10 remedios caseros para las verrugas

Al comer ajo fortalecemos nuestro sistema inmunológico. Tanto su consumo como su aplicación tópica son muy útiles para acabar con las verrugas

Es probable que la gran parte de lo que has oído hablar de las verrugas comunes no sea realmente cierto. No son peligrosas y la fuente de infección no son ranas o sapos feos. Incluso la persona más limpia puede adquirir una verruga o dos o tres, así que no te etiquetes a ti mismo de ninguna manera debido a que tu cuerpo las ha producido. 

as verrugas no son más que crecimientos no cancerosos que suelen aparecer en las manos, los codos y las rodillas. Crecen cuando el virus del papiloma humano (VPH) entra en la primera capa de la piel, a menudo debido a un corte o arañazo. Los niños tienden a ser más susceptibles que los adultos (un sistema inmune inmaduro puede ser el culpable), pero pueden afectar a cualquier edad. Por desgracia, a menudo difíciles de eliminar. Pero con estos 10 remedios caseros para las verrugas comunes les podrás poner fin.

1. Polvo para hornear

Mezcla la levadura en polvo y aceite de ricino para hacer una pasta, luego aplica la mezcla a la verruga en la noche, lo ideal es cubrirla con un vendaje. Quita el vendaje a la mañana siguiente. Repite de nuevo si es necesario.

2. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato_de_sodio

También puedes intentar remojar la verruga en bicarbonato de sodio. Disuelve el bicarbonato de sodio en el agua y luego lávate la mano o el pie que contiene verrugas con él. Deja que tu mano o la parte afectada se seque naturalmente, con el bicarbonato de sodio aún en él. Repite con frecuencia, hasta que la verruga desaparezca.

3. Alimentación

La alimentación también puede influir en las verrugas. Come alimentos que fortalezcan el sistema inmunológico, tales como el ajo, los camotes o batatas, los panes integrales, semillas de girasol y arroz.

4. Ajo

El ajo contiene entre sus ingredientes dos productos principales que se encargan de actuar en favor de la salud, se trata de la alicina y el sulfuro dialilo.
El ajo contiene entre sus ingredientes dos productos principales que se encargan de actuar en favor de la salud, se trata de la alicina y el sulfuro dialilo.

Pon ajo aplastado o cebolla en tu verruga. O bien, come ajo fresco. Si no quieres oler como una cocina italiana, intenta tragar 3 cápsulas de ajo tres veces al día o mastica un poco de perejil para refrescar el aliento después de comerlo.

5. Agua caliente

Un estudio encontró que tener en remojo las verrugas en agua muy caliente era útil, ya que el agua caliente suaviza la verruga y puede matar el virus. Solo asegúrate de que el agua no sea tan caliente como para causar quemaduras.

6. Vitamina C

Citricos

Cubre las verrugas en vitamina C, para ello, tritura una tableta de vitamina C y agrega agua para hacer una pasta espesa. Aplica la pasta a la verruga y luego cúbrela. La vitamina C es ligeramente ácida, por lo que puede irritar la verruga lo suficiente como para hacer que desaparezca.

7. Vitamina E

Envuelve la verruga en vitamina E. Rompe la tableta o cápsula de la vitamina E, frota con un poco de aceite en la verruga y cúbrela con una venda adhesiva. Repite tres veces al día. Quita el vendaje en la noche para dejarlo respirar, empieza de nuevo con el aceite en la mañana.

8. Aceite de ricino

El ácido que contiene el aceite de ricino irrita la verruga. El tratamiento de aceite funciona mejor en pequeñas verrugas planas en la cara y en el dorso de las manos. Aplica el aceite de ricino a la verruga con un hisopo de algodón dos veces al día.

9. Zanahoria

zanahoria ccharmon

Corta las zanahorias y luego rállalas agregando aceite de oliva suficiente para hacer una pasta. Frota la pasta sobre la verruga dos veces al día durante 30 minutos durante dos o tres semanas.

10. Jugo de limón

Utiliza jugo de limón exprimiendo un poco de jugo de limón en tu verruga y luego cubriéndolo con cebolla picada durante 30 minutos una vez al día durante dos a tres semanas.

11. Aloe vera

El aloe vera también puede ser una buena solución para las verrugas. Divide una hoja de sábila y tomar el jugo claro de la hoja interior en una bola de algodón. Aplica la bola de algodón sobre la verruga y cubre con un vendaje. Repite esto todos los días hasta que la verruga desaparezca.