10 pasos para mejorar tu dieta y hacerla más saludable

Ivan Aranaga Amengual·
06 Agosto, 2020
¿Deseas ser más saludable? Observa estas recomendaciones para mejorar tu dieta y aportar beneficios al cuerpo. Si las sigues notarás los resultados a medio plazo.

Muchas son las personas que para bajar de peso rápidamente asumen hábitos alimenticios perjudiciales, hecho que, tarde o temprano, causa un desbalance nocivo en el organismo. Es por eso que el día hoy te daremos las recomendaciones necesarias para mejorar tu dieta, mientras cuidas la salud física y mental a través de una alimentación equilibrada.

Teniendo en cuenta el dicho de “eres lo que comes”, podemos afirmar que los alimentos son el combustible que ayudan al funcionamiento correcto del organismo. Durante la vida ingieres cualquier cantidad de kilos de comida. Sin embargo, de cómo elijas esos kilos dependerá la vida, salud, estado de ánimo y enfermedades. La alimentación no debería tomarse a la ligera.

El consumo de una dieta equilibrada es un elemento fundamental para mantener un peso ideal. También para favorecer la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, entre otras. En pocas palabras, tener una buena alimentación es la mejor forma de proteger la salud.

10 pasos para mejorar tu dieta

Te vamos a ofrecer 10 consejos claves para que la calidad de la dieta aumente. Si los pones en práctica notarás los efectos a medio plazo.

1. Hidrátate frecuentemente

El consumo de dos a tres litros de agua al día es importante porque ayuda a regular la temperatura del cuerpo. De igual manera permite reponer los líquidos perdidos mediante la sudoración, orina, salivación y otros procesos.

Beber agua.

Además, el mantener el organismo hidratado puede acelerar el metabolismo, mejorando así la digestión y asimilación de los alimentos.

Cabe destacar que, si bien es importante mantener tu cuerpo hidratado, debes evitar en la medida de lo posible el consumo de gaseosas o cualquier bebida azucarada. Esto se debe a que el cerebro no registra de forma adecuada las calorías del azúcar líquido, lo que favorece el incremento de peso.

2. Sáltate alguna comida

Cuantas más veces comas mayor será el riesgo de que ingieras más calorías de las que necesitas. Asegúrate de que las ingestas que realizas son de calidad, pero no dudes en saltarte el desayuno de vez en cuando. Los protocolos de ayuno intermitente han demostrado ser eficaces a la hora de reducir el peso y de mejorar la salud.

3. Prepara comidas secundarias

Realiza entre 2 y 3 comidas diarias adicionales a los platos fuertes, una cada cuatro horas. Esto te ayudará a controlar el apetito, mantener la saciedad y evitar el surgimiento de antojos a lo largo del día. Lo mejor es que estas comidas sean pequeñas, como frutas,  frutos secos, etc.

Te interesa leer: Los frutos secos más saludables

4. Consume grasas y aceites saludables

Se recomienda el consumo de aceites monoinsaturados para mejorar la dieta. Son grasas naturales y saludables para el organismo. Entre ellas se encuentran el aceite de oliva, las aceitunas, aguacate, frutos secos, entre otros.

Por ejemplo, los ácidos grasos de la serie omega 3 son capaces de reducir la incidencia de varias patologías cardiovasculares, según una investigación publicada en la revista Nutrition, Metabolism, and Cardiovascular Diseases.

No obstante, la ingesta diaria de las calorías provenientes de este tipo de grasas no debe ser superior al 25 o 30%.  A partir de allí se incentiva el aumento de peso.

Aceite de oliva.

5. Complementa tu alimentación con ejercicio

El ejercicio es el mejor aliado de una dieta equilibrada cuando de perder peso se trata. Además, llevar una vida activa es otro de los elementos claves para mantener un cuerpo sano.

6. Regula el consumo de azúcar

A pesar de que el consumo de azúcar es necesario en una dieta balanceada, este no debe superar el 15% de calorías diarias y tiene que estar contenido en alimentos saludables como las frutas.

El exceso de azúcar puede causar graves problemas de salud, entre los que se encuentran la obesidad y la diabetes. Así lo afirman los expertos en nutrición.

No olvides visitar: 6 endulzantes naturales para reemplazar el azúcar refinado

7. Equilibra el consumo de carbohidratos

Los carbohidratos son nutrientes importantes para el organismo. Cuando se convierten en glucosa proporcionan la energía necesaria para el funcionamiento de las distintas células, tejidos y órganos.

Sin embargo, su ingesta en exceso puede llegar a producir calorías sobrantes que terminan convirtiéndose en grasa.

El Instituto de Medicina de Estados Unidos afirma que un individuo debe consumir 0.8 gramos de proteína diarios, por cada kilogramo de peso corporal. Por su parte, en cuanto a los carbohidratos estiman únicamente entre 45 y 65% de las calorías diarias.

8. Mantener un buen estilo de vida

Dormir antifaz

Asegurarse de dormir bien y evitar el estrés a diario es uno de los factores fundamentales para alcanzar una salud óptima.

Los riesgos de sufrir de obesidad se incrementan cuando las personas no duermen bien, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Chicago. Mientras que el estrés es el causante de diversas enfermedades físicas y mentales.

9. Evita la ingesta de alimentos procesados

Enfócate en el consumo de alimentos de calidad con base animal y vegetal. Evita a toda costa el consumo de productos procesados, condimentados en exceso y muy elaborados. Aléjate de los químicos que a largo plazo son nocivos para la salud y no hacen mejorar tu dieta.

10. Comprométete a cuidar tu salud

Mantén el compromiso de cumplir con una alimentación balanceada para mejorar tu dieta, sin que esta se convierta en una obligación. Se consciente de los beneficios que puede traerte e intégrala a tu vida diaria.

Mejora la dieta para vivir más años

Con esta información ya puedes hacer de tu alimentación una alimentación saludable. Gracias a esto te sentirás mejor, rendirás más en tu día a día y ayudarás al cuerpo a prevenir mejor las enfermedades. ¡Anímate a probarlo!

  • Patterson RE., Sears DD., Metabolic effects of intermittent fasting. Annu Rev Nutr, 2017. 37: 371-393.
  • Arca M., Borghi C., Pontremoli R., Ferrari GM., et al., Hypertriglyceridemia and omega 3 fatty acids: their often overlooked role in cardiovascular disease prevention. Nutr Metab Cardiovasc Dis, 2018. 28 (3): 197-205.
  • Jensen T., Abdelmalek MF., Sullivan S., Nadeau KJ., et al., Fructose and sugar: a major mediator of non alcoholic fatty liver disease. J Hepatol, 2018. 68 (5): 1063-1075.