10 síntomas de la insuficiencia renal

Unos hábitos de vida saludables y una alimentación sana pueden reducir en más de un 60% las posibilidades de padecer insuficiencia renal. No obstante, en muchos casos se debe a factores genéticos.

En ocasiones, podemos empezar a sentir pequeños síntomas a los que no prestamos demasiada atención: urgencia para orinar, dolor en un lado de la espalda, cansancio...la insuficiencia renal puede tener diversos indicadores que hemos de reconocer para tomar medidas lo antes posible, y permitir que nuestros riñones sigan cumpliendo su importante función.

Cuando hablamos de insuficiencia renal, nos referimos a un determinado problema en la función de los 2 riñones (o uno, en caso de que solo dispongamos de un riñón). Cuando éstos no funcionan correctamente, empiezan a alterarse muchas funciones, cambios que dependerán de si nuestra insuficiencia renal es aguda o crónica. Veámoslo detenidamente.

Síntomas de la insuficiencia renal

Palpar riñones

1. Cambios en la orina

Se trata del síntoma más común y el primero que suele aparecer ante la enfermedad de la insuficiencia renal. Bien es cierto que puede estar asociada a otra patología, pero es un indicador que nos alerta de que algo no va bien y de que debemos acudir al médico.

  • Urgencia para orinar, se hace con más frecuencia e incluso hemos de levantarnos muchas veces por la noche.
  • Cambios en la orina: o más clara o más oscura, orinar en cantidades mucho menores… también es habitual la aparición de sangre.
  • Sensación de presión.

2.Hinchazón

Los pacientes que sufren de insuficiencia renal, no pueden deshacerse del fluido extra del cuerpo. Los riñones son ya incapaces de cumplir el filtrado con normalidad, por lo tanto los líquidos tienden a acumularse. Es normal que nos veamos las piernas hinchadas, los tobillos, los pies e incluso la cara. Muchas personas afirman por ejemplo, no poder ponerse los zapatos… un síntoma también muy evidente.

3. Cansancio

Fatiga

Las personas que tienen unos riñones sanos, producen una hormona llamada eritropoyetina, responsable de que nuestro cuerpo produzca  glóbulos rojos encargados de transportar el oxígeno a la sangre. Pero si sufrimos de insuficiencia renal, esta hormona se produce en menos cantidades y nuestros músculos, e incluso nuestro cerebro empiezan a agotarse debido a la falta de oxígeno. Es un tipo de anemia asociada a la insuficiencia renal.

Es habitual por ejemplo sentir muchas ganas de dormir, sentirse exhausto.

4. Erupciones cutáneas

Al no poder eliminar los desechos de la sangre de forma correcta, los riñones poco a poco van perdiendo su función y las toxinas y elementos que no son útiles para el cuerpo, se acumulan en nuestro organismo. Esto se traduce en picores y molestias, en incomodidad general como si algo nos estuviera molestando por dentro y no podemos evitar rascarnos continuamente.

5. Sabor metálico en la boca

La acumulación de desechos en la sangre (es lo que conocemos como uremia) hace que el sabor de los alimentos que tomamos normalmente cambie. Puede incluso que dejemos de obtener placer al comer porque ya ni la carne nos sabe a carne ni el dulce nos aporta placer… de ahí que sea común el empezar a adelgazar. La dificultad de los riñones por eliminar desechos tiene muchos efectos secundarios, y mal sabor de boca suele ser frecuente, de hecho los pacientes suelen decir que tienen un “sabor a hierro” en sus bocas.

6.Náuseas y vómito

Una vez más, el exceso de desechos en sangre, provoca que nuestro organismo reaccione a la uremia. Empiezan a aparecer los vómitos, la sensación de malestar, las náuseas y la consecuente pérdida de peso. El estómago, además, tiende a sentirse lleno cuando en realidad no lo está, nos sentimos pesados y lentos…

7. Falta de aliento

Nos cuesta recuperar el aliento después de una actividad: subir unas escaleras, correr, e incluso andar un poco más rápido de lo normal. Esto se debe a dos causas: en nuestro organismo tenemos un exceso de fluido, y este líquido puede acumularse en los pulmones, en consecuencia nos cuesta respirar. El hecho de que además, padezcamos de esa anemia asociada a la insuficiencia real, hace que la dificultad para recuperar el aliento nos cueste más que antes.

Los pacientes suelen comentar incluso que no pueden dormir por la noche, que siente como si se ahogaran o como si les costara respirar aún estando en reposo.

8. Sensación de frío

La anemia hace que sintamos más frío de lo normal, es también un hecho muy característico de la insuficiencia renal.

9. Problemas de concentración

Al tener problemas en nuestra circulación, al no filtrarse bien la sangre y tener alterada la hormona eritropoyetina, el oxígeno no llega en sus dosis normales al cerebro, no obtiene la energía suficiente y aparecen los problemas de concentración. Nos cuesta más, nos sentimos cansados e incluso mareados. Es normal tener pequeños fallos de memoria.

10. Dolor en el costado y una pierna

Dolor-en-la-espalda-lumbar

Algunas personas con problemas renales pueden sufrir dolor en la espalda o en el costado, un síntoma que  en ocasiones podemos confundir con otras afecciones. Es un dolor que se extiende desde un lado hasta la pierna, una molestia muy aguda que nos impide poder hacer en ocasiones vida normal. Es probable que este síntoma esté asociado a la poliquistosis renal, una enfermedad que origina quistes llenos de líquido en los riñones e incluso en el hígado, es muy doloroso.

¿Cómo prevenir la insuficiencia renal?

En muchos casos la insuficiencia renal se debe a factores genéticos, pero hemos de tener en cuenta que unos buenos hábitos de vida y alimenticios, van a paliar en más de un 60% el padecer esta peligrosa enfermedad. ¿Cómo conseguirlo? Evita el sobrepeso, la hipertensión, el colesterol, anda a diario al menos una hora y ante todo, cuida tu nutrición del siguiente modo:

  • Evita las carnes rojas (y en general toda proteína de origen animal)
  • Evita los lácteos y los huevos.
  • Evita los las bebidas gaseosas y azucaradas (los riñones sufren mucho al procesarlas)
  • Evita el tabaco, el café y el alcohol.
  • Consume dos litros de agua al día, incrementa la dosis de frutas y verduras, tanto crudas como cocidas.
Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar