyeballing (ponerse alcohol en los ojos)

Este juego consiste en la separación de los párpados para colocar la botella de vodka en los ojos y verterla. Posteriormente, el alcohol entra en contacto directo con la retina. Esto se hace para intensificar los efectos del alcohol.

Los especialistas afirman que esta práctica provoca daños irreversibles en la córnea.

10. El reto de las 48 horas

El reto de las 48 horas es uno de los juegos peligrosos más populares. Consiste en salir de casa, sin avisar a nadie y permanecer ausente durante 48horas consecutivas. ¿Quién gana? Aquel que logre movilizar la mayor cantidad de personas y autoridades. Por supuesto, el acontecimiento debe acaparar la atención de las redes sociales.

Dado que la adolescencia es una etapa difícil es importante que toda persona se mantenga al día con las modas de juegos peligrosos que surgen, para así poder detectar y denunciar a tiempo una práctica peligrosa tanto para el adolescente como para los demás.

Por otra parte, también hay que prestar atención al uso de las redes sociales que mantienen los adolescentes para asegurarnos de que no ponen en riesgo su salud o sus vidas.

Te puede gustar