10 remedios para decirle adiós a los callos y ampollas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Vijande el 4 diciembre, 2018
Aunque no sean lo mismo, los remedios para callos y ampollas sí son similares, por lo que podemos aprovecharlos para, si aún no tenemos uno de los dos, evitarlo a priori

¿Sufres de callos y ampollas? Una de las partes de tu cuerpo que seguro más utilizas son tus pies. Por ello suelen recibir mucha tensión, peso y fuerza de impacto.

Con el tiempo, y sin los cuidados adecuados, no es raro encontrarnos con callos y ampollas que causan dolor y molestias severas. Sigue leyendo y descubre sus diferencias y remedios.

Diferencias entre callos y ampollas

Diferencias entre callos y ampollas

Los callos y ampollas pueden desarrollarse por razones muy similares, en general por exceso de fricción o presión en una parte de la piel. Esto provoca que la piel se vuelva dura y de mal aspecto.

Lo que muchos ignoran es que, por más que se generen de manera similar, no son lo mismo:

  • Las ampollas pueden aparecer en cualquier parte inesperada del pie, entre los dedos o en el empeine. Son dolorosas cuando se tocan.
  • Los callos suelen ser más grandes y aparecen en la planta del pie y en la palma de la mano y no son dolorosos.

En ambos casos, existen remedios farmacéuticos que puedes utilizar para acabar con ellos. No obstante, si prefieres algo más natural, esto es lo que estás buscando.

Lee también: Agua fría con hielo para los pies

Remedios naturales para callos y ampollas

Limón

Limón para callos y ampollas

Cuando tienes una ampolla dolorosa, la mayor parte de dolor proviene del centro de la herida. Esta sufre la presión constante, por lo que aumenta la inflamación.

Gracias a su gran cantidad de antioxidantes y agentes calmantes los limones pueden suavizar la piel endurecida. De este modo logran que el centro de piel dura caiga y se alivie el dolor.

Aceite de ricino

Si tus callos y ampollas son muy duros, esta podría ser una de las mejores soluciones para ti. Este remedio de antaño se utiliza para muchas enfermedades de la piel. Es muy efectivo para suavizar los callos y ampollas cuando se mezcla con agua tibia y jabón.

  • ¿Cómo lo hacemos? Pasar una piedra pómez por el callo después de un remojo en esta mezcla puede ser una opción rápida y sin dolor para reducirlo.

Cebolla

Beneficios de la cebolla para callos y ampollas

Las cebollas son ricas en nutrientes y ácidos potentes que pueden neutralizar infecciones y estimular tu sistema inmunitario. Además el jugo de cebolla también suaviza la piel endurecida de callos y ampollas. De este modo, consigue que la piel muerta se desprenda.

  • ¿Cómo lo hacemos? Solo tienes que aplicar la cebolla en la zona afectada y cubrir con una venda por 1 o 2 días. El objetivo es que penetre bien y la piel muerta ceda.

Bicarbonato de sodio

Este remedio está al alcance de cualquiera. Es bueno para exfoliar la piel y asegurarte de mantenerla sana y oxigenada para que esté protegida.

  • Puedes remojar los pies en bicarbonato disuelto en agua tibia para suavizar los callos y ampollas.
  • Una vez la piel muerta se desprende, el bicarbonato le proporciona a la piel nueva protección ante las infecciones fúngicas y las bacterias.

Ajo

Ajo para callos y ampollas

Es una de las mejores sustancias antioxidantes que se conocen. El ajo sigue siendo un recurso muy importante, tanto para la gastronomía como para la salud.

Los poderosos ácidos y compuestos del ajo, en especial la alicina, ayudan a mejorar la salud de los pies y a eliminar la inflamación. Por otro lado, también es un gran antibacteriano natural que protegerá tus pies y dedos de futuras infecciones.

Masaje

Cuando masajeas cualquier parte de tu cuerpo, aumentas el flujo de circulación sanguínea en esa área. Así, la sangre oxigenada puede ayudar a eliminar las células muertas haciendo que las nuevas células sean “empujadas” a la superficie.

El masaje también puede suavizar la piel endurecida que cubre los callos y las ampollas. Esto hará que sea más fácil de eliminar.

PapayaPapaya para callos y ampollas

Esta es una fruta increíble que puede ofrecerte todo tipo de beneficios para la salud, por lo que consumirla a menudo es una buena idea. Asimismo, aplicarla de manera tópica sobre la piel de los callos y ampollas también sirve de mucho.

  • Basta con extraer el jugo de papaya y masajearlo con suavidad en el sitio afectado. Esto ayudará a que la piel muerta se caiga gracias a sus propiedades astringentesDe esta forma se acelera el proceso de curación.

Aspirina

La mayoría de las personas asocian las aspirinas con los dolores de cabeza. No obstante, esta pastilla también ayuda a reducir la presión sanguínea de manera efectiva debido a que es anticoagulante.

Esto favorece el flujo de la sangre hacia tus manos y pies, donde los callos y ampollas suelen ser más comunes. Por tanto, usar aspirinas con moderación te ayuda a desarrollar nuevas células de la piel y a conseguir que las capas de piel muerta se caigan.

Visita este artículo: 7 usos alternativos de la aspirina que no conocías

Las sales de Epsom

Sales de Epsom para callos y ampollas

Este no es uno de los remedios más rápidos, pero sí uno de los más eficaces. Sus beneficios se deben a la mezcla de minerales y compuestos orgánicos que estas sales contienen.

  • Echar sales de Epsom en un baño de agua caliente y remojar los callos durante 10 o 15 minutos. Esto te ayuda a suavizar la piel endurecida y hará que sea mucho más fácil removerla con un filo.
  • Debes tener cuidado de no ir demasiado profundo, porque puedes exponer tu piel nueva a infecciones y otras complicaciones.

Vitamina E

Los antioxidantes de la vitamina E son la mejor apuesta cuando se trata del cuidado de tu piel. Las cápsulas de vitamina E son una manera fácil de ingerirla.

Esto ayuda a que la salud de tu piel mejore y se elimina la piel muerta de manera natural. No solo en las callosidades, sino en todo tu cuerpo.

Algunos alimentos ricos en vitamina E son los siguientes:

  • Semillas de girasol.
  • Avellanas.
  • Brócoli.
  • Calabaza.
  • García, R. G., & López-Jaramillo, P. (2008). Uso de aspirina en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Revista Colombiana de Cardiología.
  • Banerjee, S. K., & Maulik, S. K. (2002). Effect of garlic on cardiovascular disorders: A review. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/1475-2891-1-1
  • Johnson, W. (2007). Final report on the safety assessment of ricinus communis (castor) seed oil, hydrogenated castor oil, glyceryl ricinoleate, glyceryl ricinoleate SE, ricinoleic acid, potassium ricinoleate, sodium ricinoleate, zinc ricinoleate, cetyl ricinoleate, ethyl ricinoleate, glycol ricinoleate, isopropyl ricinoleate, methyl ricinoleate, and octyldodecyl ricinoleate. International Journal of Toxicology. https://doi.org/10.1080/10915810701663150