¡Cuidado! 10 productos de belleza que nunca debes compartir

Tanto si compartimos los productos de maquillaje como los de higiene, como puede ser el desodorante, nos estamos exponiendo a multitud de bacterias y microorganismos que nos pueden provocar irritaciones e infecciones

Estás en casa preparándote para salir de fiesta con tu mejor amiga. Mientras os maquilláis ella te pide que le prestes algo de tu neceser. Sin dudar le dices “toma lo que necesites”.

¡Cuidado! Porque hay varios productos de belleza que no debes compartir con nadie.

¿Qué artículos no puedo prestar?

No importa si es tu hermana, tu amiga del alma o tu prima. ¡No compartas tus productos de maquillaje, aseo y belleza! Si no deseas quedar como una egoísta, explícale las razones. Si te quiere lo comprenderá y te lo agradecerá, porque también de esta manera la estarás cuidando a ella.

Lo que no tienes que prestar por nada del mundo es:

Máscara de pestañas

Los ojos son una de las zonas más delicadas del rostro y del cuerpo en general. A través de ellos pueden ingresar muchas bacterias que los infectan. Uno de los casos más típicos es la conjuntivitis pero hay patologías más graves.

Las pestañas actúan de barrera para que estos microorganismos no puedan ingresar. De este modo, si compartes la máscara, te estarás exponiendo a varias enfermedades.

¿Quieres conocer más? Lee: Métodos naturales para hacer crecer las pestañas

Brocha y esponja

Brocha-y-esponja

Nuevamente tenemos que hablar de los benditos gérmenes y bacterias. En la piel se alojan muchos de ellos que no vemos dado que son microscópicos.

Cuando más de una persona utiliza la misma brocha o esponja para maquillarse la cara o cuello se traspasan todas las cosas malas de una piel a la otra. De esta manera te arriesgas a padecer granos, espinillas, irritaciones, infecciones, alergias, etc.

Por más que tu amiga se haya lavado bien la cara, si tiene granitos o puntos negros no es bueno que se compartan estos elementos.

Si no se cuenta con dos brochas, se puede usar un limpiador líquido con spray (lo venden en casas de belleza y perfumería). Algunas mujeres optan por higienizar con alcohol, que se seca en seguida.

Cepillo de dientes

Vale la pena decirlo porque a veces no nos damos cuenta del peligro que esto reporta. Si no te da repulsión compartir tu cepillo de dientes con tu amiga o con tu novio, a partir de ahora te lo pensarás dos veces antes de hacerlo.

En la boca hay mucha cantidad de bacterias que se acumulan después de comer y porque estamos en contacto con todo tipo de cosas (las uñas, un bolígrafo, un papel…) todo va a parar a los labios y luego pasa a la lengua, encías, etc.

Algunas enfermedades como la gripe o hasta el herpes oral se puede contagiar al usar el mismo cepillo de dientes. Una buena idea es tener uno de repuesto en el baño (nuevo) para cuando alguien se queda a dormir y se olvida el propio.

Y, en tu caso, lleva siempre en la cartera un cepillo para emergencias. Los de viaje son muy prácticos y pequeños.

Rasurador o rastrillos

Estás en casa de tu novio y te das cuenta de que tienes que rasurarte las axilas. Hurgas en el baño y encuentras su rastrillo… ¡Lo aprovechas! Pero no deberías hacerlo.

Cuando te rasuras puedes cortarte la piel y sangrar. Esto provoca que las bacterias queden en la navaja aunque la enjuagues (si al menos tienes la decencia de hacerlo).

Nunca sabes si la otra persona tiene alguna enfermedad como la hepatitis o hasta el VIH. ¡Ten mucho cuidado! Lo mismo se puede aplicar en el caso de las pinzas de depilar, la cera y la depiladora eléctrica. Nada de compartir ni de pedir prestado.

Labial

Labial

Estás a punto de salir a tomar algo con tus colegas del trabajo y, mientras te maquillas en el baño, viene tu amiga y te pide que le prestes un labial para combinar con su ropa. O bien te has comprado uno nuevo y tu hermana se lo quiere probar a ver como le queda.

Al igual que ocurre con el cepillo de dientes no es bueno que compartas cosas que han estado en tus labios o boca. Ni se te ocurra maquillarte con un labial o lipgloss de prueba de las tiendas.

Si no hay otro remedio que prestarlo, antes de usarlo rocíalo con alcohol (si, también debes tenerlo en el bolso por cualquier emergencia).

Cremas en pote o frasco

¿Te has puesto a pensar que cada vez que introduces los dedos en la crema o loción que usas por las noches o mañanas dejas las bacterias para que se hagan un festín al tomar contacto con tu rostro? Si ya son peligrosas tus propios microorganismos, imagina lo que ocurre con los de los demás.

No manipules este tipo de productos sin antes lavarte bien las manos. Que sea tu exigencia para compartirlos.

Delineador

Ocurre algo parecido a lo que hemos indicado con la máscara de pestañas. Si le prestas tu delineador a una amiga estará traspasando virus o bacterias que luego quedan en tus ojos.

Una de las complicaciones más graves de esta negligencia de tu parte es la keratitis, de las infecciones oculares más graves.

Desodorante

Desodorante

Sólo tienes “permitido” compartir el de aerosol. Las demás presentaciones son personales. Las axilas son una zona del cuerpo donde se acumulan muchas bacterias debido al sudor, ya sea porque hay vello o porque suelen estar “tapadas” con ropa y el mismo doblez del brazo.

Los desodorantes que vienen en gel o en barra entran en contacto directo con la piel y acumulan millones de gérmenes. Antes de usarlos tú sería bueno que limpiaras la zona. ¡Y por nada del mundo lo prestes! ¡Ni siquiera para una emergencia!

Corta uñas

En una casa suele haber un solo corta uñas o alicate para todos los miembros de la familia. ¡Menudo error! A menos que sean muy cuidadosos de limpiarlos cada vez que se usan no es algo muy aconsejable.

Cuando cortamos las uñas introducimos el elemento cortante bien profundo. Allí se esconden no solo las bacterias, sino también la suciedad que luego es “arrastrada” a los demás dedos (propios o ajenos). Evita compartir corta uñas o alicates para no contagiarte hongos o infecciones.

Como si fuera poco, a veces las uñas están muy encajadas en los dedos y al cortarlas sangra. Recuerda lo que hemos dicho al respecto con las rasuradoras.

No olvides leer: Consejos para mantener tus uñas sanas este verano

Lima de uñas

Lima-de-uñas

Otro de los elementos que no puedes compartir. Debajo de las uñas de las manos se acumulan una gran cantidad de bacterias que producen todo tipo de enfermedades. Procura lavarte y secarte bien antes de usar y, por supuesto, no prestarla a nadie.