10 motivos por los que se cae el cabello

Yamila Papa 27 noviembre, 2017
Desde una dieta equilibrada a situaciones de estrés: cuando se cae el cabello puede deberse a diferentes factores que conviene conocer para poder tomar medidas en caso necesario

Cada vez que te bañas piensas que te quedarás calvo… y ni qué hablar cuando te cepillas el pelo.

Si bien es normal que algunas hebras se desprendan del cuero cabelludo esto deja de ser “aceptable” cuando vemos matas de pelo en la tina, en el cepillo o en la almohada.

En este artículo te contaremos algunos de los motivos por los que se cae el cabello.

¿Cuándo es normal que se caiga el cabello?

Tal vez para ciertas personas es angustiante que se les caiga el pelo. Sin embargo, debemos saber que no siempre se trata de algo “malo” de lo que tengamos que preocuparnos.

Incluso es normal que cada día perdamos entre 50 y 100 hebras.

Se trata de algo fisiológico, ya que el cabello pasa por diferentes fases: crecimiento, estabilización y caída. Por lo tanto, cuando se desprenden del cuero cabelludo, deberíamos entender que le “están dejando espacio” para nuevos y sanos pelos.

Este recambio es natural y, en la mayoría de los casos, los cabellos perdidos se recuperan o reemplazan.

Incluso debemos tener en cuenta que en cierta época del año la cantidad de pelo que se cae puede ser mayor o menor. La pérdida aumenta a comienzos del otoño, por ejemplo.

Lo que debería preocuparnos y hacernos tomar medidas no son la cantidad de pelos que quedan en el cepillo, sino cómo se ve nuestro cuero cabelludo.

Por ejemplo, si hay “espacios blancos” donde no crece el cabello, o si la densidad de las hebras desciende.

Lee también: Logra un cabello brillante y sedoso con estas mascarillas

¿Por qué se cae el cabello? Más causas

Dejando de lado las caídas normales o esperables según la época del año, debemos tener en cuenta ciertos factores que incrementan la pérdida de cabello:

1. Mala alimentación

saltarse-desayuno

Las dietas restrictivas, saltearse comidas (sobre todo el desayuno) y consumir comida rápida es uno de los principales motivos de caída de cabello, entre otras consecuencias para la salud.

Una mala alimentación repercute tanto en nuestro interior como en nuestro exterior y por ello, además, podemos sufrir piel opaca y uñas débiles.

2. Anemia

La deficiencia de hierro en sangre puede también causar pérdida de pelo.

Por ejemplo, durante la menstruación las mujeres reducen la cantidad de este nutriente y quizás aumenten las hebras que se desprenden del cuero cabelludo. Algo similar sucede con las personas que tienen anemia.

3. Consumo de fármacos

Algunos fármacos

Entre los efectos secundarios de muchos fármacos y medicamentos encontramos la caída de cabello. Presta mucha atención, sobre todo si contienen beta-bloqueadores, heparina, anfetaminas o levodopa.

4. Uso de químicos

Muchas veces el hecho de “hacerle de todo” al cabello tiene su lado negativo. Incluso si abusamos de tratamientos para evitar la calvicie.

Ciertos productos como tinturas o que alisan contienen ingredientes nocivos para la salud (incluyendo el amoníaco) que debilitan las hebras y aceleran su caída.

Si se te cae mucho el pelo quizás deberías dejar de teñirte o hacerte el progresivo.

5. Cambios hormonales

caída de cabello

Además de la deficiencia de hierro que sucede en las mujeres menstruantes, debemos añadir que en esos días las hormonas están “revolucionadas” y pueden causar estragos en nuestro cuero cabelludo.

Lo mismo puede suceder durante el embarazo, después del parto o en la menopausia, e incluso por alguna enfermedad o tratamiento que haya modificado los niveles hormonales (por ejemplo, de fertilidad).

6. Problemas de tiroides

Cuando la glándula tiroidea no funciona como corresponde y su funcionamiento es más lento de lo normal tiene muchas consecuencias para la salud.

Una de ellas es la caída del cabello. No obstante, en este caso no provoca “parches blancos” en ciertas áreas de la cabeza sino que la pérdida es generalizada.

Los pelos se ven en la ducha, en el cepillo o en la almohada.

7. Estrés

Estres

Los problemas cotidianos, las obligaciones, el aumento de tareas, los cambios bruscos… Todo puede causar estrés. Y con él, varias consecuencias como, por ejemplo, que se caiga el pelo.

Incluso hasta meses después de esa época o situación estresante. Podemos notar más hebras caídas cuando se deben realizar tareas adicionales (como un balance de fin de año) o por algún evento importante (una mudanza o una boda).

8. Poco cuidado

El cabello necesita ciertos cuidados para evitar que se caiga.

Si se llevan peinados muy ajustados con hebillas y coletas, si se plancha o seca con el secador todos los días o si se duerme con el pelo atado es más probable que esté quebradizo y débil.

Ten cuidado también con el uso de cepillos plásticos con dientes muy puntiagudos y juntos porque dañan las hebras y arrancan varios de ellos en cada pasada.

Visita este artículo: 3 formas de cuidar tu cabello naturalmente

9. Depresión

Qué es la depresión

Aunque no lo creas, los sentimientos de angustia, depresión o baja autoestima también repercuten en nuestra salud física y estética.

Muchos problemas capilares tienen su detonante en un trauma o un dolor emocional que no hemos podido soltar.

10. Época del año

Aunque hayamos evolucionado bastante de nuestros parientes los primates todavía mantenemos algunas cosas en común.

El llamado “estigma fitogenético” por los dermatólogos es una reacción natural del cuerpo para adaptarse a los cambios de clima.

Puedes ver que eso sucede, por ejemplo, con tu mascota: en algunas épocas del año se le cae más el pelo y no requiere ningún tratamiento para evitarlo.

De esta forma están frescos en verano y abrigados en invierno. En el ser humano sucede algo muy parecido.

Te puede gustar