10 señales de que tus pulmones pueden estar fallando

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli
Debemos vigilar la salud de nuestros pulmones si notamos que nos empieza a faltar el aire cuando realizamos actividades cotidianas, si tenemos sibilancias al respirar o nos cansamos en exceso

Existen diversas señales que pueden indicarte que tus pulmones pueden estar fallando. Una de ellas pueden ser la sensación de fatiga al realizar distintas actividades, por ejemplo.

Si bien la fatiga puede indicar muchas cuestiones y no necesariamente un problema del sistema respiratorio, cuando se presenta con otros síntomas puede que sí. En todo caso, lo más conveniente es que consultes con tu médico para obtener un diagnóstico adecuado. Así lo explica la Dra. Arantza Campo Ezquibela:

“Aunque muchas causas son inofensivas y fácilmente corregibles, cualquier dificultad respiratoria requiere que usted se ponga en contacto con el médico”.

1. Disnea, uno de los síntomas de que tus pulmones pueden estar fallando

La disnea es una sensación difícil de definir. De acuerdo con el Dr. Noah Lechtzin, se define como: “la respiración desagradable o molesta. Según la causa, se experimenta y se describe de diferente forma por los pacientes”.

En líneas generales: la disnea es la sensación de falta de aire o la incomodidad para respirar. También es descrita como la sensación de no estar recibiendo suficiente aire.

Según los expertos en salud, esta sensación puede presentarse tanto en personas sanas, al realizar esfuerzos leves, como subir escaleras por ejemplo, como en personas con algún trastorno específico.

La disnea puede ser un síntoma de asma, infecciones pulmonares, insuficiencia cardíaca, tromboembolismo pulmonar, etc. Por ello, los pacientes deben estar al tanto acerca de cómo actuar en caso de experimentarla.

Hombre en el gimnasio con disnea.

2. Presión en el pecho

La presión en el pecho generalmente se percibe como si un objeto pesado hubiese sido colocado sobre el pecho y estuviese dificultado la toma de aire. Esto puede ocurrir tanto al hacer actividad física como en reposo.

Sin embargo, es probable que esté acompañada de dolor al realizar acciones comunes como: toser, caminar, comer, respirar con profundidad o al agacharse. ¿Te está pasando? En ese caso, ¡no ignores este síntoma y ve al médico a chequearte!

3. Falta de aliento

La respiración es un proceso tan habitual que apenas se percibe de forma consciente. Por eso, si empiezas a tener dificultades al respirar –incluso en estado de reposo– puede ser una señal de que tus pulmones están fallando. En especial, si va acompañada de otros síntomas.

4. Tos y gripes constantes

Toser para frenar un ataque al corazón.

Sufrir de varios episodios de gripe durante el invierno es bastante normal y común, dado que el contraste de temperatura lo propicia, entre otras cuestiones. El problema no está en la gripe como tal, sino en la recuperación. Cuando esta tarda en darse, es momento de acudir al médico.

Si bien el cuerpo puede tardar unos días en recuperarse de la gripe, no es normal que el proceso se prolongue demasiado.

En estos casos, es probable que el especialista considere revisar primero las defensas del cuerpo así como un chequeo pulmonar.

5. Sibilancias

Las sibilancias son sonidos agudos (como silbidos) que se producen durante la respiración, es decir, al inhalar y exhalar. Esto puede indicar que las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas.

¿Has notado que aparece cierto silbido leve cuando respiras? Esto, sin duda, es una alarma que indica que tus pulmones pueden estar fallando. Para confirmarlo (o descartarlo), lo mejor es que vayas al médico a realizarte un chequeo.

6. Esputo

Esputo es el nombre que recibe la mezcla de saliva y flema en las vías respiratorias. Es común en fumadores que suelen presentan crisis en horas de la mañana. Este problema causa una necesidad constante de escupir y expulsar flema. Si la sufrimos de manera frecuente deberemos consultar con el médico. 

Si se trata de una patología avanzada puede haber tos con sangre. Por ejemplo, puede ser el caso de la embolia pulmonar o la tuberculosis.

No ignores la tos con sangre sin explicación aparente. Es necesario revisarla de manera urgente para descartar cualquier pronóstico negativo.

Siempre es mejor prevenir que curar

Cigarrillo, calavera y monedas.

Estos cambios en el cuerpo encienden las alarmas, por lo que no es bueno ignorarlos. Estar atento e ir al médico sin demora podría ayudar al especialista a detectar a tiempo cualquier enfermedad.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que cuidar la salud no solo se basa en reconocer cambios en el organismo y en ir al médico. La prevención en el día a día también es muy importante. 

Sí, existen algunas cosas que puedes llevar a cabo para fortalecer tus pulmones. Así evitarás daños en tu sistema respiratorio; algo que, sin duda, va a influir en que disfrutes de una mejor calidad de vida.

Recomendaciones básicas

Pon en práctica estas 5 recomendaciones básicas para cuidar tus pulmones:

  • Practica la respiración profunda.
  • No fumes. Es esencial y quizás lo más importante.
  • Haz ejercicio a diario. Existen diversos ejercicios para fortalecer los pulmones. Si tienes dudas, pregunta a un experto o especialista. La práctica de yoga es una de las que mejores resultados proporciona, de acuerdo a un estudio publicado en el 2017.
  • Come sano. Evita los ultraprocesados y comestibles industriales en general, así como el alcohol y otras sustancias que solo perjudican al organismo.
  • Evita la contaminación. Quizás sea difícil hoy en día pero, en lo posible, aléjate de la contaminación ambiental así como de las áreas de fumadores. Ventila bien tu casa a diario y evita sobreexponerte a focos de humo que puedan causarte tos y otras molestias.

Descubre: Beneficios de dejar de fumar y técnicas eficaces

La enfermedad pulmonar más común

Entre las afecciones de salud que más atacan al sistema respiratorio están el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Esta última suele aparecer en personas que han fumado por más de dos décadas, aunque también puede afectar con menos tiempo.

Su aparición se atribuye sobre todo al consumo de tabaco. No obstante, también hay casos en personas expuestas a sustancias químicas, contaminación ambiental y polvo.

Ahora que ya has descubierto esos síntomas que pueden alertar de que tus pulmones pueden estar fallando, empieza a tomar precauciones. Insistimos en la importancia que tiene la detección temprana y el cuidado con el cual se pueden proteger los pulmones. Y ante cualquier señal de alarma recomendamos ir al médico.

Después de todo, son unos de los órganos más importantes para nuestro organismo. Cuídalos de la manera adecuada y mejora tu calidad de vida. 

  • Vanfleteren, L. E. G. W., Spruit, M. A., Wouters, E. F. M., & Franssen, F. M. E. (2016). Management of chronic obstructive pulmonary disease beyond the lungs. The Lancet Respiratory Medicine. https://doi.org/10.1016/S2213-2600(16)00097-7
  • Pauwels, R. A., Buist, A. S., Calverley, P. M. A., Jenkins, C. R., & Hurd, S. S. (2001). Global strategy for the diagnosis, management, and prevention of chronic obstructive pulmonary disease: NHLBI/WHO Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD) workshop summary. In American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine. https://doi.org/10.1164/ajrccm.163.5.2101039
  • Malo De Molina Ruiz, R., Valle Falcones, M., & Ussetti Gil, P. (2014). Enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Medicine (Spain). https://doi.org/10.1016/S0304-5412(14)70855-8
  • Comité de Salud y Medio Ambiente Soc Europ Enf respiratorias. (2015). La contaminación del aire exterior y los pulmones. European Lung Foundation Health & Environment Alliance. https://doi.org/10.1002/smll.200500087
  • LENFANT, C.; KHALTAEV, N. (2014). Guía de bolsillo para el manejo y prevención del asma (Iniciativa Global para el Asma). Reporte del taller NHLBI/WHO.