10 síntomas de la menorragia que debes conocer

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica María Vijande el 20 noviembre, 2018
Los periodos menstruales prolongados y dolorosos reciben el nombre de menorragia. Esta puede ser una señal de desequilibrios hormonales o problemas en la salud de la mujer

La menorragia es una afección que se basa en un aumento intenso y prolongado de la hemorragia vaginal que, aunque debería presentarse durante el ciclo menstrual, se genera fuera de este ciclo.

Dentro de la gran variedad de causas que pueden provocar la menorragia encontramos:

  • Anomalías dentro del útero.
  • Irregularidades en la pelvis.
  • Problemas en la salud del hígado, riñón o tiroides.
  • Desequilibrios hormonales, sobre todo en cuanto al estrógeno y la progesterona.
  • Fibromas dentro del útero.
  • Embarazo ectópico (fuera del útero).
  • Uso de medicamentos anticoagulantes.

Y, aunque el sangrado menstrual abundante puede presentarse regularmente en la vida de una mujer, hay varios síntomas que pueden ayudar a definirlo como una menorragia. Si deseas conocer cuáles son los síntomas, te sugerimos continuar leyendo este artículo.

1. La menorragia

menorragia toallas

La mejor forma de determinar si sufres de menorragia es estar atenta al sangrado:

  • Cuando hay suficiente sangre para llenar una toalla o tampón cada una o dos horas, incluso durante la noche, esta se considera una pérdida de sangre lo suficientemente grave como para ser definida como menorragia.
  • Este sangrado suele durar entre siete y diez días.

2. Complicaciones en el embarazo

Una mujer embarazada no debería presentar menstruaciones si se encuentra en buen estado de salud, pues esta aumenta los riesgos de aborto involuntario considerablemente.

Si estás embarazada y notas que tu menstruación ha llegado, es muy importante acudir con tu obstetra para que evalúe tus síntomas y se asegure de la salud de tu bebé.

3. El estrés y la menorragia

El estrés es un síntoma directo,  y esto se debe a que los niveles hormonales de la mujer varían notablemente cuando una mujer sufre de menorragia, provocando también ansiedad y preocupación.

4. Anemia

Algunos de los síntomas más comunes que puede dejar la pérdida de sangre excesiva por periodos prolongados de tiempo que genera la menorragia son:

  • Anemia.
  • Piel pálida, mayormente visible en las palmas y plantas de los pies.
  • Fatiga.
  • Falta de aliento.
  • Mareos.
  • Malestar general.

Quizá te interese leer: Combate la anemia de forma natural consumiendo estos 7 alimentos

5. Los fibromas

Los fibromas

Los fibromas son tumores anormales y no cancerosos que aparecen en la pared del útero de la mujer. Estos fibromas pueden llegar a aumentar su tamaño considerablemente, por lo que es importante tratarlos en cuanto se diagnostiquen.

Usualmente, los fibromas y la menorragia están asociados y pueden causar ciclos menstruales largos y dolorosos.

5. Infecciones en el útero

Las menstruaciones prolongadas y el sangrado excesivo puede provocar una infección en el útero, en los ovarios y en las trompas de Falopio. Estas infecciones deben ser tratadas con antibióticos específicos.

6. Dolor

Para las mujeres que presentan esta alteración, es normal que, además de notar un dolor pélvico intenso, también sufran:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Secreciones vaginales.
  • Calambres.

A diferencia de los síntomas anteriores, estos pueden ser tratados con antiinflamatorios.

Te recomendamos leer: Combate el dolor menstrual preparando estos 5 remedios caseros

7. Acné

Debido a que la menorragia puede ser un síntoma de los desequilibrios hormonales, es normal que las mujeres que la sufran también presenten síntomas asociados como:

  • Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP).
  • Hirsutismo.
  • Acné.

8. La edad y la menorragia

La edad de una mujer está completamente asociada con esta afección, pues la menorragia es sufrida con mayor frecuencia por:

  • Jóvenes que se encuentran en su adolescencia y acaban de iniciar sus procesos menstruales.
  • Mujeres de mediana edad, entre los 30 y 50 años.
  • Mujeres después de la menopausia.

Aun cuando la menorragia puede ser más frecuente en estas edades, es importante consultar con un médico para evaluar la salud de nuestro cuerpo.

9. Dolor y sangrado en las relaciones sexuales

El dolor y sangrado, durante y después de tener relaciones sexuales, es muy común para las personas que tienen menorragia. Además, también puede implicar dolor en la vulva, calambres, sensación de presión en la parte inferior del abdomen y secreciones vaginales.

10. Impedimento para realizar actividades diarias

Impedimento para realizar actividades diarias

Las mujeres que sufren menorragia se ven muy afectadas a la hora de realizar sus actividades diarias, pues esta afección no le permitirá moverse con tranquilidad, alzar peso y sentirse con energía.

¿Cómo saber si sufro menorragia?

Si los síntomas anteriores no pueden ayudarte a determinar si sufres menorragia, te sugerimos:

  • Llevar un registro de los períodos menstruales y de su duración.
  • Tener un conteo de tampones o toallas higiénicas utilizadas durante cada ciclo.
  • Evitar medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico (aspirina), pues puede aumentar el sangrado.

Asimismo, es recomendable que lleves esta información a tus consultas ginecológicas. De esta manera no solo llevarás un seguimiento de tu menstruación, también podrás determinar si sufres esta afección.