10 maneras de terminar con la costumbre de comer después de la cena

Lorena González 17 noviembre, 2017
¿Sabías que, al lavarte los dientes, le mandas la señal a tu cerebro de que ya has terminado de comer y de esta forma evitas picar después?

¿Después de cenar al rato vuelves a comer y no sabes cómo lograr terminar con esta nefasta costumbre?

Presta atención porque te acercamos una serie de trucos con los que lograrás terminar con este mal hábito que solo hace que ganes peso o, al menos, no puedas bajarlo.

1. Introduce en tu desayuno huevo

Uno de los modos de lograr dejar de comer tras la cena es desayunando bien. Por este motivo es fundamental que tomes un huevo durante el desayuno.

  • Los huevos te ayudarán a perder peso porque son dos veces más saciantes que alimentos como la avena o el pan.
  • Esto hará que se vea reducida la sensación de hambre y el consumo de calorías durante las siguientes 24 horas sea menor.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 razones por las que no te debe faltar el desayuno

2. Intenta no comprar alimentos muy calóricos

Por qué el chocolate no es sano

Un buen modo de evitar la tentación es no comprando alimentos que sean muy calóricos. Si no tienes chocolate, y snacks no podrás tomarlos. Así de simple.

En el caso de que tengas o que debas comprarlas por las otras personas con las que puedas vivir, no olvides precintar bien el paquete y esconderlo todo lo que puedas.

3. Evita la comida llena de calorías vacías

Una de las cosas que debes hacer es prescindir de la comida con calorías vacías. Para ello tendrás que evitar:

  • Fritos
  • Comida rápida
  • Gaseosa dulce
  • Panecillos
  • Salsas
  • Alcohol

Todos estos alimentos tienen una característica común y es que están llenos de carbohidratos rápidos que no harán ningún bien a tu peso.

4. Reduce la cantidad de sal que pones a tus platos

consejos para reducir el consumo de sal

Es importante controlar la cantidad de sal que pones en tus platos. Ten en cuenta que en función de dicha cantidad al final lograrás tener más hambre y, además, la sal lo que hace es que retengas líquidos.

Así que, una de las posibles soluciones es que si lo que quieres es intensificar el sabor natural de la comida, recurras a otros productos como la cebolla, el ajo o las especias.

5. Apuesta por alimentos como el brócoli

El brócoli hará que te sientas saciado durante más tiempo. Por ello, si tienes que pensar en algún alimento para la cena, este puede ser una gran opción.

Logrará que estés completamente saciada durante más tiempo y esto hará que luego piques menos entre horas.

6. Bebe bastante agua

Ten agua cerca siempre

Es fundamental que evites los ataques de hambre hidratándote correctamente. Para ello tendrás que beber todo el agua que puedas. Lo recomendable es que bebas entre litro y medio y dos de agua al día.

Además debes tener en cuenta que en muchas ocasiones confundimos la sed con el hambre. Así pues, ten siempre el agua a mano para evitar hacer escapadas a la nevera.

7. Lávate los dientes

El gesto de lavarse los dientes es otro de los más clásicos para evitar seguir picando. Y es que, en el momento en el que nos cepillamos los dientes por la noche, nuestro cerebro entiende que ya hemos terminado definitivamente de comer.

Además, si usas una pasta con sabor de menta o mentol, la idea de comer algo te resultará bastante menos atractiva.

Visita este artículo: 10 alimentos para blanquear los dientes naturalmente

8. Vete a la cama temprano

formas de relajarte antes de dormir

Si te vas a la cama temprano, aunque tampoco recién cenada, evitarás que te empiece a dar hambre y vuelvas a ir a la nevera.

Se ha demostrado que cada hora complementaria de sueño que tenemos reduce el consumo de calorías a lo largo del día en un 6% aproximadamente.

9. Haz una merienda sana pero nutritiva

Otra de las claves es que logres hacer una merienda sana pero nutritiva que evite que te dé hambre luego. Para ello puedes incorporar a tu dieta alimentos como una pieza de fruta fresca, un bocadillo pequeño o frutos secos (tostados o crudos, pero nunca salados).

Otras opciones saludables y saciantes por las que puedes decantarte son un yogur desnatado, unas tortitas de cereales o zanahoria.

10. Valora si en lugar de hambre es ansiedad

No quieras vivir sin ansiedad esa no es la clave

En muchas ocasiones, en lugar de hambre lo que tenemos es ansiedad, así que debes valorar este aspecto.

Lo mejor será que te relajes y respires profundamente antes de comer para no hacerlo por ansiedad o con ansiedad. Las infusiones como la tila también te pueden ayudar.

Te puede gustar