10 señales de que eres un alma vieja

Según los taoístas, el alma vieja, después de las cinco reencarnaciones, está en la etapa final de su viaje por la tierra y necesita entregar sus conocimientos a los que la rodean.

¿Has escuchado alguna vez el concepto de “alma vieja”? Quizás, en algún momento, te han dicho que eres un alma vieja, pero no has sabido entender a qué se referían.

Tal vez, hayas leído al respecto y te hayan entrado las dudas. En este artículo descubrirás lo que es, realmente, un alma vieja y si tú eres una de ellas.

¿Qué es un alma vieja?

El concepto de alma vieja tiene su origen en el taoísmo. Según este sistema de creencias, un alma vieja sería aquella que ha vivido ya 5 vidas pasadas en las que ha acumulado muchas experiencias que ahora se intentan transmitir en el presente.

Esto sucede porque los taoístas piensan que, después de las 5 reencarnaciones del alma, esta entra en su etapa final que culmina en la vida terrenal.

En el siguiente vídeo podemos ver un ejemplo de lo que es un alma vieja, incluso uno de los miembros del jurado lo dice:

Para quienes son más espirituales, los seres humanos no somos solo huesos, piel y músculos, sino también alma, espíritu y energía. Cuando el alma llega a la etapa final de su viaje tiene la necesidad de entregar sus conocimientos a alguien.

Esto sucede porque, según los taoístas, el camino de cada alma culmina y cuando están preparadas para integrarse en el Universo y pasar a un plano astral, regalan sus experiencias y vivencias a alguien, pues no las pueden llevar consigo.

¿Quieres conocer más? 7 señales de que eres un ALMA LIBRE

Señales de que eres un alma vieja

1. Un alma vieja vive en desapego

Las almas viejas no están pendientes de los placeres materiales ni sexuales. Se sienten cómodas con su vida en todo momento y no dependen de situaciones externas para ser felices.

Es fácil reconocerlas porque no buscan fama ni reconocimiento. Para ellas nada tiene valor en el plano cósmico que no sea el ser mismo.

2. La satisfacción plena nace de ti

Si eres un alma vieja poco te importará hacer dinero para alcanzar un estatus social o escalar económicamente en algún entorno. Irás en contra de lo que hace felices a los demás, porque te sientes satisfecho con tus actos.

Las almas viejas buscan su felicidad interior, por lo que no resulta raro que en muchas ocasiones elijan un camino opuesto al que sigue el resto de la sociedad.

3. Eres un pilar o apoyo para los demás

Apoyar a alguien

Si eres un alma vieja es muy común que las personas, sin motivo aparente, se acerquen a ti para contarte sus problemas personales.

Esto ocurre porque quienes te rodean ven en ti alguien en quien confiar y con quien hablar debido a que les inspiras fortaleza.

4. Eres una persona única y diferente a los demás

Las almas viejas tienen una forma de ver las cosas muy distinta al resto. Por ejemplo, no les gusta dormir demasiado y  necesitan mucho tiempo para interactuar con su “yo” interno.

También, disfrutan de la soledad, pasan ratos en contacto con la naturaleza y son personas que muestran una madurez mayor a su edad cronológica.

Descubre: 5 señales de madurez emocional

5. Tienes habilidades artísticas

Por lo general, las almas viejas son personas que se dedican a las artes, la cultura y las letras. Se inclinan por actividades artísticas que les permitan desarrollarse.

  • Con la música alcanzan niveles de consciencia altos, así como la relajación necesaria para descubrir lo más interno de su ser.
  • Con la literatura transmiten mensajes.
  • La pintura desarrolla en ellos un compromiso humano.

6. Tienes dudas cronológicas

Si eres un alma vieja es probable que hayas sentido un extraño gusto por la vestimenta, la música, las costumbres y detalles que existieron en otra época.

Las almas viejas sienten que viven en una época distinta a la suya. Por eso suelen sentirse fuera de lugar con frecuencia.

7. Eres una persona muy madura

Mujer entablando una amistad

¿Se te hace difícil interactuar y hacer amigos con gente de tu edad? ¿Sientes que con ellos no puedes hablar de nada interesante?

¿Te ven como “raro” porque tu forma de percibir las cosas o analizarlas no encaja con el restoEste suele ser un problema característico cuando eres un alma vieja.

8. El análisis es una de tus actividades favoritas

Las almas viejas se mantienen constantemente pensando, analizando los motivos, causas y formas de las cosas. Cualquier pequeño detalle es digno de admirar porque consideran que formamos parte de un todo superior.

Si eres un alma vieja es probable que siempre quieras saber más y que pocas veces o nunca te conformes con una respuesta simple.

9. La empatía es una de tus principales características

Otra característica de que eres un alma vieja es que te permites escuchar a los demás sin juzgarlos o criticarlos.

Las personas con un alma vieja son capaces de ponerse en el lugar de los demás con facilidad para ayudarla a entender qué le sucede. Esto será algo completamente innato en ti, no aprendido.

10. Descifras a las personas de inmediato

Ser un alma vieja permite descifrar con facilidad la forma de ser de las personas. Rara vez el instinto te falla, así que conoces con rapidez qué tan sincero es alguien y si es de confianza o no.

También puedes tomar decisiones en base a “sensaciones” que te indican que vas por el camino correcto o no y rara vez fallas.