10 mandamientos de una nutrición sana

Para aprovechar al máximo los nutrientes y mantener un peso sano es primordial conocer los mandamientos de una nutrición sana. Te contamos en detalle cómo ayudan a mejorar la dieta.

La recomendación principal para mejorar la calidad de vida es comer bien. Sin embargo, algunos no han entendido lo que esto implica. Por esta razón, es muy importante conocer en detalle los mandamientos de una nutrición sana.

Si bien la dieta se debe adaptar a las necesidades especiales de cada uno, hay algunas generalidades que permiten mejorarla en cualquier caso. Lo esencial es comprender que no es un hábito para unos pocos días, sino que debe ser algo permanente.

Entendemos que muchos tienen dudas sobre cómo debe ser la alimentación. Debido a esto, a continuación queremos compartir esos mandamientos que todos deben tener en cuenta para no salirse del concepto de dieta saludable. ¿Los conoces? ¡Ponlos en práctica!

1. Incrementar el consumo de frutas y verduras

Todas las variedades de frutas y verduras contienen nutrientes esenciales que mejoran tanto la salud como el peso. Su consumo diario fortalece el sistema inmunitario y ayuda a prevenir varios tipos de enfermedades. Por eso, no es para nada extraño que se recomiende el consumo de al menos 5 porciones al día.

Verduras y frutas.

2. Remplazar los refinados por integrales

Los cereales integrales conservan más cantidad de fibra y nutrientes que sus versiones refinadas. Además, son una importante fuente de hidratos de carbono complejos cuya asimilación ayuda a mantener un óptimo nivel de energía. Algunas opciones sanas son:

  • Avena
  • Pan integral
  • Pasta integral
  • Tortillas de maíz
  • Arroz

Te interesa leer: 7 menús diarios para una dieta saludable

3. Evitar cualquier fuente de azúcar

Los alimentos y bebidas que contienen grandes cantidades de azúcar son peligrosos enemigos de la salud. Aunque esta sustancia es adictiva y produce satisfacción en el momento, su acumulación en el organismo es la causa de graves desórdenes metabólicos como la diabetes y el sobrepeso.

4. Consumir grasas saludables

Uno de los mandamientos de una nutrición sana es no suprimir la totalidad de las fuentes de grasa. Si bien las grasas saturadas y trans son dañinas para la salud, otros tipos de “grasas buenas” aumentan la energía y mejoran la salud cardiovascular. Algunos alimentos que las contienen son:

  • Aguacates
  • Frutos secos y semillas
  • Pescados grasos y mariscos
  • Aceite de oliva extra virgen

5. Limitar los procesados

Incluir alimentos procesados o prefabricados en la alimentación regular tiene muchas desventajas. En primer lugar, estos productos contienen sustancias aditivas que inciden en la aparición de problemas inflamatorios y enfermedades crónicas. También contienen demasiado sodio y suelen ser una fuente de grasas saturadas.

Alimentos procesados.

6. Balancear el plato de comida

Para que la nutrición sea óptima es primordial garantizar la absorción de todos los micronutrientes y macronutrientes. Por ende, lo más aconsejable es balancear todas las comidas principales añadiendo ingredientes que hagan dicho aporte. En general cada plato debe contener: hidratos de carbono, grasas saludables, proteínas y vitaminas y minerales.

7. Comer en casa

Cocinar y comer en casa es uno de los mandamientos de una nutrición sana más destacados. Aunque parezca algo sin importancia, casi todos consiguen comer mejor cuando hacen sus propias preparaciones con ingredientes frescos y variados.

Al dedicarle un tiempo a la cocina se pueden hacer mejores combinaciones de alimentos, sin sobrepasar el número de calorías recomendado. Además, es una gran oportunidad para elegir métodos de cocción que cuiden la salud.

8. Ingerir bebidas saludables

La ingesta diaria de agua y bebidas saludables es una sencilla medida que le aporta muchos beneficios al cuerpo. Este líquido vital interviene en todas las funciones vitales y es determinante para desintoxicar la sangre y perder peso. Lo mejor de todo es que garantiza una óptima hidratación y previene bajones de energía.

9. Mandamientos de una nutrición sana: comer porciones pequeñas

Aunque todas las preparaciones estén elaboradas con alimentos sanos, es primordial aprender a moderar las porciones de cada plato. Ningún modelo de dieta saludable sugiere comer de forma excesiva. Por consiguiente, lo adecuado es hacer tres comidas principales moderadas y dos meriendas pequeñas.

Porciones pequeñas de comida.

10. Masticar bien los alimentos

Uno de los mandamientos de una nutrición sana que más se ignora es la forma de ingerir los alimentos. A pesar de que muchos le restan importancia, masticar bien las comidas es clave para un óptimo aprovechamiento de los nutrientes y una mejor digestión.

A este hábito se le llama “comer a conciencia” y sugiere masticar los alimentos por lo menos 30 veces antes de tragarla. Asimismo, implica disfrutar cada plato sin interrupciones de teléfonos móviles o televisores.

Leer también: 10 cambios que ocurren en tu cuerpo después de dejar de comer carne

¿Aún no aplicas estos mandamientos en tus hábitos alimentarios? Si quieres una nutrición sana, ponlos en práctica desde ahora. En resumen, son medidas sencillas que pueden causar un cambio muy positivo en cualquier dieta.

Te puede gustar