10 tips para eliminar la mucosidad crónica de manera definitiva

La hidratación es fundamental para reducir la mucosidad crónica. Deberemos beber, al menos, dos litros de agua al día para fluidificar el moco y evitar su acumulación

Las personas que sufren mucosidad crónica deben saber que hay muchos consejos de salud natural que pueden seguir no solamente para aliviarla, sino para eliminarla de manera definitiva, actuando sobre la causa que genera la mucosidad.

En este artículo compartimos 10 tips para eliminar la mucosidad crónica de manera efectiva y natural.

¿Cuál es la causa de la mucosidad crónica?

Todos podemos sufrir mucosidad de manera puntual, relacionada con un resfriado, una gripe o una alergia estacional.

No obstante, quienes la padecen de manera crónica deberían investigar cuál puede ser la causa para poner fin a este molesto trastorno de manera natural, sin tener que recurrir a medicamentos químicos.

Los niños también tienden a acumular mucosidad con mucha facilidad, y con ellos es todavía más importante prevenir de manera natural, para evitar riesgos innecesarios para su salud.

Las causas pueden estar relacionadas con la alimentación y la falta de hidratación, por lo que estos deberán ser nuestro principal objetivo a la hora de empezar un tratamiento.

mujer enferma

Eliminar la mucosidad de manera natural

1. Eliminar los lácteos

Los lácteos son el primer tipo de alimentos que debemos señalar.

Y es que la proteína presente en la leche, conocida como caseína, podría ser la causante del aumento de mucosidad en el tracto respiratorio. 

Es posible que si tomamos leche cada día no seamos conscientes de esta relación. No obstante, si dejamos de beberla durante un periodo de tiempo y después la reincorporamos a nuestra dieta, notaremos la mucosidad de manera casi inmediata.

2. Reducir las harinas

Aunque esta relación causa-efecto no es tan conocida, las harinas refinadas también pueden provocar una acumulación de mucosidad en nuestro organismo, ya que provocan un exceso de humedad.

Deberíamos reducir las harinas de trigo refinadas y sustituirlas por harinas integrales de otros cereales, como la avena, el arroz, la espelta, el centeno o el trigo sarraceno.

harinas

3. Beber más agua

Para eliminar la mucosidad y evitar que su acumulación recomendamos beber dos litros de agua al día, en ayunas y fuera de las comidas.

De este modo el agua ejerce una función limpiadora y depurativa de todo el organismo de manera continuada. 

Si nos cuesta beber agua podemos tomar limonada sin azúcar e infusiones medicinales.

4. Condimentar con picante

Las especias como la pimienta de cayena y el jengibre son excelentes para expectorar.

Podemos añadir la cayena, en pequeñas cantidades, a todo tipo de guisos. El jengibre, por su parte, es adecuado tanto para recetas saladas como dulces.

5. Aceites esenciales expectorantes

Podemos usar aceites esenciales expectorantes en un difusor aromático o bien aplicarlos sobre el pecho combinándolos con un aceite vegetal base (oliva, almendra, coco, sésamo):

  • Eucalipto.
  • Limón.
  • Pino.
  • Ravensara.
  • Incienso.
  • Abeto.
  • Niaouli.

6. Emplasto de mostaza y lino

Para aliviar la congestión que provoca la mucosidad crónica en las vías altas podemos aplicarnos un emplasto de mostaza roja y lino sobre el pecho.

Ingredientes

  • 2 partes de semillas de mostaza
  • 1 parte de semilla de lino
  • Agua caliente (la necesaria)

Preparación

  • Mezclaremos las semillas (siempre 2 partes de mostaza por 1 de lino) con agua caliente hasta hacer una pasta.
  • La aplicaremos sobre el pecho y la cubriremos, primero con una tela de lino y después con dos telas de lana.
  • La dejaremos actuar un minuto como máximo y la retiraremos.

7. Aplicación de jengibre

  • Prepararemos una infusión concentrada de jengibre.
  • Nos pondremos una toalla seca a lo largo de la espalda y los trapecios y encima colocaremos una toalla mojada en la infusión.
  • La taparemos con otra toalla seca y la dejaremos actuar 5 minutos.

8. Cebolla en la mesita

Si estamos empezando a notar la mucosidad, en el momento en que todavía es muy líquida, podemos recurrir a este antiguo remedio.

  • Coloraremos una cebolla cruda cortada por la mitad junto a la mesilla de noche al acostarnos.
  • Por la mañana, la mucosidad habrá desaparecido.
Beneficios de la cebolla

9. Golpecitos con la mano

Esta técnica se usa sobre todo con los niños, para ayuda a despegar la mucosidad de los bronquios.

  • Pondremos la mano cóncava, en forma de cazuelita, e iremos golpeando tanto el pecho como la espalda superior con golpes suaves, rápidos y secos durante unos minutos.

10. Infusiones expectorantes

Las plantas medicinales más adecuadas para prepararnos una buena infusión expectorante son las siguientes:

  • Semillas de anís verde.
  • Jengibre.
  • Hinojo.
  • Eucalipto blanco (no se recomienda su consumo para niños).
  • Canela.
  • Ajo.

Nota: No se recomiendan estas plantas en casos de reflujo gastroesofágico.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar