10 signos de que tu matrimonio ya no tiene solución

Ángel Rodríguez · 14 abril, 2019
Es el punto al que ninguna pareja quiere llegar, y por eso es difícil reconocerlo. Sin embargo, existen algunos aspectos que no se deben pasar por alto para finalizar una relación.

Es difícil y descorazonador reconocer que tu matrimonio ya no tiene solución. Es ponerle fin a algo que representó la felicidad máxima en algún momento y que se suponía era para siempre.

A veces existen caminos y fórmulas que pueden salvar el matrimonio. Sin embargo, hay ocasiones en las que lo mejor es aceptar la realidad, por dura que sea, y seguir hacia adelante por sendas diferentes.

Cerca de un 50 % de las parejas que se casan por primera vez terminan divorciados, según las estadísticas de divorcio. Las razones pueden ser muy variadas, desde problemas financieros hasta incompatibilidades sexuales. El final es el mismo, el divorcio.

¿Cómo estar seguro de que tu matrimonio ya no tiene solución?

Los matrimonios tienen altas y bajas. En los malos momentos la idea de la separación puede venir a la mente y, cuando todo pasa y la relación mejora, esos pensamientos parecen fuera de lugar. Por eso, es difícil discernir si es simplemente una mala etapa o es algo que no tiene solución.

En el fondo, nadie quiere destruir una relación y cargar con la responsabilidad. Muchas cosas se ven afectadas, desde las cosas materiales que han construido juntos, hasta los hijos, a los que uno quiere proteger y cuidar por sobre todas las cosas.

Pareja de espaldas: matrimonio ya no tiene solución
Las malas rachas pueden ser algo normal en cualquier relación. Sin embargo, cuando estas son constantes, la idea de divorcio puede ir tomando forma.

Por eso, a veces es bueno buscar soluciones. Shellie Warren, terapeuta matrimonial, recomienda agotar 5 acciones antes de pensar que el matrimonio ya no tiene solución.

  • Acudir a un consejero matrimonial
  • Hablar con tu pareja sobre las necesidades y las inquietudes de la relación.
  • Pasar más tiempo juntos y tener más intimidad.
  • Reconocer los errores propios y tratar de cambiarlos.
  • Entender que tu pareja puede equivocarse.

No obstante, hay veces que las señales indican que no hay muchas salidas posibles.

Te puede interesar: 6 daños que puede causar el divorcio en la vida de los niños

Situaciones insuperables

Primero que nada hay que considerar que algunas situaciones no tienen que ser toleradas y no merecen siquiera una reconsideración.

1. Un matrimonio ya no tiene solución si hay abuso

Bien sea física o verbalmente, si sientes que tu pareja te agrede no debes aceptarlo y tienes que entender que las conductas violentas son repetitivas.

2. Las relaciones tóxicas

Mano rechazando
Los abusos y relaciones tóxicas son algo que no se pueden tolerar. Ante cualquier señal, poner fin a la relación será la mejor solución.

Una relación perjudicial puede ser difícil de reconocer, porque a veces el daño es muy sutil. Si sientes menosprecio, maltrato verbal, falta de empatía, críticas constantes y falta de consideración, puede que seas víctima de una relación tóxica.

3. Las mentiras como signo de que tu matrimonio ya no tiene solución

Una pareja está construida en base a la confianza. Si el engaño es una costumbre para justificar comportamientos, se rompe esa confianza. Igualmente, la infidelidad es una muestra del poco interés hacia la relación. Aunque a veces puede ser perdonada y superada, muchas veces tiende a reincidir.

4. Las adicciones

Aunque exista amor y empatía, si tu pareja tiene adicciones al alcohol, a las drogas, al juego o algún otro tipo de comportamiento adictivo, tarde o temprano va a afectar a la relación. La adicción va a ser más importante que la pareja y las consecuencias pueden ser incalculables. En esos casos, lo mejor es buscar ayuda profesional.

Lee también: Cómo enfrentarse al divorcio

Signos de que el matrimonio ya no tiene solución

Hay otras circunstancias en las que no se ve tan claro el camino a seguir. Cuando sientes que el divorcio es inminente pero las dudas no te dejan decidir, puedes buscar por algunas señales que te pueden dar una indicación de que el matrimonio ya no tiene solución.

1. Ausencia de respeto

Pareja discutiendo
Uno de los pilares básicos en toda relación debe ser el respeto mutuo. Sino, la relación estará perdida.

Cuando uno pierde el respeto por el otro, la relación es muy complicada. Si uno siente que el otro es menos, difícilmente cambiará ese sentimiento. John Gottman, uno de los psicólogos más reconocidos, considera que ese desprecio es uno de los “jinetes del apocalipsis del matrimonio”.

2. Idealizas una vida sin pareja

Pensar que uno puede estar mejor solo o con otra persona en algún momento de conflicto puede ser normal. Pero cuando este es un pensamiento constante y en cada situación encuentras en tu mente una situación más satisfactoria, es una señal de que no hay ninguna satisfacción en el matrimonio.

3. Peleas constantes

Las diferencias en el matrimonio son normales. La convivencia es muy difícil, pero cuando hay amor hay tolerancia. Si cada conversación termina en una discusión esa tolerancia se ha perdido. Puede haber incluso una necesidad de descargar cierta ira interna contra el otro. Eso, obviamente, no es bueno para la relación.

4. Críticas constantes

Pareja discutiendo
Las críticas constructivas siempre son algo positivo pero cuando se vuelven destructivas se produce un círculo vicioso hasta la ruptura.

Si no ves nada bueno en tu pareja, o viceversa, es porque el criticismo se ha apoderado de la relación. La crítica constructiva puede ser valiosa, siempre y cuando también se vean los aspectos positivos. Cuando la crítica solo destruye, muchas otras cosas se destruyen en la pareja.

5. Culpar siempre al otro

En cualquier relación las culpas son compartidas. Cuando tu pareja te culpa de todo muy probablemente haya un sentimiento de rabia hacia ti. Esa es una forma de menosprecio que también debe ser tratada con un terapeuta matrimonial, si no será complicado mantener una relación bajo esa premisa.

6. La falta de contacto

Las relaciones sexuales son parte importante de la pareja. Sin ellas, la relación no es completa. Si además, ni siquiera hay una caricia, un beso o un abrazo, el interés puede haberse perdido por completo.

Recuerda agotar todas las vías posibles si aún deseas luchar por la relación. Sin embargo, ten en cuenta que hay ciertos aspectos que no se deben tolerar. La terapia matrimonial es una opción muy adecuada aunque, si aun así los sentimientos no cambian, la decisión estará tomada.