10 remedios caseros contra el dolor de espalda

Practicar ejercicio puede ser muy adecuado para aliviar el dolor de espalda siempre y cuando elijamos actividades suaves y que no fuercen demasiado, como estiramientos y similares

El dolor de espalda es un común en nuestra vida diaria. Desde una mala postura hasta levantar peso de manera incorrecta, pasado por estrés o el hecho de padecer alguna lesión pueden ser causas de tener que lidiar con esta dolencia. Por suerte, existen algunos remedios caseros contra el dolor de espalda que pueden aliviar la incomodidad que produce el dolor de espalda. Sin embargo, si es muy fuerte se debe acudir al médico en búsqueda de una opinión profesional para verificar su origen.

La zona lumbar o parte baja de la espalda donde más se manifiestan los dolores de espalda, incluye las cinco vértebras lumbares (denominadas L1-L5), que sostienen la mayoría del peso de la parte superior del cuerpo.

NIH

Apunta estos remedios caseros contra el dolor de espalda 

1. La técnica de frío y calor

  1. Coloca en una toalla unos cuantos cubitos de hielo hasta que alcance una temperatura bastante fría
  2. Colócala sobre la zona afectada y ejerce presión durante unos 20 minutos
  3. Después, cambia a una toalla humedecida con agua caliente y déjala actuar otros 20 minutos

Ten en cuenta que es importante saber si el dolor de espalda fue causado por algún tipo de lesión, porque el calor podría aumentar la inflamación.

Ver también: Los 11 mejores estiramientos para la espalda

2. Masaje

Solo hará falta alcohol, aceite de romero o sándalo. Para que el producto se absorba mejor es recomendable limpiar la zona afectada. ¿Qué nos hará el masaje? Nos ayudará a liberar estrés, destensar los músculos, anestesiar los nervios afectados y bajar la inflamación.

Para la mujer embarazada, hay que evitar realizar el masaje con alcohol o aceite de romero, ya que están contraindicados durante el periodo de gestación.

Lee: Alivia el dolor de espalda con estos 6 aceites esenciales 

3. Infusión de Castaño de indias

Una forma natural de fortalecer la espalda, es con la infusión de Castaño de indias (las clásicas castañas típicas en los meses de frío), que deberemos tomar todos los días para lograr un mejor efecto. Calienta 200 ml de agua y, cuando llegue a ebullición, añade 3 gotas de extracto de castaño de Indias.

4. Romero y vinagre

Ingredientes

  • 1 litro de agua
  • 1 taza de vinagre (250 ml)
  • 2 cucharadas de romero (20 g)

Preparación

  • Calienta el agua y, cuando hierva, añade el vinagre y el romero
  • Retira del fuego y deja que repose durante 5 minutos
  • A continuación, cuela el contenido, moja una toalla con la mezcla y aplícala en la zona afectada durante unos 10 minutos
Beneficios del romero.

5. Infusión de salvia

La hoja de salvia tiene propiedades relajantes. Para aprovecharlas, se recomienda tomar tres tazas de una infusión al día. Así, calienta un litro de agua y añade 2 cucharadas de salvia (20 g). Deja que se realice la decocción durante unos minutos, cuela el contenido y tómalo.

¿Quieres conocer más acerca de la salvia?: 6 propiedades curativas de la salvia 

6. Vitamina C

La vitamina C es muy efectiva para aliviar el dolor de espalda. ¿Por qué? Gracias a sus propiedades antioxidantes la podemosreducir la inflamación. Además, la vitamina C contiene colágeno, que ayuda a fortalecer los cartílagos y tendones y, en consecuencia, evitar el desgaste y el dolor de espalda. La Vitamina C se puede obtener de los cítricos como naranjas y limones, del kiwi, de las fresas y de la guayaba y el brócoli, entre otros alimentos.

7. Ejercicios

Incluir en nuestra vida una rutina de ejercicios nos ayudará a evitar y aliviar el dolor de espalda. Como ejemplos están el yoga, pilates y la natación, todos ellos excelentes para relajar y fortalecer nuestra espalda. No obstante, deberemos evitar ejercicios como los abdominales o el levantamiento de pesas, ya que podrían aumentar el dolor.

8. Mejorar la postura

Una de las causas más comunes del dolor de espalda es mantener una mala postura. Puede ser al caminar, al dormir o al sentarse. Para saber si tenemos una mala postura, nos colocaremos frente a un espejo y dividiremos de forma imaginaria en dos nuestra espalda: los hombros, caderas y rodillas deben encontrarse a la misma altura. Para corregir una mala postura podemos utilizar una faja o realizar yoga y pilates, así como ejercicios de estiramiento

9. Toma descansos

La mayoría de las personas que trabajan en oficinas utilizan mucho tiempo su móvil y ordenador. Especialmente si la postura no es muy correcta, terminan padeciendo dolores de espalda. Lo mismo ocurre con el otro extremo, quienes pasan mucho tiempo de pie. En cualquier caso, intenta mantenerte erguido y realiza ejercicios de estiramiento.

También es adecuado que realices una pequeña caminata para moverte del asiento. De esta forma relajaremos los músculos y conseguiremos que mejore el flujo sanguíneo.

Dolor-de-espalda (2)

10. Dormir lo suficiente y en la postura adecuada

Cumplir con las horas de sueño requeridas para el buen funcionamiento de nuestro organismo es una opción casi obligada para reducir el dolor de espalda. Y en este sentido, la higiene postural es fundamental. Un buen descanso ayuda a que el cuerpo se mantenga con más energía y más relajado. Aunque no existe la postura perfecta —cada persona es un mundo y cada uno tiene sus preferencias y dolencias— para este caso dormir de lado reducirá la curva de la espalda.